Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid pide diálogo a Londres sobre el futuro de Gibraltar

El Gobierno aprovecha un comunicado de Argentina en el que defiende su soberanía sobre las islas Malvinas para reclamar "una solución definitiva" al contencioso del Peñón

José Manuel García-Margallo en el Congreso el pasado 30 de diciembre. Ampliar foto
José Manuel García-Margallo en el Congreso el pasado 30 de diciembre. EFE

El Gobierno español aprovechó este miércoles un comunicado de Argentina en el que defiende su soberanía sobre las islas Malvinas para reclamar a Londres un "diálogo bilateral" para "encontrar una solución definitiva" al contencioso de Gibraltar. El Ejecutivo del Peñón se apresuró a contestar que "nunca consentirá que Reino Unido participe en ninguna conversación, discusión o negociación con España respecto a la soberanía de Gibraltar".

El Ministerio de Exteriores argentino reiteró el domingo en una nota su defensa de la "soberanía" sobre el archipiélago de las Malvinas, 183 años después de la "usurpación" británica. El Ejecutivo de Mauricio Macri ha instado a reanudar las negociaciones bilaterales para resolver "a la mayor brevedad posible y de manera justa y definitiva" esta disputa.

Este miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores español dijo compartir la posición de Argentina. "De manera semejante", explicaba en un comunicado, "España, en cumplimiento de lo dispuesto por Naciones Unidas, viene reiterando al Reino Unido su voluntad de entablar negociaciones para la resolución del contencioso sobre Gibraltar".

Horas después, el Gobierno gibraltareño emitió una nota de respuesta que titula con claridad: "La soberanía de Gibraltar no será objeto de negociación". El Ejecutivo del reelegido Fabian Picardo subraya que Reino Unido declaró que el pueblo gibraltareño "disfruta del derecho a la autodeterminación" y añade que Londres se comprometió "a no participar en ningún proceso de negociación con España en el que Gibraltar no estuviera de acuerdo". Y concluye: "Desearíamos que España se situara por fin en el siglo XXI y abandonara sus pretensiones medievales sobre Gibraltar, además de la manera inaceptable y agresiva con la que recientemente las ha perseguido".

Más información