Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Aberri Eguna anticipa una estrecha pugna por el voto nacionalista

El PNV y la izquierda 'abertzale' comparten protagonismo con Podemos en el día de la patria vasca

El Aberri Eguna de este domingo no se parecerá a los anteriores. La cita más proclive para la exaltación nacionalista llega a pocos meses de las elecciones vascas, previstas a la vuelta del verano, y con un nuevo actor político en escena. Si hasta ahora el PNV y la izquierda abertzale acaparaban el protagonismo del Día de la Patria vasca, esta vez se les suma Podemos, formación que, sin ser independentista ha decidido plantarles batalla por el votante nacionalista.

El partido de Iñigo Urkullu y el de Arnaldo Otegi han dado la bienvenida al de Pablo Iglesias por participar en la conmemoración del Aberri Eguna, de la que volverán a estar ausentes las fuerzas de corte autonomista y constitucionalista, como el PSE-EE, el PP y Ciudadanos. Es el anuncio de que la precampaña en Euskadi ya está en marcha. Con sus matices, las tres formaciones coincidirán hoy en reivindicar el derecho a decidir como fórmula para avanzar en el autogobierno vasco, que es precisamente uno de los debates más relevantes que quedará pendiente para la próxima legislatura vasca.

El PNV se fija el objetivo de establecer “un nuevo estatus político” para el País Vasco “con el máximo consenso posible”, según Itxaso Atutxa, presidenta del partido en Bizkaia. El plan peneuvista es hacerlo “dentro del marco legal” y tras alcanzar un acuerdo con el Estado que reconozca “la identidad nacional del pueblo vasco” y acepte el derecho de su ciudadanía a decidir su futuro en una consulta.

Las aspiraciones de la izquierda abertzale van mucho más allá. “Si Euskal Herria alguna vez es libre y socialmente justa, solo se va a poder lograr desde la independencia”, sostiene Pernando Barrena, portavoz de Sortu, convencido de que no habrá justicia social en Euskadi si persiste la dependencia de España.

Podemos se estrena en un Aberri Eguna marcado por el ambiente preelectoral. Es un aviso de que no elude el debate soberanista. Defiende para Euskadi la misma receta que ha propuesto en Cataluña —la defensa de un referéndum vinculante—, pero aboga por un modelo de patria vasca que difiere del que proponen los abertzales. Sí al derecho a decidir pero vinculado al blindaje de los derechos sociales, se explicita en el lema elegido para este día.

“Nosotros queremos el cambio y eso pasa por acabar con la hegemonía del PNV”, dijo la diputada Nagua Alba, elegida recientemente secretaria general de Podemos Euskadi. En vísperas de su bautismo en unas autonómicas, y a falta de decidir si la magistrada Garbiñe Biurrun será candidata a lehendakari, los resultados el 20-D y las últimas encuestas oficiales sitúan a la formación en una posición muy favorable.

La poderosa irrupción de Podemos que pronostican los sondeos altera por completo el tablero vasco de cara a la cita de este año. Se pondría detrás del PNV, en parte a costa de arrebatar apoyos a aquellas formaciones y también de recibir un trasvase desde el PSE-EE. El último Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco, conocido a mediados de este mes aunque confeccionado en enero —Otegi estaba en la cárcel y aún no le habían postulado como aspirante a lehendakari—, da la victoria al PNV con unos 350.000 votos, seguido de Podemos, con alrededor de 300.000, y de EH Bildu, con algo más de 180.000 sufragios.

Está por ver el efecto que tendrá entre los seguidores de Podemos, y su reflejo en las urnas, la decisión de la dirección de celebrar el Aberri Eguna, que ya ha recibido críticas internas y, en cambio, ha sido muy bien recibida por destacados dirigentes del PNV y la izquierda abertzale. Supone introducir una cuña en la disputa que mantienen estas dos fuerzas sobre el modelo indentitario, al que se incorpora con una posición integradora (“inclusiva”) y alejada de la concepción divisiva, aseguran en Podemos, que han defendido los nacionalistas de la idea de la patria vasca.