Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Reformar la Constitución ha durado un fin de semana de verano”

La oposición en bloque critica que el PP renuncie a plantear una propuesta de reforma

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, antes de su intervenció Ampliar foto
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, antes de su intervenció

La oposición al completo ha reaccionado hoy con críticas unánimes al anuncio del PP de que no incluirá finalmente una propuesta de reforma constitucional en su programa para las elecciones generales de fin de año. Contraviniendo los usos políticos acostumbrados, el Gobierno lanzó el globo sonda empleando a su portavoz de más rango, y lo pinchó con uno con menos galones: fue Mariano Rajoy quien abrió la posibilidad de cambiar el texto fundamental tras su audiencia veraniega con el Rey, y fue Pablo Casado quien anunció el lunes que esa opción no sería finalmente contemplada en el programa electoral. Como dijo Pere Macias, portavoz de Convergència en la Cámara Baja: "Parecía que se abría una puerta, pero ha durado un fin de semana de verano".

El PP abrió la puerta de los cambios en la Constitución cuando se hizo público que Ciudadanos y PSOE habían formado sendos grupos de expertos para proponer reformas en su texto. Con el debate instalado en el centro de la actualidad por las reclamaciones de los nacionalistas y la búsqueda de un encaje en España para Cataluña, Andrea Levy, la vicesecretaria de Estudios y Programas del partido, estableció la reforma constitucional como una de los asuntos a abordar en la siguiente legislatura. Ese impulso, sin embargo, no ha alcanzado para que el programa electoral del PP recoja propuestas, aunque el Ejecutivo no cierra la puerta a afrontarlas en el futuro.

"Es una vergüenza", ha dicho Antonio Hernando, el portavoz en el Congreso del PSOE. "No es posible que se anuncie una reforma y que quince días después se cambie de criterio. Es impresentable, es la ley fundamental, no se puede cambiar de opinión en 15 días", ha enfatizado. En esa línea se han expresado sus homólogos de otras formaciones. Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz de Unió, ha hablado de "las marchas atrás del PP". Rosa Díez, representante de UPyD, de una decisión "propia de un Gobierno sin cabeza ni criterio, que va a golpe de encuesta y en modo alguno piensa en los españoles". Joan Tardá, de ERC, ha sido aún más rotundo: "No vamos a intentarlo nunca más. Nosotros vamos a ejercer el derecho a decidir. No vamos a perder más tiempo en reformas constitucionales que nunca llegarán porque nunca van a aceptar que las distintas naciones del Estado español tienen derecho a la autodeterminación. Tendrían que volver a nacer y aun así dudo que lo aceptaran".

El PP, por su parte, ha defendido la coherencia de su propuesta. "No hay marcha atrás es el discurso que hemos mantenido siempre, no somos el partido de la revolución, somos el de las reformas; no somos un partido hipocondríaco, sino estable", ha dicho Rafael Hernando, el portavoz del PP, que no llegó a formar su propio grupo de expertos. "Lo que no vemos ahora es un panorama de acuerdo. Unos y otros proponen reformas para debilitar la Constitución o volver al pasado. Unos para volver a la República otros para destruir España y la soberanía constitucional. Nosotros no estamos en ese debate. Ahora, que se puedan hacer reformas en el futuro, no lo descartamos. Sin embargo, no vemos que haya ese clima".