Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Otro intento educativo; ahora Ciudadanos

La educación en España vive atrapada en una especie de debate circular, con ideas que se repiten una y otra vez

La educación en España vive atrapada en una especie de debate circular, con ideas que se repiten una y otra vez sin que nadie encuentre la manera de ponerlas en marcha. La propuesta educativa de Ciudadanos, que ayer presentó en Madrid el líder del partido, Albert Rivera, contempla multitud de ellas. La primera es la del gran acuerdo que dé estabilidad a un sistema con graves carencias que asoman por el abandono educativo temprano o la cantidad de titulados superiores que trabajan en puestos por debajo de su cualificación. “Un Pacto Nacional por la Educación que mire a una generación —no a una legislatura o a un Gobierno—, y que garantice un sistema educativo de calidad para todos”, sostiene Ciudadanos.

Un enunciado muy parecido al de otros intentos que han fracasado. El más reciente, el impulsado por el último ministro socialista del ramo, Ángel Gabilondo, se frustró en el último momento, a pesar de que era un acuerdo de mínimos y que el PSOE había hecho concesiones muy criticadas por la izquierda. Así que la cuestión es: muy bonito, pero ¿cómo?, ¿con qué dinero?, ¿cómo se pone de acuerdo a la Iglesia católica con los defensores de una escuela laica?, ¿a autonomías con todas las competencias educativas y Gobiernos contrarios?

La pregunta se puede trasladar a la mayor parte del programa educativo de Ciudadanos. Por ejemplo: que los hijos de familias desfavorecidas puedan acceder a la educación antes de los tres años (numerosos estudios internacionales han dicho que esta es una de las mejores maneras de asegurar la igualdad de oportunidades); libros de texto accesibles y nada de cuotas en los colegios concertados que, agazapadas y consentidas bajo el epígrafe de “voluntarias”, dejan a muchos fuera de estos centros; educación plurilingüe (que los alumnos aprendan en varios idiomas, patrios y extranjeros); reducción al mínimo la repetición de curso (un recurso caro e ineficaz, según la OCDE); fomento de una FP mucho más práctica y ligada a la empresa... Para la Universidad, habla de medidas contra la burocracia y la endogamia que ahogan el sistema, financiación por resultados, y tasas que, si se suben, deben ir acompañadas de más becas… También se ha intentado multitud de veces, y con escaso éxito, cambiar la selección de profesorado, tanto en las escuelas y los institutos como la Universidad, para que entren los mejores y luego premiarles (o castigarles) durante su carrera para que no llegue el apoltrone junto a la plaza de funcionario.

Desde Gobiernos del PSOE, del PP o desde ambos se han intentado (o al menos enunciado) buena parte de las propuestas de Ciudadanos. Muchas de ellas estarán también, sin duda, en los programas de otros partidos. Habrá que ver si el de Rivera —que dijo que condicionará su apoyo a cualquier Gobierno a que acepte su programa educativo— tiene más suerte.