Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lesmes avisa a Mas: “Fuera de la ley solo hay frustración”

El presidente del Tribunal Supremo afirma que la "ruptura unilateral" de la convivencia "supone traspasar los límites de la honestidad democrática"

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, avisó ayer, sin nombrarlo, a Artur Mas de que "al margen de la ley no hay libertad, no hay democracia, solo espejismos y, en definitiva, frustración". En su discurso de apertura del año judicial, un acto presidido por el Rey, Lesmes recordó que los jueces están "obligados a garantizar que la ley sea respetada" como "condición existencial de la propia democracia". Las frases eran una alusión indirecta pero inequívoca al proceso soberanista encabezado por el presidente catalán.

El presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial no escondió sus advertencias implícitas a Mas en medio de su discurso, el más solemne de cuantos pronuncia cada año. Lesmes las colocó al principio de su alocución, donde la atención del auditorio es máxima: "La ruptura unilateral de unos valores de convivencia, fraguados por todos, desde el consenso, supone traspasar los límites de la honestidad democrática consustancial al Estado de Derecho", afirmó.

El máximo representante de los jueces y magistrados españoles recordó que "ningún poder público puede anteponer para la resolución de conflictos el designio particular, por muy justo que pueda parecer, sobre aquellas soluciones que sean expresión de la voluntad de la mayoría plasmada en la ley".

La sujeción al ordenamiento jurídico constituyó el eje de los argumentos de Lesmes. "Es la ley la que establece los derechos, obligaciones y responsabilidades de los distintos intervinientes, la que impone la necesaria observancia y regularidad de los procedimientos que han de seguirse, la que recoge las garantías cuyo respeto es obligado y la que, en definitiva, autoriza la solución impuesta", recordó. Tras afirmar que fuera de la ley no hay democracia ni libertad sino solo "frustración", el presidente del Supremo remachó: "La idea de que la ley solo desde la ley se cambia es un legado de nuestra historia reciente que conviene no olvidar".

Las referencias —nunca expresas pero siempre claras— en el acto solemne al proceso soberanista catalán también estuvieron presentes en el discurso de la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal. En su caso, la representante del ministerio público las reservó para el final de su intervención ante el Rey, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la cúpula de la judicatura. Madrigal se refirió a la "fortaleza de nuestro sistema constitucional" con la vista puesta en las elecciones autonómicas catalanas del próximo 27 de septiembre, que los partidos soberanistas plantean como un plebiscito sobre la independencia.

La Fiscal General del Estado ha reclamado que las investigaciones que llevan los jueces recaigan en el ministerio público

En un párrafo dedicado a la "necesidad de evitar la instrumentalización política de la Justicia", Madrigal afirmó que el sistema constitucional "aunque sometido a tensión y contradicciones, no solo permanecerá sino que prevalecerá". La fiscal general añadió: "Este pronóstico no se basa en la fe o el voluntarismo sino en la fuerza que confieren a las empresas humanas la razón, la apertura a la crítica y el Derecho".

"Ensoñación"

La situación en Cataluña ante el 27-S protagonizó las conversaciones en los corrillos posteriores al acto solemne de apertura del año judicial. Fuentes del Ministerio de Justicia afirmaron que el Gobierno está convencido de que "en ningún caso" Cataluña declarará su independencia tras las elecciones del 27 de septiembre ya que, a su juicio, carece de apoyo social, político y jurídico para hacerlo. Altos cargos del departamento calificaron de "ensoñación" el proceso soberanista liderado por Artur Mas, según informa Europa Press.

La Abogacía del Estado no está trabajando actualmente en ninguna querella ante un escenario secesionista. Mientras tanto, el PP centra su acción en la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que contempla medios coercitivos como apercibimiento o multa y, llegado el caso, puede sancionar con la suspensión de las funciones a quien desoiga las resoluciones del alto tribunal.

El Ejecutivo apuesta por que los partidos "constitucionalistas" hagan "pedagogía" y expliquen a los ciudadanos las consecuencias que tendría este proceso. De hecho, los dirigentes del PP han multiplicado sus apariciones y los conservadores han trasladado este año su Escuela de Verano a Lloret de Mar (Girona).

El Gobierno cree que las fuerzas independentistas no tendrán una mayoría absoluta y recuerdan que tampoco han concretado si separarán a Cataluña de España con una diferencia de un voto en la próxima cita electoral, con una posible mayoría de número de escaños pero no de sufragios, o qué día y de qué forma lo harán tras la constitución del nuevo Parlamento, para cuando ya estará vigente la reforma del Constitucional, advierten.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información