Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Coge la recusación y corre

El PP defiende la continuidad de ambos en los tribunales de los casos Gürtel y Bárcenas

He aquí una coincidencia: los escritos definitivos de Concepción Espejel y Enrique López rechazando su recusación se han conocido ayer al tiempo que el exgerente del Partido Popular de Baleares reconocía en juicio oral, en una sentencia pactada, la financiación de su partido con dinero negro.

Ahora que Espejel y López han dicho su última palabra vale la pena contemplar qué otra cosa podían hacer.

Un jurista amante del cine lo ha comentado en privado antes del escrito definitivo.

—Lo que tienen que hacer es sencillo. Coge la recusación y corre, como en aquella película de Woody Allen [Toma el dinero y corre].

¿Por qué?

El jurista cinéfilo añade:

—Porque se trata de que la sentencia en los casos Gürtel 1999-2005 y Contabilidad B del PP tenga credibilidad. Y no la tendrá. No al menos con Enrique López de ponente.

En su último pronunciamiento, López admite que “el juez sobre el que se duda sobre su imparcialidad es el peor observador objetivo para determinar esta cuestión, cuando estas dudas o recelos no se basan en datos objetivos sino en la apariencia que se ha podido generar”.

Datos objetivos, como las meigas, haberlos, haylos. Otra cosa es que los hechos planteados por la Fiscalía y las acusaciones se incardinen con exactitud en las causas tasadas para la recusación.

En su escrito, la magistrada Espejel señala que el hecho de que María Dolores de Cospedal la llamase Concha en un acto público carece de importancia porque “todos ellos se refirieron siempre a mí llamándome Concha”. Ni este hecho ni otro, a saber, que en la judicatura se la suele llamar Cospejel, contracción de los apellidos Cospedal y Espejel, pueden ser causas de recusación. La magistrada subraya que no tiene “amistad íntima” con Cospedal.

Sin embargo, las relaciones de amistad entre ambos magistrados y dirigentes del PP, sin llegar a demostrarse como íntimas, existen. Y el concepto de intimidad es subjetivo y discutible. La percepción entre no pocos magistrados y magistradas que les conocen desde hace años es que ambos son de confianza del PP cuando no exhiben, en ciertas ocasiones, una conducta de comisarios políticos del partido.

El PP defiende la continuidad de ambos en los dos tribunales previstos. Al PP no le importa la credibilidad o no de la sentencia que vayan a dictar. Tampoco le preocupa que unas sentencias de escasa o nula credibilidad le obligará a llevar sobre sus espaldas ambas causas como rocas, tal como evoca la mitología griega con Sísifo.

La decisión, pues, será del pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Habrá dos ponentes. Y se someterá a votación. Habrá que recordar que “no solo se ha de impartir justicia sino que también se debe ver que se imparte justicia” (Lord Hewart, 1924).

Más información