Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pabellón sin nombre

Una juez paraliza el borrado del rótulo del pabellón Príncipe Felipe en Zaragoza cuando ya lo habían quitado de la fachada principal

El nombre Príncipe Felipe ya ha sido borrado de la fachada principal.
El nombre Príncipe Felipe ya ha sido borrado de la fachada principal.

El pabellón Príncipe Felipe se mantendrá sin nombre hasta que los juzgados resuelvan qué órgano es el competente para cambiarlo. El cartel con el nuevo nombre, el del entrenador José Luis Abós, tendrá que esperar. La titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Zaragoza ha accedido a paralizar de forma cautelar el cambio del nombre, como pedían los concejales del PP. Sin embargo, la decisión judicial ha llegado cuando las letras de la fachada principal del edificio ya habían empezado a desaparecer.

Los concejales del PP presentaron el pasado jueves una demanda para frenar el borrado del nombre Príncipe Felipe, mientras los operarios ejecutaban los trabajos en el pabellón. Cuando se conoció la suspensión cautelar, el rótulo ya había sido borrado. El pabellón de baloncesto ahora tiene la pared en blanco. La jueza escuchó a las dos partes, representadas por sus letrados, y este miércoles ha acordado paralizar el cambio de nombre hasta que haya una sentencia firme.

Luis García Mercadal, abogado del Ayuntamiento, que tiene a Pedro Santisteve como alcalde en representación de Zaragoza en Común, alegó el pasado lunes que el cambio se hizo respetando "escrupulosamente" la legalidad, independientemente de su "mayor o menor legitimidad democrática". Por su parte, Clemente Sánchez Garnica, representante del PP, replicó que no fue así. Pero el lunes solo se dirimía si se fijaban definitivamente medidas cautelares hasta que culmine el proceso contencioso, que —según los abogados— se puede prolongar durante cuatro años.

Además de alegar que no había ofensa porque el Príncipe ya no era tal, sino Rey, García Mercadal sostuvo que el cambio del nombre es "una competencia del alcalde", a pesar de la minoría en el pleno, del 18 de septiembre pasado, cuando obtuvo 19 votos en contra, del PP y PSOE, frente a los 10 de Zaragoza en Común y Chunta Aragonesista (CHA).

García Mercadal también ha aportado documentos que, según su versión, prueban que el Grupo Popular estuvo informado de las decisiones que iba tomando el Gobierno del Ayuntamiento sobre este tema. Aportó, por ejemplo, el acuerdo del pasado 30 de septiembre, por el que comenzaban las labores de modificación en los rótulos del pabellón. El papel fue sellado por el Grupo Municipal del PP cuando lo recibió.

El abogado del PP, Sánchez Garnica, sostiene que no consta la recepción por parte del Grupo Municipal Popular de las diligencias detalladas por el letrado del Ayuntamiento. Y ha recordado los costes que implica el cambio de nombre y el perjuicio a la marca de un pabellón que celebra su 25 aniversario.

El nuevo nombre es una propuesta de la Chunta Aragonesista para cambiarlo por el del entrenador del equipo de baloncesto de la ciudad, fallecido en octubre de 2014 por un cáncer. En el primer pleno del Ayuntamiento de Zaragoza no prosperó la moción del PP que intentaba frenar esa iniciativa, aprobada en el Consejo de Gobierno. Un decreto de alcaldía renombraba el recinto tal y como había propuesto la Chunta en un pleno celebrado en noviembre de 2014, en el que se recogía una iniciativa en las redes sociales que había logrado 15.000 firmas.

El equipo del Gobierno sostiene que es legal hacerlo de esta forma. El alcalde de Zaragoza reconoció este martes en Las Mañanas de la COPE que, de saber el cariz que tomaba esa decisión, "probablemente hubiéramos elegido otro momento y otras formas para llevarlo a cabo, una vez adoptada la decisión en el marco de las competencias legítimas del Gobierno municipal". El alcalde ha lamentado: "Nosotros no podíamos imaginarnos que esto se sacara tan de madre. Es una medida en el ámbito estrictamente deportivo que no tenía más trascendencia".