Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña | Iglesias se queda solo defendiendo un referéndum

Sánchez defiende su reforma constitucional y Rivera afea los pactos de PSOE y Podemos

Rivera, Sánchez, e Iglesias, llegando al debate.

Pocas coincidencias en el tercer bloque del debate de EL PAÍS, el dedicado a la política territorial. Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias han estado de acuerdo en culpar a Artur Mas y a Mariano Rajoy del problema en Cataluña. Más allá de estar de acuerdo en parte del diagnóstico, no ha habido consenso en la solución: el líder de Podemos ha defendido con ahínco un referéndum sobre la independencia; para el candidato del PSOE, una reforma constitucional logrará acabar con el conflicto catalán; y el representante de Ciudadanos, bregado durante años en la oposición a Mas, se ha presentado como el mejor antídoto para el independentismo.

Al líder catalán le reprochan su rupturismo; al del PP, el gran ausente en el debate, su inmovilismo. "Con cuatro años más de Rajoy va a haber independentistas hasta en Valladolid", ha proclamado Iglesias. Sánchez ha deplorado que el presidente del Gobierno "no haya hecho nada en Cataluña en estos cuatro años, pese a que hace tiempo que suenan las alarmas". En su turno, Rivera ha recordado que el independentismo catalán empezó a crecer cuando el PP envió el Estatuto catalán al Tribunal Constitucional.

Podemos remoloneó para incluir un referéndum en Cataluña en su programa, pero, una vez asumido, Iglesias lo ha defendido como la solución ideal. "España es diversa y plurinacional. Estamos de acuerdo en que los catalanes puedan decidir su futuro votando, y lo dice alguien que no quiere que Cataluña se vaya de España", ha apuntado, recordando que el Reino Unido habilitó una votación sobre la independencia de Escocia. Iglesias ha llegado incluso a recomendar la película Ocho apellidos catalanes como un ejemplo de la pluralidad en España. 

El toque de humor no ha gustado a Rivera. "Esto es muy serio. Hablamos de saltarse la ley", ha defendido el candidato de Ciudadanos, que ha recordado su labor de oposición contra Mas. "Lo conozco bien. No quiere que lo convenzamos", ha espetado. La solución para Ciudadanos es una reforma de España en la que se aclare qué políticas competen a cada administración. Frente al independentismo, una respuesta: la ley.

Rivera ha coincidido con Sánchez en rechazar el referéndum propuesto por Podemos: "Es tirar la toalla", han proclamado ambos. Para el PSOE, la solución en Cataluña pasa por una reforma constitucional que reconozca la singularidad catalana y sirva para renovar España. 

Sánchez e Iglesias han tenido varios rifirrafes. El primero, sobre el derecho a la autodeterminación, que defiende Podemos. "Solo un país lo reconocía en la Constitución, la Unión Soviética", ha disparado el socialista. Iglesias se ha burlado de él: "Uuuuuh, qué miedo". "Es vuestro modelo", ha contraatacado Sánchez. El socialista y el candidato de Podemos se han enzarzado también por los pactos municipales: el líder del PSOE ha recordado que en Navarra la formación morada gobierna con Bildu. 

Rivera también ha criticado a Podemos porque la coalición en la que se integra, Cataluña Sí que Es Pot, dio varios votos a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Sin embargo, en su recuento de pactos ha apuntado con más insistencia a Sánchez. El candidato de Ciudadanos ha afeado al PSC el pacto al que llegó hace doce años con ERC para gobernar en Cataluña y ha citado otros acuerdos actuales en municipios que apoyan la independencia. Sánchez ha contraatacado aludiendo al pacto que firmó Ciudadanos para las europeas de 2009 con una formación de ultraderecha, Libertas. "Si yo no digo que usted es de ultraderecha -que sí de derechas-, usted no puede decir que yo soy independentista". 

La reforma territorial que necesita España ha centrado el tramo final de este bloque temático. Los candidatos de PSOE y Podemos han defendido la descentralización de competencias, mientras que Rivera ha optado por aclarar y simplificar qué políticas competen a cada ámbito. Sobre el Senado, los bloques se han repetido: Iglesias y Sánchez han propuesto reformarlo y trasladarlo a Barcelona; para Rivera, la solución es cerrarlo. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información