Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ausencia de Rajoy del debate centra la pugna política el día después

El atril vacío del presidente del Gobierno acapara las opiniones sobre el encuentro mientras que el PP cree que al no acudir ha salido ganador

Pablo Casado en la presentación de la campaña del PP Ampliar foto
Pablo Casado en la presentación de la campaña del PP. EFE

La ausencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha protagonizado la mayoría de las reacciones de partidos y medios de comunicación al debate digital organizado por EL PAÍS este lunes y al que sí acudieron los candidatos Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos). Entre el asombro y la denuncia, todas las formaciones políticas han criticado que el líder del PP y candidato a la reelección en las generales del próximo 20 de diciembre decidiera no acudir al encuentro para discutir con sus rivales. Mientras que el PSOE, Ciudadanos y Podemos han cargado contra el PP, los populares han intentado darle la vuelta a la percepción generalizada y han llegado a considerar a Rajoy ganador de la cita, pese a su ausencia. Entre medias, el Gobierno ha optado por el ataque como la mejor defensa y ha intentado, a través del ministro de Justicia, Rafael Catalá, culpar a EL PAÍS por no aceptar que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sustituyera al cabeza de lista del PP.

El atril vacío, sin Rajoy, ha superado todos los argumentos que los candidatos cruzaron sobre los temas más importantes que afectan al país. Ni los reproches sobre las puertas giratorias, la corrupción, la autodeterminación o la legislación laboral se han impuesto a la ausencia del líder del PP. La prensa extranjera aventura que Rajoy pagará su ausencia y cree que "ha salido mal parado" del debate. El diario francés Libération —que ha titulado "Debate electoral inédito por Internet en España"— ha destacado la cercanía que han tratado de transmitir los candidatos: "Se han llamado por sus nombres de pila, se han tuteado y han mostrado una proximidad entre ellos con la que han tratado de aproximarse al hombre de la calle".

Casi todos los líderes de los partidos de la oposición han dado gruesos calificativos contra la opción de Rajoy de conceder una entrevista a Telecinco al mismo tiempo que el debate y dedicarse a hacer campaña en Olmedo (Valladolid) haciendo como si no hubiese ocurrido. "Hubo una discusión previa y bastantes dirigentes del partido que creían que debía ir al debate a cuatro de EL PAÍS han llamado para admitir que hizo bien en no acudir a esa pelea de gallos para saber quién será el segundo y el líder de la oposición tras las elecciones", ha asegurado uno de los máximos responsables del PP. Los populares no solo se ratifican en que Rajoy hizo bien, sino que constatan también que el peor parado del debate fue el líder del PSOE, Pedro Sánchez, al que consideran su principal adversario.

El jefe de campaña de Podemos, Íñigo Errejón, ha tildado a Rajoy de "perdedor" y ha considerado que su ausencia refleja temor a la confrontación y falta de proyecto político. Albert Rivera, en un mitin en Santa Cruz de Tenerife, ha aprovechado para criticar la falta de propuestas de Sánchez. "La vieja izquierda solo propone cambiar lo que ha hecho la vieja derecha", ha dicho.

El Gobierno ha atacado a EL PAÍS por declinar que Rajoy fuera sustituido por su número dos. Catalá ha tildado esta decisión de "ejercicio de cierta intolerancia". "No sé cuál es el motivo, no sé si es porque es la vicepresidenta del Gobierno, si porque es mujer, si porque es joven, si porque es brillante, pero es sorprendente que haya ese dirigismo por quien organiza un debate y que parece que es el que elige quiénes son los representantes. No lo acabo de entender, pero, en todo caso, esa fue su decisión", ha añadido Catalá. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha señalado, asimismo, que a su partido "se le excluyó" porque "no pudo decidir a qué personas mandar" a la cita.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, considera ganador del debate a Pedro Sánchez por su "solvencia presidenciable" y a Mariano Rajoy, el "gran perdedor", al que ha afeado que no fuera "un poquito valiente" para acudir al encuentro. "Rajoy hizo ayer lo que lleva haciendo toda la legislatura, que es huir". A continuación añadió: "Rajoy se tiene que enterar de una vez por todas de que el debate no es algo gracioso que los candidatos ofrezcan, sino que es un derecho de los ciudadanos y que en la España del siglo XXI uno no puede aspirar a ser presidente si no está dispuesto a contrastar sus propuestas y su acción de gobierno con el resto de candidatos".

"Primero huye del Parlamento y ahora de los debates, Rajoy en estado puro", ha recalcado el dirigente socialista tras recordar que su grupo parlamentario ha pedido sin éxito durante 25 semanas consecutivas su comparecencia en el Congreso. Sobre el rechazo de este diario para que Sáenz de Santamaría sustituyera a Rajoy, Hernando ha opinado: "En Estados Unidos sería inconcebible que un candidato mandase a su número dos ¿A qué aspira la número dos de Rajoy, a vicepresidenta si gana y a sustituirle si pierde?".

El candidato a La Moncloa por IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, considera que, tras el cara a cara, los tres partidos (PSOE, Ciudadanos y Podemos) "cada vez se parecen más. Intentan imitarse en una pelea por el centro, por la moderación". A Garzón le "preocupa" especialmente el proyecto de Ciudadanos, que ve "peligroso" y "lesivo para la mayoría social". Por ese motivo, llama de forma directa a Albert Rivera a debatir con él, ya que el líder de Ciudadanos es "el único que ha dicho estar dispuesto a debatir con todo el mundo". Hasta la fecha, ninguno de los otros líderes ha atendido su requerimiento. Garzón será entrevistado este martes por EL PAÍS. La entrevista se difundirá en formato audiovisual en la página web del periódico a partir de las 20.30.

Con información de Javier Casqueiro, Juan José Mateo, Francesco Manetto, Elsa García de Blas, Álvaro Sánchez y Javier Martín-Arroyo.

Más información