Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
elecciones catalanas 27-S

Rajoy busca otro candidato del PP catalán a dos meses del 27-S

Alicia Sánchez Camacho ha transmitido al presidente y al partido "cansancio y hartazgo"

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez Camacho, y el portavoz de su formación, Enric Millo, este jueves. Ampliar foto
La presidenta del PPC, Alicia Sánchez Camacho, y el portavoz de su formación, Enric Millo, este jueves. EFE

Mariano Rajoy busca in extremis un nuevo candidato que encabece las listas del PP catalán a apenas dos meses de las elecciones autonómicas, aún no formalmente convocadas para el 27 de septiembre. La actual presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, ha transmitido a Rajoy y a la dirección del PP un "cierto cansancio" vital y político con sus actuales responsabilidades en Cataluña y el partido planea ya su ubicación en las listas al Congreso o en un puesto en Madrid y la nominación de su sustituto.

El PP aún no tiene candidato para las elecciones autonómicas catalanas, que se han convertido en un eslabón clave en medio del camino y de la campaña de Rajoy para las generales, programadas, en principio, para finales de año. La actual líder regional del partido, Alicia Sánchez-Camacho, presidenta desde marzo de 2008, ha manifestado en persona a Rajoy varias veces y a responsables nacionales del PP su "hartazgo" personal y también su "hastío" ante la situación que vive a diario en Cataluña, en su escenario político e incluso en la vida habitual del Parlamento autonómico. Sánchez-Camacho lleva meses trasladando ese problema y no solo en las últimas semanas, tras el tremendo varapalo sufrido en las urnas municipales el 24 de mayo.

Rajoy y los dirigentes nacionales del PP son conscientes de la situación y se han puesto a estudiar y analizar las distintas opciones posibles para relevar a Sánchez Camacho con tan poco tiempo. Se prevé que el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, firme su decreto de convocatoria de elecciones autonómicas el 3 de agosto con la fecha del 27 de septiembre. El PP pensaba proclamar a su candidato en torno a esas fechas, aunque ahora no se sabe si ese plan se podrá cumplir.

La actual dirigente del PP catalán volvió a insistir en su demanda de dejar la política catalana tras el batacazo sufrido el 24-M en las municipales en Cataluña. El PP perdió más de 130.000 votos y el 54% de sus concejales. De los cuatro Ayuntamientos donde gobernaba se quedó solo en uno: Pontons, con 477 habitantes y donde logró cuatro ediles por tres de CiU. Camacho, que en su primera competición en las urnas autonómicas en 2010 logró el mejor resultado alcanzado nunca por el PP catalán, 18 diputados, mejoró ese balance en 2012 con 19 escaños. Ahora se enfrentaba a un escenario muy distinto.

Todas las encuestas vaticinan un pésimo registro para el PP catalán, probablemente en última y octava posición en el futuro Parlamento entre todos los partidos con representación, y, aún peor, por debajo de Ciudadanos, su competidor en el mismo ámbito ideológico, lo cual es un indicador preocupante para los intereses políticos del propio Rajoy. Sánchez-Camacho también ha comunicado ese negro pronóstico a Rajoy y al PP. Cuando Rajoy expresó su intención de ejecutar algunos cambios en el partido y en el Gobierno como consecuencia del fracaso del 24-M, distintas fuentes del PP apuntaron la posibilidad de que Sánchez-Camacho se incorporase al Ejecutivo o fuese destinada para reforzar el equipo de Dolores de Cospedal en la sede central del partido, en Génova 13.

Camacho y Cospedal no tienen una mala relación. De hecho, días antes de llevarse a efecto la minicrisis, Sánchez-Camacho se reunió con Cospedal para promocionar el nombre de Andrea Levy, su secretaria de Estudios y Programas en Cataluña, para un cargo en la cúpula nacional. Un ascenso que al final ocurrió, aunque luego resultó que Levy tenía más padrinos políticos, entre otros Jorge Moragas, actual jefe de campaña y de Gabinete de Rajoy en el PP y en La Moncloa.

Rajoy, al final, no practicó todos los cambios que tenía inicialmente previstos, como concluyen ahora varios ministros y dirigentes del partido, y Sánchez-Camacho, además, no entró entre los nuevos nombres y caras a promocionar para esta etapa final de la campaña. Pero el presidente del Gobierno y la dirección nacional del PP mantienen una "alta consideración" hacia la labor de la política catalana y es seguro que será acogida en un cargo en Madrid o con una posición principal en las listas al Congreso por Barcelona.

Ni nominación ni acto

La crisis que podría suponer el relevo de Sánchez-Camacho, ahora con tan poco margen, lleva rumiándose algunos días, especialmente en círculos próximos al partido en Cataluña. El pasado domingo, el diario La Vanguardia publicó una información asegurando que Rajoy había ratificado la nominación de la actual presidenta y que esta se iba a producir el pasado lunes durante una reunión especial del Comité Electoral Nacional, que, por otra parte, preside la propia Camacho desde el último congreso del partido en Sevilla. La información añadía que este próximo sábado se organizaría un acto público aunque no oficial con su proclamación, al que sin embargo no asistiría Rajoy, pese a que no tenía ninguna actividad programada en su agenda oficial.

No hubo reunión del comité electoral el lunes, Sánchez-Camacho no fue nominada y no habrá ningún acto mañana sábado. Rajoy ha dado orden de frenar las prisas, repensar la situación y buscar otra alternativa. Tampoco se entendería que Rajoy no acudiese a respaldar en público la nominación del candidato de su partido en Cataluña en estos momentos.

La presidenta del PP catalán evitó este jueves precisar si quiere repetir como candidata y afirmó que a ella le gustar hacer "lo mejor" para que su partido obtenga "el mejor resultado en Cataluña y por supuesto en toda España" y con la mayor lealtad a Rajoy. Preguntada si prefiere ser diputada en el Congreso o en el Parlament recordó que ya ha estado en ambos y precisó que estará "donde tenga que estar", por "responsabilidad", a pesar de que considera "muy difícil" convivir en la Cámara catalana con políticos que están "alejados de lo que ocurre".