Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Echenique, elegido por unanimidad número tres de Podemos

Iglesias ha avanzado en su cuenta de Twitter la elección del secretario de Organización

Echenique y Pablo Iglesias, a su llegada a la reunión.
Echenique y Pablo Iglesias, a su llegada a la reunión.

Pablo Echenique se confirmó este sábado como el hombre de consenso de Podemos. El consejo ciudadano del partido ratificó por unanimidad al exeurodiputado como nuevo secretario de Organización en sustitución de Sergio Pascual. Echenique presentó un plan que busca descentralizar la dirección y “reenganchar” a los círculos de simpatizantes.

El nuevo número tres de la formación acompañó por primera vez a Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa e Irene Montero en la mesa que se dirigió a los cargos de la dirección. Desde allí expuso su propuesta, gira en torno a cuatro ejes que buscan cambiar el modelo organizativo defendido por los propios Iglesias y Errejón en la asamblea fundacional de Vistalegre, celebrada en octubre de 2014, y volver de alguna manera a recuperar el espíritu de los orígenes.

Ese congreso evidenció una paradoja. Podemos, que nació como una formación asamblearia, acabó implantando una organización muy centralizada y jerarquizada aduciendo como justificación el calendario electoral. Eso, para Echenique debe repensarse. ¿Cómo? Descentralizando, reforzando la estructura municipal, reactivando a los círculos y recuperando la ilusión.

En la inauguración de esta nueva etapa, el secretario general de Podemos  inició y finalizó su intervención inicial con un llamamiento indirecto a la unidad frente a lo que llamó “narrativa” de Podemos. También advirtió de que “nadie es imprescindible”, a la vez que “nadie sobra”.

La formación ha afrontado en las últimas tres semanas la mayor crisis vivida desde su fundación. Un conflicto multiplicado por la destitución de su secretario de Organización, Sergio Pascual, y el distanciamiento entre Iglesias y su número dos, Íñigo Errejón.

El líder del partido no negó los debates internos, que hoy empezaron a abordarse para iniciar el cambio de rumbo del modelo organizativo. Pero lanzó un mensaje claro a los suyos, pidiéndoles que alienten el clima de división, sobre todo desde el punto de vista estratégico o ideológico. De lo contrario, dijo, consentirán “que se pongan en el disparadero a algunos compañeros”.

Crisis de crecimiento

Los sectores afines a Iglesias y Errejón han confrontado en las últimas semanas una visión distinta del modelo de partido. Los llamados errejonistas temen verse atrapados en la izquierda del mapa político y apelan a la “transversalidad”, mientras que los pablistas llaman a cambiar el ritmo y recuperar las esencias fundacionales del partido. Iglesias encuadró lo que está ocurriendo en Podemos en una especie de crisis de crecimiento. “Crecer es difícil”, concedió. Y ese proceso, dijo, “tiene muchos elementos de amargura”.

Uno de esos elementos de dificultad fue el cese fulminante de Pascual, comunicado por la noche tras un pleno del Congreso de los Diputados.

“Podemos está por encima de cualquiera de nosotros, está por encima del secretario general, de todos los órganos, nadie es imprescindible y nadie sobra en Podemos”, aseguró Iglesias, quien, a su llegada a la sede del partido, elogió a Errejón como “una de las mejores cabezas de Podemos y de la política española”.

Iglesias lleva días asegurando que no se ha producido pérdida de confianza en su número dos, a pesar de que este fue el principal valedor de Pascual. Errejón manifestó el martes pasado su disconformidad con la destitución y a la vez mostró plena lealtad al proyecto. En este escenario, las disputas internas quedan aplazadas hasta después de las negociaciones para la investidura.