Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Ahora lideramos la creación de empleo pero sin ocurrencias”

El presidente del Gobierno presume de los datos históricos y de récord de la EPA porque no son "coyunturales sino estructurales"

Mariano Rajoy durante su intervención.

El presidente Mariano Rajoy no ha tardado ni media hora en comparecer públicamente para presumir de los datos históricos, de récord, que reflejó la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2015. El jefe del Gobierno español valoró que "el giro de 180 grados" en la creación de empleo que se empezó a constatar justo ahora hace un año "no fue coyuntural" sino que obedecía a una "mejoría estructural" con el mejor dato de la serie histórica de creación de 411.800 puestos de trabajo que ratifica que si en 2014 se iba "por el bueno camino" en 2015 se va "cada vez más rápido". Rajoy ensalzó que ese balance "excelente" refleja que España ha pasado durante su mandato de ser líder en Europa en generación de paro a encabezar ahora ese ranking en registrar nuevos empleos.

Rajoy se felicitó de que esos puestos de trabajo que ahora se producen en España se comprueban en todos los sectores productivos, en todas las edades y sectores de la población, entre hombres y mujeres, sin grandes distinciones entre las diversas autonomías, y, además, casi en su práctica totalidad en las empresas privadas. Ese optimismo del presidente del Gobierno lo basó en una descripción detallada y pormenorizada de la última EPA, que se conoció justo cuando Rajoy entraba esta mañana en el hotel Palace de Madrid en unas jornadas de empleo convocadas por el diario La Razón. Rajoy agradeció "lo pertinente" de ese foro.

El Gobierno y el PP se desplegaron casi en pleno para repetir los buenos mensajes. Tras inaugurar ese foro de empleo, Rajoy y la ministra Fátima Báñez se dirigieron a visitar la Fundación Tomillo con una cobertura solo para medios gráficos. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría reiteró la relevancia histórica del dato y los nuevos vicesecretarios generales del partido tienen previsto conceder justo hoy hasta siete entrevistas.

El líder del PP destacó, entre los distintos datos de la EPA, además del global, que se habían registrado en estos tres últimos meses 513.000 empleos en la tasa interanual, que eso estaba produciendo un efecto sobre la activación de la población con 116.000 "trabajadores desanimados" más incorporados en el último trimestre; con 386.000 hogares más donde todos sus miembros tienen ahora trabajo; y con una caída del paro de 295.600 personas (473.900 en la tasa anual). Eso sí, la cifra que más le entusiasmó y que remarcó sobre las demás es que en 2014 se firmaron en España 200.000 contratos para personas con alguna discapacidad, lo que supone la mayor de la historia.

Todas esas cifras y entusiasmos ante el panorama actual llevaron a Rajoy a la conclusión que quería subrayar desde el inicio de su discurso. El presidente del Gobierno y del PP admitió así que su objetivo desde que llegó a La Moncloa era terminar la legislatura con menos paro que el que heredó de su antecesor, el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy corrobora que ese logro ya está en su poder con 500.000 parados menos ya ahora que en el primer trimestre de 2012. La meta era que a finales de 2015 hubiera en España "más afiliados a la Seguridad Social que al principio, más ocupados y menos en el paro" y Rajoy subrayar que ya "no hay que esperar al final de la legislatura". Ya es así, remachó.

El presidente, como hace habitualmente, añadió eso sí que no hay que regodearse ahora en estos resultados y balances porque aún queda por hacer, porque aún existen familias y personas con problemas en España y porque por tanto "el Gobierno ni es ajeno ni permanece impasible" ante esos lunares. Rajoy defiende por tanto que hay que continuar con la política de reformas apllicada hasta ahora por su Ejecutivo para llegar en el término de la próxima legislatura hasta el objetivo de tener en España 20 millones de personas trabajando, que es el mantra que repite en todas sus intervenciones.

Rajoy aprovechó al final, para desde "el realismo y la humildad", advertir que aunque España "ha pasado de promover la mitad del paro de toda Europa a crear la mitad de empleo" ese camino debe seguir en la misma línea y no se puede ni debe variar. El presidente añadió ahí que ese giro "no obedece a las circunstancias ni a la coyuntura sino que es estructural" porque "las ideas tienen consecuencias". Y finalizó su exposición con las advertencias políticas ya de campaña electoral contra un hipotético voto en las próximas elecciones generales tanto hacia el PSOE como hacia Podemos. El presidente no mencionó a esas formaciones por su nombre sino que prefirió destacar que estos son tiempos ahora de "seriedad y reformas y no para contrarreformas del pasado ni para ocurrencias y parálisis nefastas que llevan a tristes récords de paro". Por si quedaba alguna duda, Rajoy insistió: "No es tiempo de volver al pasado sino de confiar en el futuro, no hay tiempo que perder, hay que evitar frivolidades. El objetivo está en nuestra mano y lo vamos a hacer".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información