Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía incluye el acoso en un plan contra la violencia machista

Los casos de prostitución, trata y abusos laborales forman parte de un nuevo protocolo

La consejera de Salud andaluza, María José Sánchez Rubio, (en el centro) durante la presentación del protocolo en Sevilla. Ampliar foto
La consejera de Salud andaluza, María José Sánchez Rubio, (en el centro) durante la presentación del protocolo en Sevilla.

El objetivo es situar a la víctima de violencia de género como protagonista de sus decisiones de futuro y crear seguridad en su entorno tras interponer las denuncias para que no sean retiradas. La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía ha propuesto este lunes un nuevo protocolo de actuación que incorpora la participación activa de la mujer (PIASP / VG) en el procedimiento de trabajo que se activa tras denunciar los casos y que se ejecutan con asesoramiento de los profesionales de las instituciones públicas que trabajan en su seguimiento. "Es poner en primera persona a la víctima, que ella se sienta protagonista de la solución del problema y que esté segura tras poner la denuncia, que no tenga miedo. Con este protocolo, la mujer deja de ser un sujeto pasivo", ha declarado este lunes la consejera del ramo, María José Sánchez Rubio, en Sevilla antes de presentar la plataforma de trabajo a las asociaciones de mujeres, que han participado en la redacción del plan.  

Como novedad, en este programa se incluye el trabajo especializado con las víctimas de violencia de género en casos de prostitución, trata de personas, acoso laboral y abuso sexual, una protección que ya está prevista en la ley andaluza, (aunque no en la española), pero cuyo tratamiento especializado no estaba previsto en los planes de actuación para la intervención con las mujeres. "De esta forma se amplían las intervenciones", ha matizado la consejera, que ha dicho que debería ampliarse la consideración de víctima de violencia de género a las personas relacionadas con el entorno de las mujeres, tras lo que ha propuesto una revisión de la actual ley de violencia de género andaluza. "Hay que abrir el espacio de la violencia de género a otras situaciones", ha declarado en referencia al reciente crimen en Cuenca, en el que el hombre ha matado a su expareja y a su amiga. 

El protocolo, que cuenta con financiación europea y noruega, incorpora una guía dirigida a los profesionales para sistematizar la intervención con las víctimas, en la que se tendrá en cuenta el estado emocional de la mujer, su red de apoyo, el nivel de dependencia; o factores de vulnerabilidad como discapacidad o minoría de edad para su tratamiento. "Es procurar conseguir que encuentren la confianza en las instituciones y que sean conscientes de los recursos que se ponen a su disposición para que no den ningún paso atrás", ha añadido María Ángeles Sepúlveda, directora general de Violencia de Género.

En lo que va de año han fallecido en España 26 personas por violencia machista, una cifra que Andalucía abandera con siete de ellas, un dato que la consejera ha calificado de "terrible". "Queda mucho camino por recorrer en este ámbito y gran parte de él en la prevención", ha detallado Sánchez Rubio, que ha considerado un error retirar las campañas de concienciación contra la violencia de género durante el verano.