La consulta de Podemos dificulta una alianza con Ahora en Común

El partido de Pablo Iglesias pretende cortocircuitar la iniciativa de una candidatura unitaria

La consulta a las bases convocada el viernes por la dirección de Podemos con el objetivo de legitimar la estrategia electoral del partido —concurrir en solitario a las próximas elecciones generales con excepciones solo en algunas comunidades— dificulta el proyecto de convergencia que hace 10 días puso en marcha la plataforma de unidad popular Ahora en Común. Esta iniciativa aún no ha decidido si formará una candidatura y, mientras tanto, intenta organizarse.

El plan de la cúpula de Podemos y el llamamiento de Ahora en Común, plataforma respaldada por cargos de IU, Equo y críticos del partido de Pablo Iglesias, van camino de chocar. La formación emergente quiere concurrir sola, con su marca y logo, a las generales, y su dirección intenta avalar esa decisión con una consulta a las bases que se prolongará hasta el miércoles.

Ese referéndum, convocado por sorpresa, deja muy poco margen a los 375.000 simpatizantes llamados a participar, porque solo pregunta si aceptan una política de pactos territoriales y descarta de partida la hipótesis de una alianza a escala nacional, que es lo que pide Ahora en Común.

Esa iniciativa de unidad popular, que se reivindica como movimiento ciudadano e intenta repetir las exitosas fórmulas de las candidaturas de Ahora Madrid y Barcelona en Comú, ha comenzado a organizarse y ha alcanzado en poco más de una semana más de 25.000 firmas de apoyo. Ahora en Común ha celebrado asambleas en Zaragoza, Sevilla, Valencia y en los próximos días lo hará en Murcia y en Valladolid. Esta noche sus promotores, muchos de ellos activistas próximos al espíritu del 15-M, se reunirán en Málaga, en el gimnasio del Colegio de Miraflores, para poner en marcha los grupos de trabajo.

¿Qué busca Podemos?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La formación de Pablo Iglesias, que celebra su proceso de primarias para decidir el candidato a La Moncloa y las listas al Congreso y al Senado, busca zanjar el debate. Sus dirigentes han recibido una creciente presión, social e interna, desde el lanzamiento de Ahora en Común. Han identificado a la plataforma con IU, aunque no solo sus promotores y el propio Alberto Garzón, aspirante de la federación de izquierdas, rechazan esa tesis, sino que decenas de cargos autonómicos y municipales de Podemos, los más vinculados al 15-M, han respaldado abiertamente a la plataforma.

A esa presión se ha sumado un llamamiento público de 120 artistas y rostros del mundo de la cultura que piden “unidad de las fuerzas del cambio”. Pero Iglesias y su núcleo duro —a los que una proyección electoral elaborada por EL PAÍS a partir de sus resultados en las autonómicas y municipales otorgaría 38 escaños en el Congreso— defienden sin fisuras su estrategia de concurrir en solitario.

¿Qué busca Ahora en Común? Lo que persigue esta iniciativa es precisamente la unidad de las fuerzas alternativas; evitan la palabra “izquierda”. Sus promotores aseguran que quieren “unir, no dividir” y confían en que los dirigentes de Podemos “escuchen este clamor que hay en la calle por la confluencia y la participación”. Con este objetivo seguirán intentando convencer a Podemos de que la suma de fuerzas y la coincidencia programática puede reportar al partido emergente un mejor resultado en las elecciones generales.

¿Por qué Podemos solo avala pactos territoriales?

El pasado jueves Iglesias prometió, en la presentación de su candidatura a las primarias, “generosidad” para “tejer alianzas” e incorporar en la lista final al Congreso un número mayor de representantes de la sociedad. Pero se refería a alianzas exclusivamente territoriales: con ICV en Cataluña, Compromís en la Comunidad Valenciana, Més per Mallorca en Baleares o las Mareas en Galicia. El argumentario de Podemos vincula esta suerte de confluencia a medias a la especificidad de estos territorios, aunque Iglesias busca también aprovechar el tirón el electoral de estas fuerzas y desvincularse en el resto de España de lo que considera un proyecto fallido.

¿Qué puede hacer Ahora en Común?

Esta iniciativa, que aún no tiene un plan fijado, puede convertirse en candidatura sin Podemos, lo que debilitaría el impulso del partido de Iglesias, o renunciar a presentarse a las generales. Alberto Garzón, candidato de IU a la presidencia del Gobierno, se ha mostrado dispuesto a participar en unas primarias de una iniciativa de unidad como esta o similar.

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS