Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro partidos se igualan en escaños en provincias más pobladas

Los cuatro partidos se volcarán en las 100 ciudades donde reside el 50% de la población

Los cuatro partidos se igualan en escaños en provincias más pobladas pulsa en la foto

Los cuatro partidos mayoritarios en liza, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, se igualan en número de escaños en las provincias más pobladas, según el estudio realizado por Metroscopia en cinco demarcaciones estratégicas. La horquilla que se establece en cada una de ellas permite concluir que los cuatro partidos obtendrán casi igual número de diputados en cinco grandes circunscripciones que suman 106 escaños. Las diferencias en alguna de ellas se compensan con otras. En Barcelona, el PP tiene menor representación que los demás pero lo equilibra con su resultado en Madrid, Valencia, Sevilla y Alicante.

El 50% de la población española reside en 100 grandes ciudades sobre las que los partidos políticos se van a volcar en las elecciones del 20-D. La alarma sonó en los dos grandes partidos, PP y PSOE, en las elecciones municipales del pasado mayo porque fue en las grandes urbes donde Ciudadanos y Podemos irrumpieron de lleno. Desde entonces, el esfuerzo de las principales formaciones se ha centrado en las ciudades que más diputados aportan. En el conjunto de las cinco provincias más pobladas de España, cada uno de los cuatro principales partidos (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos) obtendrían entre 22 y 26 escaños, según el estudio de Metroscopia. Eso pone de manifiesto que los cuatro caminan muy juntas a pesar de la creencia establecida de que los dos partidos emergentes tienen en las grandes ciudades su máxima representación. Pero también en estas el bipartidismo resiste.

El PP obtendría entre 24 y 25 escaños en esas cinco provincias; 24 el PSOE, y Ciudadanos oscila entre 22 y 26. Podemos se haría con 23 o 24 actas, aunque bajo esas siglas están los escaños que aportarían Compromís e Iniciativa per Cataluya-Verds.

Estos resultados no difieren en gran medida de los aportados el pasado jueves por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), aunque el centro oficial otorga una mayor representación al PP, menos al PSOE y a Ciudadanos y con una horquilla más amplia a Ciudadanos.

Si la comparación entre los dos sondeos no es demasiado significativa, sí resulta abrumador para los dos grandes partidos el contraste con el resultado que obtuvieron en 2011 en esas cinco provincias. El PP perderá la mitad de los escaños que logró en las últimas elecciones generales, en tanto que los socialistas perderán en favor de otros una decena de escaños.

Los 45 o 50 escaños que sumarían Ciudadanos y Podemos en estas cinco circunscripciones ponen de relieve el drástico cambio que con seguridad va a producirse en la representación política de España tras las elecciones del próximo 20 de diciembre. Los dos partidos emergentes van a provocar un auténtico cataclismo en las dos fuerzas que han gobernado alternativamente en España desde 1982.

Pero no solo PP y PSOE van a verse alterados. En estas cinco provincias, Izquierda Unida consiguió cinco escaños, mientras que ahora oscila entre 1 y 3. Nada quedarán de los 5 con que contaba ahora UPyD, al haber emprendido sus electores muy probablemente el camino hacia Ciudadanos.

Esto es lo que ha ocurrido en Madrid, donde el PP obtendrá 11 escaños, cuando hace cuatro años la candidatura que encabezó Mariano Rajoy cosechó 19. UPyD, cuyo cartel electoral fue Rosa Díez, llevó cuatro diputados al Congreso. En el actual estudio el partido de Albert Rivera obtendrá entre 9 y 10 diputados, mientras que el PSOE baja de 10 a 7. La fuga de votos hacia Podemos en Madrid proceden del PSOE al conseguir el partido de Pablo Iglesias 7 escaños, que vendrían de antiguos votantes socialistas y de IU. Esta última coalición pasa de tres a uno o dos escaños.

Malos resultados para PP y PSOE en Barcelona

Estos resultados no son una sorpresa para los dos grandes partidos, tampoco para IU, porque su punto de referencia ya no son las legislativas de 2011, sino las municipales y autonómicas del pasado mayo. El mazazo lo sufrieron en esos comicios con la irrupción de los partidos que lideran Albert Rivera y Pablo Iglesias.

En Barcelona el resultado fue pésimo para socialistas y populares y así se volverá a reflejar en estas elecciones, si bien el PSC aguanta mejor que el PP. La izquierda en la que está integrada Podemos, en torno a En Comú Podem, sería la fuerza más votada (con 7 u 8 escaños), seguida por Ciutadans con 6 o 7, en tanto que el PSC podría obtener 6 escaños en la lista que encabeza la exministra de Defensa Carme Chacón. El PP se quedaría con 3 escaños en tanto que Democracia y Llibertad (antes Convergencia Democràtica de Catalunya) empataría a 4 escaños con Esquerra Republicana. De nuevo, el partido de Albert Rivera revalidaría el buen resultado que obtuvo en las elecciones autonómicas del pasado 27 de septiembre.

La excepción catalana no se produce en Valencia, donde los cuatro partidos se acercan, aunque el PSOE se descuelga con un escaño menos que el resto. Lo mismo ocurre en Alicante, aunque en esta provincia es Ciudadanos el que queda algo por debajo de los demás.

La supremacía en Sevilla la ostenta el PSOE, con cinco posibles escaños, seguido del PP con tres, en tanto que los dos emergentes empatarían con dos actas cada uno. Andalucía se confirmaría como la comunidad autónoma en la que el PSOE obtendrá buenos resultados. El pacto de investidura entre socialistas y Ciudadanos para hacer presidenta de la Junta de Andalucía a Susana Díaz no ha mermado apoyo a ninguno de los dos.

Más información