Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pactará la reforma laboral con los sindicatos

La propuesta de empleo del programa electoral es el aval con el que el candidato socialista, Pedro Sánchez, se acerca a las organizaciones sindicales

De izquierda a derecha: Ignacio Fernández Toxo, Pedro Sánchez y Cándido Méndez durante la reunión de este viernes.
De izquierda a derecha: Ignacio Fernández Toxo, Pedro Sánchez y Cándido Méndez durante la reunión de este viernes.

En tiempo electoral el PSOE mira a sus bases más clásicas en busca de complicidad. Así lo van a hacer con los sindicatos. La propuesta de empleo del programa electoral es el aval con el que el candidato socialista, Pedro Sánchez, se acerca a las organizaciones sindicales con quienes pretende pactar la reforma laboral si llega al Gobierno. Una base de entendimiento apreció este viernes Sánchez en una reunión con la plana mayor de UGT y CC OO. Una propuesta sindical será utilizada por el PSOE para cerrar en el partido la controversia sobre el despido.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no vivirá los tiempos en los que su partido y UGT eran las dos caras de la misma moneda. Pero tampoco la etapa en la que se dieron la espalda y sus relaciones eran a cara de perro. El PSOE, desde la autonomía —la misma que practican los sindicatos— buscará el apoyo del mundo sindical para las elecciones pero, sobre todo, para después si consigue presidir el Gobierno de España. "El gran cambio político vendrá de recuperar el diálogo social", declaró Sánchez.

La relevancia que el líder socialista otorga a los sindicatos en la "reposición de derechos", en el establecimiento de un nuevo entramado laboral y en la necesidad de innovación de las empresas, justifica que busque su complicidad.

Los dirigentes socialistas consideran compatible mirar "al centro izquierda", y fichar, por ejemplo, a la exdirigente de UPyD Irene Lozano con sintonizar con los sindicatos. Sánchez y su equipo económico en pleno acudieron a la reunión solicitada por UGT y CC OO para plantearles sus demandas y que las tengan en cuenta en sus programas. Las centrales pretenden continuar la ronda con todos los partidos.

El manifiesto de las centrales

Recuperación industrial. Proponen las centrales sindicales que aumente la base industrial y los servicios de alto valor añadido. Para eso plantean dirigir el ahorro a la inversión productiva.

Subida del SMI. En el primer año de legislatura, UGT y CC OO proponen que el salario mínimo interprofesional suba hasta los 800 euros mensuales.

Plan de inversiones paneuropeo. Los dos sindicatos toman la propuesta de la Confederación Europea de Sindicatos de aumentar la inversión pública hasta el 2% del PIB de la Unión Europea para estimular la economía.

Los asuntos tratados no fueron del todo los mismos de los que se habló en la conferencia de prensa posterior, en la que el despido y la derogación inmediata o no de la reforma laboral que aprobó el PP en 2012 protagonizaron el turno de preguntas. Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, apreciaron de inmediato el cierto revuelo que hay en el PSOE sobre este tema.

¿Hay que derogar la reforma laboral del Gobierno del PP? La respuesta que este viernes dieron Toxo y Méndez fue un sí rotundo. No solo eso. Ellos hablaron, ambos, de "reposición de derechos", porque solo con la derogación de la reforma no basta.

También, Pedro Sánchez. Lo expresado por varios interlocutores, dentro y fuera de la reunión, marca una línea similar en la que la derogación de la reforma no puede hacerse en su totalidad a golpe de decreto. Si Pedro Sánchez gana las elecciones, la derogación tendrá dos fases, algo que acepta UGT. La primera, para eliminar algunos de los aspectos más duros como la supresión del contrato con un año de prueba, que lleva aparejado su rescisión sin indemnización.

Acuerdo social

Pero el coste del despido actual, los 33 días por año en los despidos improcedentes y su elevación inmediata a 45 días, no será cambiado de forma inmediata sino que se dejará a la discusión del acuerdo social. Esta gradualidad es la que ha motivado enmiendas de militantes socialistas, entre las que está el PSOE de Andalucía, que pide la derogación inmediata del coste del despido.

Los sindicatos, tras una legislatura en la que han estado fuera de los grandes cambios legales en el terreno laboral y de pensiones, demandan la recuperación del diálogo social. Y en eso coinciden con Sánchez. Quieren protagonismo en la nueva legislación laboral. La dirección socialista recibió este viernes de Méndez y Toxo un Manifiesto de CC OO y UGT ante las elecciones generales de 2015, cuya parte sobre la derogación de normas implantadas por el Gobierno del PP hace suya en el PSOE. Es más, uno de sus apartados guarda enorme similitud con la enmienda transaccional que la dirección socialista defenderá mañana domingo en el debate de las enmiendas socialistas al programa electoral que piden la derogación de "toda" la reforma laboral en un mismo acto.

"Es necesario un nuevo marco regulador de la negociación colectiva que recupere y garantice el poder colectivo de los trabajadores a través de sus representantes", apunta el manifiesto. Esa recuperación para los sindicatos, a través del diálogo, será para asuntos como "los despidos, modificación de condiciones de trabajo, distribución de la jornada y reducción de salarios".

Pero el diálogo, a diferencia de lo que sucedió hasta 2010 con Zapatero, tendrá tiempos. Si no hay acuerdo, Sánchez tendrá su propia alternativa, precisan en el PSOE y "habrá un plazo". Aún sin fijar. Fuentes sindicales añaden que las reformas que nacen del acuerdo social son "duraderas y estables". No así las que surgen de la mano exclusiva de un gobierno, aunque su presidente será como Pedro Sánchez, militante de UGT, como todos los anteriores secretarios generales del PSOE.

El debate de las enmiendas pone a prueba la unidad

En la guía que el PSOE aprobó en el mes de septiembre sobre el largo camino de discusión y aprobación de su programa electoral figura la fecha de este domingo, 8 de noviembre, para el debate de las enmiendas que las federaciones socialistas han presentado. En la tradición socialista estas discusiones suelen despertar expectación e incluso pasión en torno a un ramillete de temas. En esta ocasión, ha sido la discusión sobre la derogación de la reforma laboral. La ponencia oficial propone abolirla de forma inmediata, excepto lo referido al coste del despido. Que a esto se oponga la federación andaluza ha dado lugar a todo tipo de especulaciones sobre si en realidad lo que se libra de fondo es "un nuevo pulso" del PSOE andaluz al secretario general, Pedro Sánchez. Los ponentes oficiales preparan argumentos y propuestas transaccionales a las demandas de los militantes que pondrán a prueba la unidad del partido y, sobre todo, la fuerza de Sánchez y su equipo. Al final, se votará y se verán los acuerdos y las cesiones.