Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La legislatura, en boca de Rajoy

El presidente fija el final de una legislatura marcada también por sus declaraciones

El plasma colocado en la sala de prensa del PP el 2 de febrero de 2013, cuando Rajoy compareció ante el Comité Ejecutivo del PP para negar haber recibido dinero negro tras la publicación de los papeles de Bárcenas. Ampliar foto
El plasma colocado en la sala de prensa del PP el 2 de febrero de 2013, cuando Rajoy compareció ante el Comité Ejecutivo del PP para negar haber recibido dinero negro tras la publicación de los papeles de Bárcenas.

La décima legislatura entra oficialmente en su recta final. Mariano Rajoy ha comparecido este lunes públicamente para anunciar la convocatoria de las próximas elecciones. Lo ha hecho en persona, sin intermediarios, dejando de lado el plasma que utilizó el 2 de febrero de 2013 para evitar las preguntas de los periodistas tras la publicación de Los papeles de Bárcenas. Negó entonces su contenido. "Cualquier irregularidad que se sospeche a partir de papeles apócrifos no responde a la verdad", dijo el presidente, que empezó a recular de inmediato. Apenas dos días después se vio obligado a salir a una rueda de prensa con Merkel y dejó una de las frases que marcarán su mandato: "Todo lo publicado no es cierto; salvo alguna cosa". Pero esta no ha sido la única declaración controvertida:

"Me gusta Cataluña, me gustan sus gentes [...], hacen cosas"

El PP se preparaba para las elecciones catalanas del 25 de noviembre de 2012, cuando decidió enlatar la imagen del presidente del Gobierno en un vídeo de campaña para que declarase su amor por Cataluña. "Me gustan sus gentes. Su laboriosidad. Son emprendedores. Hacen cosas. Exportan", afirmó Rajoy de los catalanes, mientras miraba fijamente a cámara, con un fondo de palmeras detrás.

"Eeeh, la segunda, ya tal..."

Los papeles de Bárcenas se le han atragantado esta legislatura al presidente del Gobierno. Durante una comparecencia en junio de 2013, un periodista le planteaba dos cuestiones muy claras. La primera, sobre el apoyo al entonces ministro José Ignacio Wert, sí la respondió. La segunda...

—Periodista: ¿Le parece una noticia positiva para los ciudadanos la entrada en prisión de Luis Bárcenas?

—Rajoy: Eeeh, la segunda ya... tal.

"España es un gran país y tiene españoles"

Rajoy tiene muy claro qué es España. Lo reveló en mayo de este año en Burgos, cuando los populares se preparaban para las elecciones municipales y autonómicas. En la ciudad castellana y delante de sus seguidores, el presidente resumió así todo un país: "España es una gran nación. La nuestra. Eso es España, que ha pasado por una crisis económica, pero que tiene bases. Es un gran país y tiene españoles". Unos días después, ya en Sevilla, volvió a poner el acento en la misma idea: "España es una gran nación. Y los españoles muy españoles... y mucho españoles"

"Dije que bajaría los impuestos y los estoy subiendo. No he cambiado de criterio"

El incumplimiento de las medidas económicas prometidas por el PP provocó un fuerte descontento entre sus filas. Rajoy optó durante meses por negar la evidencia y buscar eufemismos. Pero, en julio de 2012, su propio discurso le devoró: "Dije que bajaría los impuestos y los he subido. No he cambiado de criterio".

"¿Y la europea?"

De nuevo, con unas elecciones catalanas de fondo, el PP volvía a sacar la artillería para tratar de contrarrestar los malos augurios de las encuestas. Rajoy acudió hace solo un mes a los estudios de Onda Cero para participar en una entrevista. Allí defendió que los catalanes perderían la nacionalidad española con la independencia. Pero, el periodista Carlos Alsina le argumentó que la actual ley permite que la mantengan. Así continuó la conversación:

—Mariano Rajoy: Ah. No lo sé. Es decir: ¿por qué no la perderían? ¿Y la europea tampoco?

—Alsina: Pues porque la ley dice que el ciudadano de origen nacido en España no pierde la nacionalidad aunque resida en un país extranjero si manifiesta su voluntad de conservarla.

—MR: Pues... ¿Y la europea?

"Un vaso es un vaso, un plato es un plato"

Tras su paso por Onda Cero, Rajoy concedió otra entrevista con motivo de la campaña de las catalanas. Esta vez, a la Televisió de Girona. Pese a la insistencia del periodista, el presidente evitó entrar en "disquisiciones jurídicas" sobre si los catalanes perderían la nacionalidad española si se independizan. Eso sí, afirmó que los tratados de la Unión Europea dejaban muy claro qué pasaría a Cataluña. Y lo resumió así: "Es muy claro y lo entiende todo el mundo: un vaso es un vaso y un plato es un plato".

"Los debates son mi medio natural"

Rajoy no ha desperdiciado su primera comparecencia pública tras convocar oficialmente elecciones. El presidente ha sacado pecho de sus medidas económicas y, también, de su protagonismo en el enfrentamiento político en el cuerpo a cuerpo. "Los debates son mi medio natural", ha afirmado este lunes. Lo dice tras una legislatura en la que se ha presentado en plasma ante los periodistas o que ha salido huyendo de ellos en el Congreso.

Más información