Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 víctimas reclaman a un notario de Córdoba un impago masivo

El Consejo del Notariado investiga al fedatario, cuyos demandantes ascienden día a día

El presidente del Consejo General del Notariado, José Manuel García Collantes. Ampliar foto
El presidente del Consejo General del Notariado, José Manuel García Collantes.

Más de 40 víctimas han denunciado el impago masivo de un notario en Córdoba ante el Consejo General del Notariado, que cada día recibe nuevas quejas a medida que trascienden las deudas de más clientes. Hace un mes se presentaron las primeras reclamaciones —la de mayor cuantía asciende a 10.000 euros— y solo dos semanas después el notario Carlos Fernando Alburquerque, de 70 años, optó por jubilarse. Desde entonces, el Consejo Notarial de Andalucía recibe un par de demandas al día que se suman a este nuevo escándalo en un gremio cuya reputación se ha visto muy dañada por la estafa masiva de un notario sevillano el año pasado y la detención de otro fedatario en Barcelona, este verano.

Un exentrenador del Sevilla, víctima de la estafa piramidal del notario sevillano Pedro Romero

El exentrenador del Sevilla Fútbol Club Manuel Jiménez figura entre las presuntas víctimas de la estafa que protagonizó el notario sevillano Pedro Romero Candau, fallecido en 2014 y cuya estafa piramidal dejó una deuda de 50 millones. Jiménez ha demandado ante los tribunales a la aseguradora Berkley para recuperar los 390.000 euros que supuestamente entregó al notario mediante un talón para quitar la hipoteca de su vivienda habitual. El exentrenador sostiene que Romero se apropió de dicha suma, y ahora el juez debe decidir tras la demanda. 

Como el caso de Jiménez, esta aseguradora, que mantiene el seguro por responsabilidad civil del Colegio General del Notariado para responder por actuaciones negligentes, mantiene otros casos en el juzgado. Sin embargo, en la inmensa mayoría de las 397 víctimas demandantes, que reclamaban a Berkley un total de 12 millones, han recuperado su dinero. La aseguradora ya ha abonado casi nueve millones del total, incluido la Universidad de Sevilla, que ha percibido más de cuatro millones por el dinero malversado por el notario sevillano. 

El notario cordobés se ha apropiado supuestamente de provisiones de fondos entregadas por los clientes para diferentes operaciones, confiando en el prestigio del profesional. Tras llegar las primeras quejas a principios de octubre, Alburquerque alegó en un primer momento a la inspección del cuerpo de notarios que sufría un problema de contabilidad que afrontaría debidamente. Sin embargo, el tema está aún en vías de solucionarse. La notaría, ahora en liquidación, era una de las más populares en la ciudad andaluza y con mayor volumen de negocio. Alburquerque, hermano mayor de la cofradía de la Expiración de Córdoba, era corredor de comercio hasta que en 2000 se convirtió en notario por la modificación legal del Gobierno central.

Ante el río de reclamaciones presentadas, el Consejo General del Notariado contactó con el seguro Berkley —contratado para afrontar estos casos— y los auditores se desplazaron hasta Córdoba para escanear las cuentas de la notaría de Alburquerque, actualmente en liquidación. "El notario asegura que va a pagar las deudas porque espera vender sus propiedades. Además, su esposa es una persona acaudalada", aseguran fuentes del caso, que sitúan el impago en más de 100.000 euros. "No sabemos aún si se trata de una mala gestión, de deudas por aventuras empresariales o de cualquier otro problema", matizan estas fuentes.

Alburquerque ha rechazado ofrecer su versión al respecto. Fernando Garí, delegado del Colegio General del Notariado en Córdoba, expone con cautela: "Presentadas las quejas, el Consejo ha tomado cartas en el asunto. Analiza las denuncias para ponerlas en conocimiento del seguro, para así cuidar del perjudicado". El Consejo se ha limitado a emitir un breve comunicado en el que subraya que "está analizando las denuncias y la documentación existente, y se va a poner de inmediato en contacto con las personas afectadas".

"Los notarios están abochornados. Con la crisis han aflorado diferentes casos desde el escándalo de Pedro Romero en Sevilla", opinan fuentes del sector. La deuda total de este fedatario ascendía a 50 millones y el seguro ya ha abonado nueve millones a más de 300 clientes perjudicados de distintas ciudades.

Más información