Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciados dos jueces por no apartarse en el caso de la caja b del PP

Las acusaciones populares llevan a los magistrados Enrique López y Concepción Espejel ante el Consejo General del Poder Judicial

El magistrado Enrique López (d), en octubre en la Audiencia Nacional. Ampliar foto
El magistrado Enrique López (d), en octubre en la Audiencia Nacional.

Tres acusaciones populares en el caso de los papeles de Bárcenas, sobre la caja b del Partido Popular, han denunciado ante el Consejo General del Poder Judicial a los magistrados conservadores Enrique López y Concepción Espejel. Las acusaciones consideran que ambos magistrados, que forman parte del tribunal que deberá juzgar el caso, han faltado a su deber de abstención en esta causa después de que la Audiencia Nacional los apartara el pasado octubre del juicio del caso Gürtel por falta de imparcialidad derivada de la supuesta afinidad de ambos con la formación conservadora, que les aupó, en especial a Enrique López, a diferentes cargos en el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional.

En el caso de la caja b sentarán como acusados a dos extesoreros del partido —Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas— un exgerente, Cristóbal Paéz, así como los responsables del estudio de arquitectura que reformó la sede nacional de la formación, una obra en la que supuestamente se abonaron 1,7 millones en dinero negro. Además, el PP estará sentado en el banquillo como responsable civil de los delitos supuestamente cometidos por sus empleados.

Los denunciantes esgrimen el artículo 147.8 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que califica como falta muy grave “la inobservancia del deber de abstención a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas”. Las acusaciones populares entienden que tras haber sido apartados forzosamente en el caso Gürtel, que también afecta al PP y del que se derivó la pieza separada de la caja b, los magistrados López y Espejel tenían que haberse retirado en esta última causa, en la que han sido recusados por las acusaciones populares.

Precisamente, este viernes, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se pronunciará sobre las recusaciones de López y Espejel para permanecer como ponente y presidenta del tribunal, respectivamente, que enjuiciará el caso de los papeles de Bárcenas. El pasado 30 de octubre, cuando la Sala de lo Penal votó sobre las recusaciones para el caso Gürtel, López fue apartado por 14 votos a favor y cuatro en contra. La votación de Espejel estuvo más reñida: 10 magistrados votaron a favor de apartarla y ocho de mantenerla al frente del tribunal que enjuiciará uno de los casos de corrupción más sensibles para el PP. Los últimos cambios en la composición de la Sala de lo Penal podrían alterar estos equilibrios, especialmente en el caso de Espejel.

La Audiencia Nacional apartó a Concepción Espejel del tribunal que juzgará el caso Gürtel porque el PP la propuso como vocal del Consejo General del Poder Judicial; y de este puesto saltó a presidir la Sección Segunda de lo Penal, cuando ya se sabía que este órgano enjuiciaría la trama de corrupción que afecta a Génova 13. La Sala de lo Penal veía “objetivamente legítimas” las “dudas” que puedan tener los ciudadanos sobre la imparcialidad de Espejel.

En el caso de López, este fue nombrado, siempre a propuesta del PP, vocal del Poder Judicial y luego magistrado del Tribunal Constitucional, cargó del que dimitió en junio de 2014 tras dar positivo en un control de alcoholemia cuando circulaba en moto sin casco. López, además, ha cobrado por participar en medio centenar de ponencias de la fundación FAES, el laboratorio de ideas del PP, lo que supone un vínculo que, según advirtió la fiscalía, refuerza las dudas sobre la imparcialidad del magistrado.