Las universidades ofrecen las camas de sus residencias para refugiados

La conferencia de rectores españoles aprueba recomendaciones para atender a los asilados, como la ayuda a homologación de títulos

 Refugiados llegando el martes a la estación de tren de Düsseldorf (Alemania).
Refugiados llegando el martes a la estación de tren de Düsseldorf (Alemania). MAJA HITJI (EFE)

La búsqueda de soluciones a la crisis de los refugiados sirios ha llegado también a las universidades españolas. La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha aprobado una declaración oficial en la que animan a los campus a facilitar el acceso a alumnos y docentes universitarios refugiados.

Los rectores proponen acoger a los refugiados universitarios en sus residencias, proporcionar servicios de asesoramiento legal, psicológico o sanitario, entre otros, promover acciones de voluntariado o dar soluciones a los problemas de acceso a las universidades, además de facilitar becas "en los casos en los que ello fuera posible". En un acuerdo del comité de internacionalización y cooperación de la CRUE, firmado este jueves, señalan también que los campus podrán situar los países en conflicto como prioritarios en materia de cooperación.

Universidades como Salamanca o Zaragoza prevén ofertar camas en sus residencias para estudiantes refugiados. Otras, como la Universidad de Valencia, quieren dar asesoría legal a los migrantes. La Complutense, la universidad presencial más grande de España, pretende ofrecer ayuda psicológica y académica. Los alumnos originarios de Siria podrán acudir a clase como oyentes y van a intentar encontrar la fórmula para que continúen sus estudios en sus campus, informa Elisa Silió.

De momento, han abierto el debate y falta concretar medidas, aunque desde la CRUE destacan que es la primera vez que hacen un pronunciamiento de este tipo que implique al conjunto de universidades públicas y privadas españolas.

Abogados voluntarios para los refugiados

Más de mil abogados españoles especializados en materia de inmigración y asilo se han inscrito ya en el Registro creado por el Consejo General de la Abogacía Española para prestar asistencia jurídica a los miles de refugiados que están llegando a las fronteras de Europa huyendo de la guerra en sus países, procedentes en su mayoría de Siria.

Este registro se pondrá a disposición de las autoridades españolas y de la UE para abordar la asistencia jurídica de potenciales refugiados y personas desplazadas. Además, estos letrados, que no recibirán ninguna remuneración a cambio, estarán disponibles para las necesidades que puedan surgir en los hotspots (puntos calientes europeos) para colaborar in situ con los abogados y autoridades de los países afectados si así lo demandasen.

El Consejo General de la Abogacía Española ha asegurado que en los Colegios de Abogados de España tienen capacidad 'de sobra' para atender las peticiones de asilo de los cerca de 18.000 refugiados que deberá acoger España.

"Es muy importante esta declaración institucional y ahora debemos trabajar dentro de la legalidad vigente", explica Daniel Hernández, rector de la Universidad de Salamanca y presidente de la comisión sectorial de CRUE de internacionalización y cooperación.

Por ejemplo, los refugiados que han abandonado Siria huyendo del régimen de Bachar El- Asad previsiblemente no habrán abandonado sus casas con sus documentos universitarios encima. "No tienen certificaciones de bachillerato, ni las tienen ni las pueden tener. Estrictamente hablando no podríamos acogerlos, pero podemos hacer un esfuerzo de trabajo e imaginación", añade Hernández, que pide colaboración al Ministerio de Educación para la homologación o acreditación de títulos y considera que este aspecto supone "poner el dedo en la llaga". "Son problemas complejos. ¿Hasta qué punto las universidades deben confiar en declaración jurada no basada en evidencia documental —que es imposible de obtener— sin perjudicar a los que sí lo pueden acreditar?", explica el rector de Salamanca.

El ejemplo de Haití

"Nos encontramos ante un cambio de paradigma en las crisis humanitarias en Europa", añade Guillermo Palao, presidente del grupo de trabajo de Cooperación Universitaria al Desarrollo y vicerrector de la Universidad de Valencia. Palao recuerda las actuaciones que se pusieron en marcha desde los campus tras el terremoto que asoló Haití. "Las universidades respondieron con un programa de becas para estudiantes haitianos que aún sigue vigente", explica.

En aquella ocasión, el camino fue más sencillo porque colaboraron con las universidades haitianas. En Siria, un país sumido en un conflicto bélico, hacen falta soluciones "muy imaginativas", añade.

La CRUE ha presentado este miércoles su primera Guía de Buenas prácticas en Materia de Cooperación al Desarrollo ayuda al desarrollo, que analiza 41 experiencias de 28 universidades. Las universidades, según este informe, destinaron 10,3 millones a la cooperación en 2014. Han mantenido su ayuda en los años de crisis, con una subida del presupuesto de un 4% entre 2013 y 2014. Los esfuerzos se destinaron principalmente a acciones en América Latina (33%), África (17,9%) y un 41,2% a acciones transversales en distintos países en vías de desarrollo.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS