Ciudadanos acepta ahora que el PSOE negocie por separado con otros partidos

Pese al acuerdo de negociar conjuntamente, la formación emergente admite que Sánchez se reúna con Iglesias y que los socialistas lo hagan con IU

Pedro Sánchez y Albert Rivera, en una imagen de archivo.
Pedro Sánchez y Albert Rivera, en una imagen de archivo. ULY MARTIN
Más información
Iglesias y Sánchez se reunirán antes de Semana Santa
El PP rechaza la reunión con el PSOE que ofrece Ciudadanos
El PSOE y Podemos, dispuestos a reabrir negociaciones
El fin de las Diputaciones genera tensiones en Ciudadanos y el PSOE

La dirección de Ciudadanos ha rectificado su posición negociadora y ha admitido este miércoles que Pedro Sánchez se reúna con Pablo Iglesias sin estar acompañado por Albert Rivera; y que el equipo de negociadores del PSOE se vea mañana con el de IU sin que acuda también el suyo. Tras firmar un acuerdo de Gobierno, el PSOE y Ciudadanos se habían comprometido a negociar conjuntamente con el resto de fuerzas para evitar los vetos cruzados. Como Sánchez logra avances con las fuerzas de izquierda y Rivera se topa una y otra vez con que el PP le cierra la puerta, ese aspecto de la alianza de los dos líderes ha perdido fuerza. De hecho, solo se ha mantenido durante poco más de diez días. La prioridad, según fuentes de la Ejecutiva de Ciudadanos, es lograr que el acuerdo sume más apoyos de los que ya obtuvo Sánchez en su segunda votación de investidura (131).

"No somos capaces de entender que el PP nos diga por cuarta vez que no, nos parece lamentable", ha dicho Miguel Gutiérrez, secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, que hoy ha conocido que el partido de Mariano Rajoy responde con una negativa a su última petición de reunión. "No creemos que mantener reuniones para escenificar desacuerdos sea lo más necesario", ha descrito este dirigente el encuentro que planifican Sánchez e Iglesias, al que no da "ninguna importancia". Gutiérrez se ha referido, finalmente, a la cita entre el PSOE e IU: "Es distinto porque IU tiene un veto con Ciudadanos".

El encuentro entre Sánchez e Iglesias, y la reunión de los socialistas con el partido de Alberto Garzón, han deslucido el estreno del PSOE y Ciudadanos como pareja negociadora. Los dos partidos han estrenado la mañana de este miércoles esa fórmula con Compromís. Aunque el partido valenciano ha subrayado su preferencia porque PSOE y Podemos firmen un pacto, también se ha mostrado dispuesto a buscar una solución que incluya a Ciudadanos. El encuentro a tres ha subrayado tres líneas estratégicas. La primera, que los socialistas intentan establecer contactos bilaterales con los partidos de izquierda, que esperan extender poco a poco a En Comú Podem o Las Mareas, para restar capacidad negociadora a Podemos. La segunda, que quieren que el PNV se incorpore pronto a la ronda de reuniones. Y la tercera, que Sánchez mantiene aún su apuesta por el acuerdo firmado con Rivera pese a que la mayoría de estos partidos se han declarado incompatibles con Ciudadanos.

“Nuestro modelo es el valenciano: se entendieron la segunda fuerza y la tercera fuerza”, ha dicho Joan Baldoví, portavoz de Compromís, sobre el acuerdo firmado en la Comunidad Valenciana entre PSOE, Podemos y su formación. “Estuvimos, estamos y estaremos [en cualquier reunión a la que sean convocados], pero tiene que haber contactos entre el PSOE y Podemos”, ha añadido. “O la situación se desbloquea con un acuerdo con el PP, o con Podemos. Insistimos en que el modelo valenciano se tiene que dar aquí. Tenemos claro de qué lado estamos”, ha concluido sobre su negativa a negociar con el partido de Rajoy, opción que sí defiende Ciudadanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS