La industria del secuestro

Agentes de Iberoamérica luchan contra mafias que llegaron a tener un 'call center' en prisión

Agentes de Iberoamérica, durante la reunión celebrada en Granada.
Agentes de Iberoamérica, durante la reunión celebrada en Granada. Paco Puentes

Hay más riesgos de secuestros y extorsiones en Iberoamérica y cualquier ciudadano, especialmente si es español, es una víctima potencial. Con estas premisas, agentes de 12 países se han reunido en Granada, a iniciativa de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, para reforzar una red de cooperación que evite unos delitos que se han profesionalizado tanto que las mafias han llegado a disponer de un “call center” de extorsión en la cárcel chilena de Colina 2.

Las extorsiones con secuestros virtuales o autosecuestros son una vía principal de financiación de la delincuencia. El español es una víctima propiciatoria por el idioma (facilita una negociación rápida, que es clave en estos casos) y porque un nivel adquisitivo medio es una fortuna para los delincuentes.

La modalidad que más prolifera y que llegó a disponer de un centro de llamadas ya desmantelado en la cárcel chilena es la del secuestro virtual. A una persona, al azar o de la que se han informado previamente, le comunican por teléfono que han secuestrado a un familiar que será asesinado si se corta la comunicación y no paga una determinada cantidad. La clave de estos casos es la pericia del delincuente para que todo parezca real ante el desconcierto del interlocutor, la angustia y el deseo de cerrar pronto el incidente con una transferencia que se puede hacer desde la casa por Internet. Sin embargo, el secuestro es falso.

Otra forma, más sofisticada es el autosecuestro. Con información de redes sociales, personal de hoteles, restaurantes, agencias o transportes, localizan a un turista o empresario alojado en un hotel. Le llaman por teléfono haciéndose pasar por la policía y le advierten de que abandone la habitación rápidamente, sin avisar, porque van a desarrollar una operación con armas y puede ser peligroso. Le piden que se vaya a otro hotel que previamente han reservado y que compre un teléfono de prepago para evitar la llamada internacional. Cuando la víctima llega al nuevo establecimiento le comunican que está secuestrado, que lo están vigilando y que morirá si se interrumpe la comunicación o usa cualquier vía de comunicación que no sea la recién adquirida.

Más información
Libre el grupo Delorean tras ser víctima de un ‘secuestro virtual’ en México
Así es un ‘secuestro virtual’
20 horas de un secuestro telefónico
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Estas dos modalidades, con variantes según los países desde donde se lleva a cabo, se suman a los secuestros reales, más complejos porque obligan a disponer de lugares y personas que puedan mantener oculta a la víctima durante mucho tiempo sin levantar sospechas.

Ante la sucesión de estas extorsiones, se creó en 2011 la Red Iberoamericana Antisecuestros, que permite compartir información y colaborar de forma inmediata ante cualquier caso. El paso del tiempo y de las circunstancias particulares de cada país ha llevado a la nueva reunión de agentes celebrada en Granada, donde se han impulsado los contactos operativos y se ha consolidado este sistema de cooperación, según señala el capitán de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la UCO Álvaro Montero.

En estos cuatro años se han detectado cambios en las formas de operar y en la incidencia. Mientras en Colombia se ha pasado de 10 secuestros diarios a una media de tres, en México se mantienen las cifras de 2011 y en otros países, como Venezuela, los casos crecen rápidamente.

El aumento de visitantes y de representantes de empresas en Iberoamérica ha servido de acelerante y, según reconoce Montero, en la actualidad “hay más riesgos de secuestros” porque a cualquier europeo se le ve “como un euro con patas”.

La clave es denunciar de inmediato porque la especialización de la UCO y la red de cooperación han permitido solucionar el 100% de los casos que han afectado a españoles. “Cada minuto cuenta”, advierte Montero.

El número antiextorsión: +34638335281

El capitán de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la UCO Álvaro Montero explica que hay dos claves fundamentales ante los delitos de extorsión y secuestro: la prevención y la intervención.

Cualquier persona que viaje a Iberoamérica debe informarse bien de adónde va, las zonas más conflictivas así como de los barrios y áreas que debe evitar. También recomienda no vestir o lucir elementos ostentosos que indiquen un alto nivel adquisitivo o evidencien que somos extranjeros.

Es conveniente no dejar pistas sobre los planes y evitar así que los desconocidos sepan datos personales -que después se utilizan en la extorsión para dar veracidad-, destinos y lugares de alojamiento.

A los empresarios les recomienda evitar que sean reconocidos como tales y cambiar de hoteles si viajan de forma frecuente.

Si a pesar de todo se registra el intento de extorsión, la mejor solución es colgar y llamar a la policía. La UCO dispone de un número de teléfono especial para estos casos (+34638335281) y agentes especializados en negociación específica con las peculiaridades de actuación según los países. Además, cuentan con información internacional que permite averiguar datos de la procedencia de la extorsión y vías para activar la intervención policial en cualquier país.

Sobre la firma

Raúl Limón

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS