Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alaya, apartada de los ERE por no colaborar ni entenderse con la titular

El Alto Tribunal Andaluz basa su decisión en que hay un enfrentamiento abierto en las magistradas en el que tiene prioridad la juez María Nuñez

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, acusa a la Junta de influir para apartar a Alaya de los ERE. ATLAS

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) argumenta para apartar a la juez Mercedes Alaya del caso ERE, que debido a su "clara voluntad de no colaboración y entendimiento" con la titular actual del juzgado, María Núñez, le es imposible concederle la comisión de servicio en un principio otorgada y que ahora ha revocado tras cinco meses de dimes y diretes. En su informe, conocido esta mañana, el TSJA razona que basa su decisión estrictamente en argumentos jurídicos para desplazar a Alaya de la labor investigadora.

El alto tribunal andaluz esgrime que para apartar a Alaya  solo ha tenido en cuenta razones de "legalidad y neutralidad", y que resulta imposible "prescindir de la condición de juez natural y predeterminado por la ley adquirida por la actual titular, que ostenta la superior dirección y responsabilidad del mismo". Es decir, que basándose en argumentos jurídicos y dado que existe un enfrentamiento abierto entre ambas magistradas, que se niegan a colaborar, Núñez tendría todas las de ganar al plantearse un posible conflicto que debería resolver la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo.

El TSJA ha elevado su informe al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que ratifique la medida que aparta a Alaya de las investigaciones de las macrocausas que se instruyen en Sevilla. Y el escrito concluye que el escenario creado de crudo enfrentamiento, con un cruce inédito de escritos entre ambas jueces, es incompatible con la concesión de la comisión de servicio para Alaya, que significa una medida "de apoyo judicial" para desahogar el trabajo de la titular, que en este caso ha dicho explícitamente que quiere prescindir de Alaya. "Las circunstancias exigen inevitablemente replantearse la solución inicial propuesta", concluye el TSJA. "Lo deseable hubiera sido la continuidad y aprovechamiento de los conocimientos" de Alaya, dado su trabajo desarrollado en las macrocausas durante casi cinco años, matiza el tribunal.

Sobre la concesión de la comisión de servicio ahora revertida, el TSJA añade: "Tampoco puede desconocerse la doctrina constitucional que garantiza que, una vez determinado el juez de un procedimiento en virtud de los criterios competenciales contenidos en las leyes orgánicas y procesales, dicho juez no puede ser desposeído, sin su aquiescencia, de su conocimiento en virtud de decisiones tomadas por órganos gubernativos". En otras palabras, la ley estipula que el juez instructor es soberano en lo referente a la organización y reparto de casos de su juzgado, y ningún órgano superior puede imponerle este reparto, según la doctrina del Tribunal Constitucional.

Casado: "Detrás del TSJA está la alargada sombra de la Junta"

AGENCIAS

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, considera que detrás de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de apartar a la juez Mercedes Ayala de la investigación de los ERE está "la alargada sombra" de los "intereses" de la Junta de Andalucía. En los pasillos del Congreso, Casado ha dicho respetar "siempre" las decisiones judiciales, si bien ha mostrado su preocupación por las "interferencias políticas" que, en su opinión, ha habido detrás de la decisión del TSJA para apartar a Alaya de ese caso, resolución que aún debe ratificar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
Para Casado, "desde el primer momento" la Junta andaluza no ha hecho más que "insultar" a la citada juez, "aforar" a todo aquel al que ésta intentaba imputar y "torpedear" la instrucción del que puede ser "el caso de mayor corrupción de la democracia".
El dirigente 'popular' ha defendido la necesidad de "dejar actuar" a la Justicia y de saber de una vez qué pasó en Andalucía con el "escandaloso"
caso de los ERE con el fin de que se diluciden "ya" las correspondientes responsabilidades.

En esta línea de responsabilizar al PSOE de la decisión del alto tribunal andaluz, el vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, ha acusado al PSOE de "presunta injerencia" en el Poder Judicial tras la decisión del TSJA. Maroto ha pedido al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que no se quede "callado" y no consienta "más de lo mismo".

En contraste con Casado y Maroto, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido en tono neutro que el caso ERE "no es un tema de nombres o de personas" sino de finalizar "cuanto antes" la instrucción después de cinco años, porque "todos los jueces son independientes" y "todos actúan con la máxima profesionalidad".

"El juzgado tiene su titular, un refuerzo y no es un tema de nombres
o de personas, sino que en causas tan importantes que está instruyendo
ese juzgado finalice sus instrucción, finalicen cuanto antes", afirmó Catalá. El ministro ha defendido que "todos tengamos conciencia de que la Justicia
actúa" y "que no hay dilación en casos tan importantes". Y el ministro ha recordado que fue Alaya quien "solicitó su decisión".

"Es el normal de los hechos", dijo para apuntar que la decisión es
que considera que con el refuerzo de este juez "es suficiente" y que
"no es necesario que la instructora anterior continúe".

"Lo que ha decidido la sala de gobierno del Tribunal Superior de
Justicia es formalizar un refuerzo en el Juzgado de Instrucción número
6 de Sevilla y con un juez y una persona que está allí como refuerzo
mientras la jueza Alaya tomó la decisión de concursar y pedir destino
en la Audiencia provincial", explicó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información