Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia prohíbe un homenaje a un etarra en un pueblo de Navarra

El juez entiende que el acto de Arazuri busca honrar al preso de ETA Domingo Varea

El juez de la Audiencia Nacional Juan Pablo González ha prohibido un acto en las fiestas de Arazuri, concejo del municipio navarro de Cendea de Olza, a diez kilómetros de Pamplona, al entender que se trata de un “claro homenaje” al miembro de ETA Domingo Varea Echevarría. El acto consiste en un salir de pintxos y de poteo en homenaje a los “presos vascos”, terminología con la que la izquierda abertzale se refiere a los reclusos de ETA y sus entidades afines.

En su auto, notificado este viernes, el magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional, solicita que se informe de la resolución a la policía foral de Navarra y a la Guardia Civil, al fin de que se cumpla con la prohibición. Y hace responsable de los delitos que puedan producirse al presidente del Concejo, Ander Elizagarain.

El magistrado argumenta que a diferencia de otras “convocatorias reivindicativas” que “se limitan a defender la aproximación o el agrupamiento de los presos terroristas”, en este caso, “existen elementos adicionales” que permiten considerar “con alto grado de probabilidad” que se produzca un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El juez ve significativo que “entre los convocantes del acto” se encuentre el movimiento Herrira, de apoyo a los presos de ETA, colectivo sobre el que pesa una medida cautelar de suspensión y cese de actividad. El logotipo de esta organización aparece en la convocatoria del “pintxopoteo”.

González también tiene en cuenta la reseña “represaliados a casa” y la fotografía del recluso que figura en los pasquines de la convocatoria. “Es claro que lo que se pretende realmente es homenajear su figura, y justificar sus acciones, al presentarlo como un represaliado, lo que no es admisible pues en España no hay ni presos políticos ni represaliados”, escribe el magistrado en el auto de prohibición del acto. Reivindicar públicamente la figura de Varea, afirma el juez, “en sí mismo constituye humillación, deshonra y vulneración de la memoria y dignidad de las víctimas de la banda terrorista”.