Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una española en Barajas que iba a unirse al Estado Islámico

La arrestada, de 22 años, tenía un billete a Turquía, punto habitual de entrada a Irak y Siria

Un equipo de la Guardia Civil durante el operativo.

Justo antes de embarcar en Barajas en un avión hacia Turquía los agentes de la Guardia Civil detuvieron este martes a una joven de Almonte (Huelva). Tiene 22 años. Se convirtió al Islam a finales de 2014, iba dispuesta a unirse al Estado Islámico, aunque “no mostraba radicalidad en casa”, donde vivía con su madre y tres hermanos. Vecinos del pueblo onubense observaron que cambió la indumentaria “gótica” por el hiyab (la islámica) en pocos meses. Pero nadie sospechó que emprendería el viaje más radical tras contactar con miembros del ISIS en la red.

En Almonte (Huelva), algunos vecinos sí habían notado “alguna cosa rara” en el comportamiento de “esa chica”, “de una familia del pueblo de toda la vida”, a quien este martes detuvo la Guardia Civil en Barajas, cuando estaba dispuesta a embarcar en un vuelo con destino a Turquía para posteriormente cruzar la frontera siria y unirse al Estado Islámico.

18 arrestadas 'seducidas' por la lucha islamista

P.O.D. / A.J.M

Desde que comenzó la escalada yihadista del Estado Islámico, son 18 las mujeres que han sido detenidas en España acusadas de terrorismo, según los datos de los investigadores especialistas en la materia del Real Instituto Elcano. Solo hasta abril eran 11 las arrestadas, con lo que en los ultimos seis meses se habrían producido otras siete detenciones de mujeres. Entre ellas hay una menor de edad y tres conversas (el 16,6% del total). Captadoras, reclutadoras y conversas al Islam de 14 a 32 años dispuestas a unirse a las filas de los hombres de Abu Bakr al-Baghdadi en Siria o Irak y procrear.

La mayoría se radicalizaron por las redes sociales, a través de las cuales entraban en contacto con foros de apología del Estado Islámico y con algunos de sus miembros.

Según las estimaciones del ICSR londinense (International Centre for the Study of Radicalisation) unas 550 europeas se han unido ya al ISIS.

Tiene 22 años y responde a las iniciales de M. A. C. M. Había cambiado en los últimos tiempos la indumentaria “gótica” por el hiyab (vestimenta femenina islámica que cubre gran parte del cuerpo), según las versiones de algunos vecinos. Cubierta por esa prenda negra hasta los pies se paseaba la madrugada del martes por el aeropuerto madrileño, con un Corán en lengua española en sus manos —no habla árabe—.

Nadie en el pueblo acaba de entender cuándo y por qué se había producido ese drástico cambio en “una niña muy normal”, criada con otros dos hermanos, una chica y un chico. Y que este verano “estaba trabajando con su madre en un hotel de la playa”.

Los agentes de la Guardia Civil dedicados al terrorismo yihadista, en cambio, fueron testigos del vertiginoso proceso de radicalización que ha sufrido. Comprobaron que frecuentaba foros de Internet en los que se realizaba apología del yihadismo y que “mantenía contactos con miembros radicales del Estado Islámico”, que la habrían asesorado sobre cómo llegar hasta el territorio del autoproclamado califato por Abu Bakr al-Baghdadi en 2014. “Muchas veces caen en la red por amor y parten dispuestas a casarse”, señalaban fuentes de la lucha antiterrorista. Por eso, en cuanto hizo la reserva de un billete con destino a Turquía, la esperaron en el aeropuerto, justo antes de emprender su viaje más radical, aunque fuese con un billete de turista.

El método habitual

Presuntamente las investigaciones sobre las vinculaciones y comunicaciones que algunos miembros del Estado Islámico mantienen con residentes en España habrían contribuido para que los investigadores intuyesen los planes de la chica. La captación de mujeres y hombres a través de las redes sociales se ha convertido en el método habitual de los yihadistas para nutrir sus filas. Las mujeres, seducidas por promesas de paraísos y matrimonio se han convertido en incorporaciones cruciales para darle estabilidad a ese autodenominado “Estado” —los terrenos ocupados y controlados por los yihadistas incluyen ya buena parte de Irak y Siria— esencialmente masculino e incapaz de multiplicarse sin el concurso de las mujeres.

En el registro de su casa, en el que estuvo presente también su madre, los agentes de la Guardia Civil se incautaron de diverso material informático. Según fuentes de la investigación, “la joven no mostraba su radicalidad en casa”, pese a que su conversión al Islam se produjo “a finales del año pasado”. En los últimos tiempos, según fuentes del municipio onubense, la detenida vivía con su madre, separada del marido, dedicado a la construcción. Y tras el registro de la vivienda este martes a mediodía, regresaba por la tarde hacía Madrid. Presumiblemente pasará a disposición judicial hoy.

Desde que comenzó la escalada yihadista, según los datos recopilados por los especialistas del Real Instituto Elcano, son 18 —contabilizando esta última— las mujeres que han sido detenidas en España -cuando pretendían unirse al ISIS, una de ellas menor de edad. Y sólo hasta abril eran 11 las mujeres detenidas en territorio español, con lo que en seis meses han sido arrestadas otras siete. Del total, tres son conversas (un 16,6%). Las fuerzas de seguridad, a 20 de septiembre, habían contabilizado 130 personas que habían abandonado España para unirse a la yihad. Esa cifra suponía cuatro casos más durante los últimos meses de verano, según fuentes de la lucha antiterrorista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información