Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional revisará un crédito de 856 millones para armas

El alto tribunal admite a trámite el recurso del PSOE contra el decreto ley de mayo

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso interpuesto por el Grupo Socialista contra el decreto-ley del pasado 14 de mayo que concede créditos extraordinarios al Ministerio de Defensa por valor de más de 856 millones, de los que 846,4 servirán para atender al pago de los denominados Programas Especiales de Armamento (PEA,s), mientras que los otros 10 se destinan al plan de municionamiento y a la remodelación del hospital militar Gomez Ulla de Madrid para atender a infectados por ébola. Ya el año pasado el Constitucional admitió la impugnación del decreto-ley que concedía 883 millones con el mismo objetivo, aunque aún no ha dictado sentencia, por lo que el PSOE pedirá que se acumulen ambos recursos, según su portavoz, Diego López Garrido.

Los socialistas consideran una “burla al Parlamento” que se recurra a la fórmula del decreto-ley –reservada para casos de “extraordinaria y urgente necesidad”-- para aprobar unos créditos que no solo no responden a imprevistos sino que responden a un calendario pactado hace tiempo con la industria, por lo que se deberían incluir en los presupuestos ordinarios de Defensa. De hecho, el peso de estos créditos es tan grande (suman 4.389 millones desde 2012) que desvirtúan el debate sobre el presupuesto del ministerio, según López Garrido.

Las empresas de Defensa han expresado su inquietud por la inseguridad jurídica que genera la disputa legal en torno a estos créditos extraordinarios, ante la posibilidad de que el Constitucional pudiera en el futuro declarar nulos los pagos y obligar a su devolución. El Gobierno ha optado por convalidar en el Congreso los decretos-leyes que aprueban estas partidas, pero ello no ha impedido la admisión a trámite de los recursos.

El coste de los Programas Especiales de Armamento (PEA,s), iniciados en los años noventa, ronda los 30.000 millones de euros e incluyen los principales sistemas que han servido para modernizar las Fuerzas Armadas, desde el caza Eurofighter al carro de cambate Leopardo, el helicóptero de ataque Tigre, la fragata F-100 o el submarino S-80.