Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís apoya que se cancelara el concierto del cantante judío Matisyahu

Organizaciones judías rechazan que un festival suspendiera la presentación del artista

Matisyahu en Nueva Yok, en marzo. Ampliar foto
Matisyahu en Nueva Yok, en marzo. WireImage

Organizaciones que representan a comunidades judías en España y el exterior han rechazado este lunes que el Rototom Sunsplash, un festival de música que se celebra en Benicàssim (Castellón), haya cancelado el concierto del cantante judío estadounidense Matisyahu por no haberse pronunciado sobre el conflicto Israel-Palestina. Compromís per Castelló ha sido uno de los grupos que ha alentado la suspensión de la presentación porque el evento, más que un festival, “es un espacio de reflexión, paz y solidaridad”.

Compromís per Castelló se sumó a una campaña local de presión que pedía a los organizadores que exigieran al cantante un pronunciamiento público a favor de las resoluciones del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas que solicitan el fin de la ocupación palestina. Un grupo autodenominado BDS País Valencià —siglas que aluden al boicot, desinversión y sanción a Israel dentro de una iniciativa internacional— criticó la participación del cantante en el festival y, a través de una campaña en Internet y las redes sociales, pidió que se anulara el concierto, como decidieron finalmente los responsables del Rototom.

El portavoz de Compromís per Castelló, Ignasi García, firmó un comunicado en el que se pedía al artista estadounidense que hiciera pública su opinión sobre el retorno del pueblo palestino y, “en definitiva, del apartheid al que el pueblo palestino está sometido hoy en día”. García defiende su postura indicando que el Rototom es más que un festival de música. “Es un espacio de reflexión, transformación, paz y solidaridad, en el que hay que ser tolerante, pero al mismo tiempo decidido con la defensa de los derechos humanos y de los pueblos y poner las líneas rojas que no podemos traspasar”.

El portavoz de la coalición, que gobierna en la Generalitat Valenciana junto a los socialistas, insiste en que su formación respeta la libertad de expresión, que entiende la libertad artística y que la ideología política no debería de ser motivo de censura. “Pero el festival va más allá de la música y no aceptamos como normales algunos comportamientos”, agrega.

La Diputación de Castellón subvenciona el festival de música con aproximadamente 90.000 euros, según el diputado de Turismo, Andrés Martínez (PP), que ha señalado a este diario que su formación, que dirige la institución provincial y el Ayuntamiento de Benicàssim, no valora la polémica. “El festival trabaja con independencia y no entramos en el fondo de la cuestión”.

Boicot al cantante

  • BDS País Valencià es un movimiento que promueve el boicot a Israel como defensa del pueblo palestino. El grupo calificó como una “victoria de Palestina, de la solidaridad y la dignidad” la censura a Matisyahu.
  • El festival aseguró en un comunicado que condena “enérgicamente” a la asociación que promovió el boicot contra el cantante “por el extremismo de sus tonos y de sus razonamientos”.

La Consejería de Cultura del Gobierno Valenciano asegura que desconocía la campaña y la cancelación del concierto. “Con todo el respeto hacia el artista, no sabemos qué ha pasado”, ha señalado este lunes un portavoz de Cultura.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Benicàssim pedirá explicaciones al director del Rototom Sunsplash, Filippo Giunta, cuya comparecencia está prevista para los próximos días, “aunque por otros motivos”, según Adolf Piquer, secretario general del PSOE en Benicàssim. “Entendemos que no es una decisión que ha partido del director, sino de grupos de presión externos. No hemos valorado el asunto desde el punto de vista político, pero sí es cierto que no nos gusta que haya sospechas sobre una supuesta coacción de la libertad de expresión y por eso vamos a preguntar más detalles”, añade Piquer.

Matisyahu no tiene pasaporte israelí y la Embajada de Estados Unidos en España analiza si iniciará acciones por lo ocurrido. El portavoz del Ministerio de Exteriores de Israel, Emmanuel Nahshon, rechazó la campaña de BDS País Valencià. “Siempre dijimos que BDS no tenía conexión con la cuestión palestina o los asentamientos, sino que no era más que odio al judío”, expresó Nahshon, que añade que lo sucedido “desenmascara la naturaleza antisemita del movimiento”, según publica The Jerusalem Post.

Acciones legales

La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) estudia acciones legales contra el festival con base en el artículo 510 del Código Penal, que castiga con entre uno y cuatro años de cárcel y multa a quienes públicamente promuevan al odio, discriminación o violencia contra un grupo o una persona por motivos racistas, antisemitas u otros. “¿Por qué no le han pedido a otro cantante su posicionamiento con respecto a otras cuestiones como las ejecuciones sumarias en Siria o las ejecuciones de homosexuales en Irán? Matisyahu es americano, pero como es judío le piden que se pronuncie”, lamentó Isaac Querub, su presidente. “Si te invitan a una fiesta privada, vale: te reservas el derecho de admisión. Pero si te invitan a un evento organizado con fondos públicos es otra cosa”.

Ante las críticas, Filippo Giunta ha emitido este lunes un comunicado en el que asegura haberse encontrado entre “dos extremismos”: por un lado, por “una asociación que no atiende a razones y que trata todo con un o con nosotros o contra nosotros”; y por otro, un artista que, frente la “simple y legítima pregunta de condena de la guerra como instrumento de resolución de los conflictos (de todas las guerras) ha evitado repetidamente responder”. Giunta ha insistido en que no ha dicho “no” a Matisyahu como judío, sino que “simplemente” el festival consideró “inadecuado” albergar algo que habría generado un conflicto”.

El Congreso Mundial Judío condena la decisión

El Congreso Judío Mundial y el Comité Judío Estadounidense, dos de las mayores organizaciones de judíos, ambas con sede en Estados Unidos, condenaron la decisión del Rototom Sunsplash de cancelar la presentación del artista judío Matisyahu, prevista para el sábado.

A través de un comunicado, el Congreso Judío Mundial —WJC, por sus siglas en inglés— expresó su “indignación” y “absoluta perplejidad” por lo ocurrido. El presidente de la organización, Ronald Lauder, dijo que se trata de una medida “antisemita” y pidió a las autoridades españolas que “condenen este triste incidente y adopten las acciones apropiadas contra sus responsables”.

Lauder añadió que Matisyahu no solo tiene el derecho de expresar sus opiniones, sino también el de no compartir los puntos de vista que le “impusieron” los organizadores del Rototom Sunsplash.

El presidente del Congreso Judío pide a las autoridades españolas que presionen para que se admita la participación del músico o que retiren la asistencia económica que recibe el festival.

El Comité Judío Estadounidense —conocido por sus iniciales en inglés, AJC— cuestionó en su cuenta en Twitter la decisión del festival. El grupo afirmó que Matisyahu había sido “desinvitado” por la presión del BDS, “lamentable en una democracia y que suscita dudas sobra la libertad artística”.

Más información