Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diputados alemanes se desmarcan de la moción contra Mas del PPE

La delegación del CSU de Baviera vota contra el texto porque se centra en la integridad territorial y obvia la autonomía regional

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado, entre otros, de la secretaria general, María Dolores de Cospedal este miércoles.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado, entre otros, de la secretaria general, María Dolores de Cospedal este miércoles. EFE

“La legalidad internacional no reconoce la autodeterminación de territorios cuando se acompaña de acciones dirigidas a romper o minar la integridad territorial de un Estado con un Gobierno que representa a toda la población sin discriminación por raza o religión [...] Cualquier declaración unilateral de secesión está fuera de la legalidad y, por tanto, no será reconocida por los otros Estados miembros. [...] En el caso de que un territorio se separe de un Estado miembro, se convertirá automáticamente en un Estado no miembro de la UE [...] y sus ciudadanos perderán la condición de ciudadanos europeos”.

Aunque no cita a Cataluña, la resolución sobre Integridad territorial de los Estados, aprobada por el Congreso del PP europeo en Madrid, supone un respaldo a sus anfitriones españoles frente a los planes soberanistas del presidente catalán, Artur Mas. “Nadie está por encima de la ley”, advierte el texto, aprobado por mayoría de los delegados a iniciativa de los populares españoles, los democristianos alemanes y los republicanos franceses. La votación final, en la tarde del miércoles y tras pasar los filtros matinales del comité de las regiones y de la asamblea, no fue sin embargo por unanimidad, como preveía el PP de España. Tampoco se sabe exactamente cuántos diputados votaron en contra ni cuántas fueron las abstenciones, que las hubo en el plenario.

Los diputados presentes de la conservadora CSU alemana (de la zona de Baviera y que en total son una delegación de 16 personas), invocaron su gran tradición federal y votaron en contra porque el texto se centraba solo en “la integridad de los territorios” y relegaba “la autonomía” de las regiones. Un debate que forma parte de su ADN y que ya habían querido matizar en las discusiones matinales. Pero los diputados de Baviera no rechazaron el texto porque estén a favor del desafío catalán, según explicó más tarde Reinhold Bocklet, vicepresidente del parlamento de ese lánder. "Nosotros no nos metemos en asuntos políticos de índole interna española", corroboró Bocklet ante la prensa española, que tampoco encontró la versión de la delegación de Unió, que normalmente acude a estos cónclaves y que no fue vista en esta ocasión en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

Ya por la mañana, en la entrega por parte de Mariano Rajoy del Premio Nueva Economía Forum al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker defendió la unidad de los estados porque “ya hay demasiadas divisiones en Europa”.

La otra resolución que suscitó mayor interés fue la referida a los refugiados, dadas las posiciones contrapuestas de la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán. El documento reconoce “el deber de auxiliar a quienes tienen necesidad de protección”, pero ofrece un panorama alarmante sobre la crisis migratoria, de la que asegura que ha puesto a prueba la capacidad europea. Entre otras medidas, aboga por reforzar las fronteras de la UE, agilizar el retorno de quienes no tengan derecho a obtener el asilo y construir campos para los refugiados en países fuera de Europa.

El PPE insta a la Comisión Europea a expedientar a los gobiernos que incumplan sus deberes, pero no señala a Hungría, sino a Italia y Grecia, en manos de la izquierda. Y hace un guiño a los partidos xenófobos al subrayar que “cualquier inmigrante tiene la obligación de aceptar y respetar los valores europeos”. Ni una palabra sobre los más de 2.000 ahogados en lo que va de año intentando cruzar el Mediterráneo.

Más información