Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE gana en Andalucía y mitiga el mal resultado nacional

Los socialistas se alzan con 22 escaños, el PP logra 21, Podemos 10 y Ciudadanos 8

La presidenta andaluza, Susana Díaz, valora los resultados del PSOE. Ampliar foto
La presidenta andaluza, Susana Díaz, valora los resultados del PSOE.

Andalucía dibuja un mapa electoral opuesto al nacional y se mantiene como el gran feudo del PSOE. Los socialistas ganan las elecciones, con 22 de los 61 escaños en juego y al 99% del voto escrutado, en esta comunidad con seis millones y medio de electores. El voto socialista en Andalucía ha paliado el mal resultado a escala nacional, ya que estas ocho provincias aportaron 22 diputados (el 24%) de los 90 logrados por la formación de Pedro Sánchez. El Partido Popular se mantiene como segunda fuerza con 21 diputados, Podemos suma 10 y Ciudadanos 8.

Las urnas reflejaron cómo el PSOE ha resistido el empuje de las dos formaciones emergentes, Podemos y Ciudadanos, con el 31% de los votos, seguido muy de cerca por el PP. Los socialistas han vuelto a ser la fuerza más votada después de ganar las elecciones autonómicas del 22 de marzo con casi un millón y medio de papeletas. La erosión sufrida por los socialistas a escala nacional ha sido mitigada por el votante andaluz, especialmente en el entorno rural, auténtico salvavidas del PSOE.

"Queremos dar las gracias a los andaluces por la cuarta victoria consecutiva al partido socialista en este nuevo tiempo", ha resaltado la presidenta andaluza, Susana Díaz, esta noche durante su valoración de los resultados desde la sede socialista. Díaz felicitó al PP por sus resultados y dijo que le corresponde formar Gobierno, informa Ángeles Lucas. "Estos resultados exigen regeneración de la vida pública en esta nueva etapa, que necesita de mucho diálogo y entendimiento para la estabilidad, que todos tengamos un compromiso inequívoco con esa regeneración".

La primera clave del mal resultado de Pedro Sánchez es en qué medida cuestiona su liderazgo. Y entre las múltiples opciones, se impone la tesis de que en un futuro no lejano Susana Díaz  sustituya como secretaria general a Sánchez. Tras roces, tensiones, acercamientos y desavenencias públicas entre ambos —la presidenta andaluza y el candidato socialista— la crisis se impondría como escenario. Y en tal caso, la federación andaluza, la principal del partido, jugaría un papel decisivo en el nuevo rumbo del PSOE.

Los populares se sitúan con 21 escaños como segunda fuerza más votada y retroceden en sus resultados respecto a 2011, cuando lograron 33 de los 60 escaños en juego. Los populares obtuvieron el 29% del voto registrado con el escrutinio casi al 100%. La diferencia de un escaño con los socialistas es más estrecha en diferencia de papeletas: 1.397.186 (PSOE) y 1.289.595 (PP).

Mientras, Podemos figura como tercera fuerza con 10 escaños y casi repite el porcentaje de votos de las elecciones andaluzas, al obtener el 16% de los votos, similar al 14,8% de marzo. Los votantes andaluces sitúan a esta región como un gran caladero de votos de la formación morada con esa decena de escaños del total de 69 en todo el país. La rebelión interna en Andalucía que afrontó recientemente Pablo Iglesias, con gritos de protesta de “no nos representan” sobre la dirección de Madrid, no parece que haya hecho mella en sus resultados. En las últimas semanas, la líder autonómica, encuadrada en el sector crítico, Teresa Rodríguez, ha cerrado filas y ha apoyado a los líderes nacionales en los mítines. La experiencia en el Ayuntamiento de Cádiz, gobernado por su marca blanca con José María González, Kichi, al frente, le ha dado dos escaños en esa provincia.

Ciudadanos mantuvo el tipo al lograr ocho escaños de las seis decenas de asientos elegidos. La formación naranja no ha pagado peaje por su apoyo al PSOE para que este formara gobierno en la Junta de Andalucía, y lejos de ver mermados sus resultados, ha logrado el 13,7% de los votos, cuatro puntos más que su último examen ante las urnas: Ciudadanos obtuvo en las elecciones autonómicas el 9% con 368.988 papeletas. Por su parte, Izquierda Unida-Unidad Popular ha perdido los dos diputados logrados en 2011. Las visitas de su líder, Alberto Garzón, a Málaga y otras ciudades, no surtieron el efecto esperado.

Tras el 20-D, los socialistas mantienen su liderazgo en Andalucía. Un resultado opuesto a las elecciones de 2011, cuando el PP se impuso con 33 escaños sobre 25 de los socialistas, pero similar a los datos de las últimas elecciones andaluzas. Tanto PSOE como PP mantienen la fidelidad de sus votantes ante el empuje de los partidos emergentes.

Más información