El coordinador de Manos Limpias en Andalucía marca distancias con la sede central

Arnaldo Fernández pide que se respete la presunción de inocencia de Bernad

Arnaldo Fernández y Rafael Prieto, este martes en Sevilla.
Arnaldo Fernández y Rafael Prieto, este martes en Sevilla.RAÚL CARO (EFE)

El coordinador general de Manos Limpias en Andalucía, Arnaldo Fernández, ha intentado este martes marcar distancias con la sede central del sindicato ante la intención del secretario general del sindicato, Miguel Bernad, de disolverlo. EL PAÍS informó este martes de que Bernad, en prisión tras la Operación Nelson, ha comunicado a su entorno su intención de liquidar la organización y retirar todas las causas judiciales. “He hablado con la portavoz de la junta directiva y el sindicato no se va al garete, de momento”, ha precisado el responsable en Sevilla.

Más información
El secretario general de Manos Limpias quiere retirar todas las denuncias
La disolución de Manos Limpias libraría a la infanta Cristina del ‘caso Nóos’
La directora de Consumo de Cifuentes compartió una sociedad con Pineda
La investigación a Manos Limpias no afecta al juicio contra la Infanta

"Miguel Bernad no es Manos Limpias, es su secretario general. Manos Limpias tiene una junta directiva, tiene cinco o seis abogados en Madrid... es mucho más", ha asegurado el responsable, quien señala que llevaba dos meses sin hablar con el líder del sindicato. Como muestra de ello, Fernández ha afirmado que el sindicato seguirá como acusación particular en los diferentes casos de corrupción. "Vamos a seguir en todas las causas, ya sean los ERE o el caso Nóos", ha reiterado. 

Tras asegurar que no pone "la mano en el fuego" por Bernad, Fernández ha pedido que se respete su presunción de inocencia. "Y si ha hecho algo, que sea bien condenado. Pero hay cosas que no me cuadran, tanto su actitud como los números del sindicato...", apunta el responsable, quien asegura que está "convencido" de que parte de "este revuelo" responde a una maniobra para desprestigiar al sindicato por su acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos. "No me cuadra que nos dijera que no había 400 euros para pagar a una procuradora si el sindicato tenía millones", ha puesto como ejemplo. Bernad permanece en prisión tras su detención en la Operación Nelson (una supuesta trama de extorsión que habría utilizado Pineda para exigir dinero a bancos y empresarios a cambio de publicidad para sus medios). "Creo firmemente que Bernad ha sido engañado", ha señalado Fernández antes de añadir que el presidente de Ausbanc, Luis Pineda (también en prisión), "le ha comido el coco".

Las palabras de Fernández han sido respaldadas por el órgano central del sindicato. A través de un comunicado, Manos Limpias ha asegurado que seguirá trabajando "con mayor ahínco si cabe y mayor desvelo" en dichas causas "sin presupuesto" para ello. El colectivo ha criticado el "juicio mediático" al que se ha visto sometido, "filtrándose de manera malintencionada a la sociedad noticias de un sumario bajo secreto, con ánimo de destruir a una persona y el prestigio del sindicato". "Manos Limpias está formada por un colectivo de profesionales independientes que no conocen a Ausbanc ni a Luis Pineda", defienden. 

A lo largo de su intervención, Fernández se ha esforzado por marcar distancias entre su delegación y la central. "Somos independientes. Hay una independencia financiera, orgánica, de estructura...", ha enumerado. Incluso en la elección del abogado José María Gómez de León, detenido también en dicha operación, para llevar las causas en Andalucía. "Nuestra personación en casos como el de los ERE o el de la formación se gestionó desde Madrid", ha señalado. Tanto Gómez de León como el procurador Manuel Jesús Campo Moreno renunciaron el día 13 a seguir representante al sindicato en estos casos "por motivos personales".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras estas salidas, tanto la juez que investiga el caso de los ERE como el magistrado del de las supuestas facturas falsas de UGT han dado cinco días al sindicato para que designe a un nuevo abogado y procurador en esta causa si no quiere ser apartado. En ambos casos, Manos Limpias ya cuenta con el letrado Rafael Prieto, quien era delegado provincial del sindicato en Málaga. "El problema es que no encontramos procurador, estamos buscando como locos, se nos han echado atrás todos. Si en cuatro días no lo tenemos, nos echarán. Pero estamos trabajando en ello y estamos seguros de que lo encontraremos", ha dicho Fernández. Además de la causa de los ERE y la de las facturas falsas de UGT, el sindicato está personado en Andalucía en la de los cursos de formación y en los casos sobre Mercasevilla e Invercaria, entre otros. "Mantendré las acusaciones hasta las últimas consecuencias para defender a la sociedad civil y para que no nos roben los corruptos", ha asegurado Prieto.

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS