Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi y Navarra coinciden en la defensa de la “soberanía foral”

Urkullu es el primer mandatario recibido oficialmente por Barkos para "normalizar relaciones"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, este viernes en Pamplona.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, este viernes en Pamplona. EFE

El lehendakari vasco, Iñigo Urkullu (PNV), ha visitado por segunda vez el Palacio de Navarra, la sede del Gobierno foral. Lo hizo por primera vez en noviembre de 2013, invitado por Yolanda Barcina (UPN) aprovechando una reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Hoy era de nuevo una presidenta navarra quien le recibía, pero era la primera abertzale que gobierna la comunidad, Uxue Barkos (Geroa Bai). El lehendakari ha sido el primer mandatario recibido de manera oficial por Barkos desde que fue investida el pasado 22 de julio. Elección de la presidenta para “normalizar” las relaciones entre las dos comunidades, tras años “viviendo de espaldas” con los gobiernos de UPN.

Durante los 19 años de gobierno de UPN sólo se produjeron dos encuentros entre lehendakari y presidencia navarra. El de Barcina y Urkullu en 2013 y el que mantuvieron en 2009 el presidente navarro Miguel Sanz y el lehendakari entonces Patxi López (PSE). En aquel encuentro, Sanz y López firmaron un protocolo de colaboración en diversas materias que ahora Barkos y Urkullu quieren impulsar. La más inmediata es la captación de Euskal Telebista (ETB), la televisión pública vasca, en Navarra, una materia congelada desde hace 6 años y que ambos mandatarios consideran que “es de sentido común”, por proximidad geográfica y lingüística y achacaban a la “falta de voluntad política y no a cuestiones técnicas” el que no se cumpliera lo acordado en 2009.

Han citado varias materias de colaboración como la cultural o infraestructuras comunes tanto en el caso de carreteras como en el posible enlace de la alta velocidad ferroviaria entre Navarra y el nudo vasco de salida a Francia. Urkullu y Barkos también trataban la previsible vuelta de Navarra a la “eurorregión” junto a la región francesa de Aquitania, de la que salió durante el mandato de UPN. Barkos también daba “la bienvenida” al concepto de soberanía foral expuesto por Urkullu en el debate de política general del Parlamento Vasco, matizando que lo hace “con la capacidad de cada comunidad”.

La defensa de la singularidad foral de Navarra y Euskadi, sustanciada en el Convenio Económico navarro y el Concierto vasco, era el punto más destacado por ambos, temerosos de un “proceso recentralizador” mediante una posible reforma de la Constitución por parte del PP. “No se trata de un frente común, pero sí de estar ojo avizor en un tiempo político convulso”, señalaba Urkullu, que apostaba por una “defensa proactiva” de la capacidad económica de Euskadi y Navarra. Ambas comunidades tienen autonomía fiscal prácticamente plena y acuerdan un canon anual con el Ministerio de Hacienda en concepto de los servicios que el Estado presta en sus territorios.