Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno corrige la oferta de Malí tras el atentado en el hotel de Bamako

Rajoy quiere evitar a toda costa una división del frente que pretende construir con los principales partidos ante la amenaza del terrorismo yihadista

ASÍ CONFIRMÓ MARGALLO EN DIRECTO LA INFORMACIÓN DE EL PAÍS. El ministro confirmó en el programa 'El Cascabel', de 13Tv, la noticia sobre la oferta de Rajoy de relevar a Francia en el control militar en África

El Gobierno ha frenado en seco sus planes para sustituir con soldados españoles a parte de las tropas que Francia tiene desplegadas en Malí y la República Centroafricana tras el ataque yihadista, el viernes, contra un hotel de Bamako, que se saldó con 27 muertos. Esa opción, que barajaban los Ministerios de Exteriores y Defensa y cargos próximos al presidente en La Moncloa, fue rectificada por el Ejecutivo en un comunicado y por la vicepresidenta en rueda de prensa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, habló el jueves por teléfono con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el que mantiene un contacto fluido tras los atentados de París. No concretaron ninguna acción. Intercambiaron opiniones y preocupaciones. Quedaron en ser prudentes y en compartir toda la información que obtuvieran antes de aprobar ninguna actuación del Ejército español.

El jefe del Gobierno ya manejaba entonces los planes de mayor colaboración con Francia y con la alianza internacional contra el terrorismo que convienen a España. Pero no se los anticipó a Sánchez. Rajoy sabía que Defensa y Exteriores coinciden en que para España sería mucho más fácil y lógico explicar ante la opinión pública un aumento de los contingentes militares ya destacados en Malí (117 soldados) y República Centroafricana (22) porque operan bajo el mandato de la Unión Europea; porque están aprobados con amplia mayoría por las Cortes y porque estratégicamente esa zona del Sahel es prioritaria para nuestros intereses.

La cronología de una marcha atrás

Jueves 23.25 EL PAÍS publica en Kiosko la noticia ‘Rajoy ofrece relevar a Francia en el control militar de África’. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, está a esa hora en el plató de El Cascabel, de 13TV, y la confirma en todos sus extremos.

Viernes 9.00 Reunión extraordinaria en La Moncloa del Consejo de Seguridad Nacional con el presidente, la vicepresidenta y varios ministros y secretarios de Estado.

9.17 Primer teletipo internacional sobre los tiroteos en Bamako, la capital de Malí.

9.30 Alerta en los móviles de Rajoy y Santamaría con las quejas de Pedro Sánchez.

10.33 La Moncloa emite un comunicado de desmentido.

Rajoy mantiene que quiere evitar a toda costa una división del frente que pretende construir ante la amenaza del terrorismo yihadista a solo dos semanas del inicio oficial de la campaña electoral del 20-D. Aun así tenía asumido el jueves que acudir a África era la ayuda más lógica y contaba con que cuando Francia la reclamase no tendría excesivos problemas para disponer del respaldo de la oposición, según corroboraron a este diario altas fuentes próximas al presidente. EL PAÍS publicó en la noche del jueves, en su primera edición, esa noticia con este titular: “Rajoy está dispuesto a que España releve al Ejército francés en África”.

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, estaba entonces en el plató de 13TV y fue interpelado por el presentador del programa: “La noticia que encabeza EL PAÍS es la que acaba de ofrecernos el ministro de Exteriores: Tienen buena información los colegas de EL PAÍS esta noche”. Margallo asintió: “Es que aunque digan que yo soy un verso suelto, la política exterior la dirige el presidente del Gobierno y yo la obedezco puntualmente”.

El presentador siguió leyendo EL PAÍS mientras Margallo asentía: “Un mayor despliegue español en el Sahel y República Centroafricana permitiría al Ejército francés concentrar sus recursos en la guerra contra el Estado Islámico, tras los atentados, que es lo que usted nos comentaba antes”.

El presidente Rajoy, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, varios ministros y secretarios de Estado, incluido el responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), iniciaron a las nueve de la mañana de ayer en La Moncloa una segunda reunión, en este caso extraordinaria, del Consejo de Seguridad Nacional para evaluar la situación tras los atentados del 13-N en París.

A las 9.17, las agencias internacionales emitieron el primer teletipo sobre el tiroteo mortal en Bamako. A las 9.32, AFP y Reuters ampliaron la información con la advertencia de que podría haber rehenes y muchos muertos.

A la misma hora, otras dos alertas llegan a los teléfonos móviles del presidente y la vicepresidenta, los únicos que tienen la posibilidad de recibir mensajes en esa sala. El aviso inquieta. Contiene un titular de Sánchez, durante una entrevista en Onda Cero, en la que el secretario general del PSOE se queja de que Rajoy no le contase el día anterior esos planes y sostiene que ese tipo de operaciones militares no pueden ser abordadas ahora por un Gobierno saliente, en una Diputación Permanente de las Cortes en funciones, sino por el nuevo Ejecutivo salido de las urnas del 20-D.

Rajoy y Sáenz de Santamaría se movilizan preocupados y llaman poco después a la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, que estaba en otra reunión, para que emita a las 10.33 un comunicado desmintiendo “rotundamente” dos aspectos de la noticia de EL PAÍS. El Gobierno se centra en negar “que haya hecho alguna oferta de carácter unilateral a Francia sobre modificaciones de despliegue militar” y que, “hasta el momento, ni Francia ni la coalición internacional contra el Daesh ha requerido de nuestro país incremento alguno de nuestra contribución”. La información de EL PAÍS ya aportaba ambos aspectos.

La vicepresidenta incidió en esa misma línea en su comparecencia tras el Consejo de Ministros. Fue preguntada por las opiniones del ministro García-Margallo y las obvió para reiterar el mensaje de que esas opciones no están “encima de la mesa” y agregó: “Ni se nos ha pedido ni la hemos ofrecido y como consecuencia no tiene sentido hablar en términos absolutamente teóricos”. Al preguntar más tarde oficialmente a La Moncloa sobre si eso significa que el Ejecutivo descarta relevar o ayudar a Francia en sus misiones militares en África se remitieron al comunicado y a las palabras de Santamaría.

La preocupación de Santamaría era subrayar que el Gobierno quiere mantener la unidad con los demás partidos y la “prudencia y el equilibrio” en sus manifestaciones. El presidente llamó tras el Consejo de Ministros a los líderes de la oposición para aclararles que no había ninguna decisión tomada. Habló con los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias. A las nueve de la noche de ayer, no había podido localizar a Sánchez.

La Moncloa evita las “hipótesis” pero no descarta más medidas

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría evitó el viernes de distintas maneras comentar “las opciones” que el jueves había barajado públicamente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y entre las que estaba que tropas españolas sustituyan en parte a los soldados de Francia en algunos países africanos del Sahel. Lo repitió de distintas formas y sin salirse nunca del guión preescrito: “Esa hipótesis no está encima de la mesa, ni se nos ha pedido ni la hemos ofrecido y no tiene sentido hablar en términos teóricos”.

Sáenz de Santamaría sí admitió que el Gobierno estudiará y no descarta poner en marcha más medidas, políticas, penales y operativas, si se logra un acuerdo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y se fragua un consenso político en España con los demás partidos. Y ambas alternativas las ve posibles, aunque no quiso aclarar si en ese supuesto se podría actuar antes incluso de las elecciones generales del 20 de diciembre.

Margallo, por su parte, enfrió el viernes la posibilidad del relevo de tropas españolas a las francesas en África asegurando que “las opciones son miles” y que la lucha contra el Estado Islámico requiere “un esfuerzo global y a largo plazo” en el que no deben tomarse “decisiones precipitadas”. Margallo recordó, además, como hicieron Rajoy y Santamaría el día anterior, que España ya colabora en varios frentes internacionales contra el yihadismo y que ahora “no tiene sentido especular” sobre posibles aportaciones futuribles de la clausula de solidaridad de la Unión Europea.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información