Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos expulsa a 14 concejales y pide que no cobren

El partido culmina su proceso de expansión nacional revocando en total la afiliación de 16 de sus representantes, más que ninguna otra formación

Inés Arrimadas, Albert Rivera y José Manuel Villegas, el domingo en Madrid. Ampliar foto
Inés Arrimadas, Albert Rivera y José Manuel Villegas, el domingo en Madrid.

La dirección de Ciudadanos envió ayer a diez Ayuntamientos la documentación con la que oficializa la expulsión de 14 concejales y solicita su paso al grupo de “no adscritos, con la consecuente pérdida de derechos políticos y económicos previstos en el artículo 73.3 de la LBRL [Ley de bases del régimen local]”.

Los representantes señalados no cumplieron con las órdenes de la Comisión de pactos poselectorales del partido, que marcó como líneas rojas priorizar a la lista más votada en las negociaciones; no llegar a acuerdos con partidos nacionalistas como Compromís; y no entrar en Gobiernos que no presidiera Ciudadanos.

“En principio todos los secretarios deben pasarlos a no adscritos y, en el caso de tener sueldo, u ocupar algún puesto en el equipo de Gobierno con remuneración, debe retirársela. No podrán cobrar más de lo que cobra un concejal de oposición”, explicó una fuente de la dirección de Ciudadanos, donde se defiende que varios de los expulsados entraron en Gobiernos de otros partidos para recibir el sueldo que no habrían percibido de permanecer en la oposición. “Si a pesar de eso siguen cobrando como cargo del Gobierno, estarían prevaricando”.

Hay un concejal afectado en Albacete; dos en Toledo (ambos de Carranque); tres en Madrid (dos en Humanes y uno en Coslada); y ocho en la Comunidad Valenciana (dos en Santa Pola, otros tantos en Torreblanca, y el resto en La Font de la Figuera, L’Alcora, Turis y Bétera). El total aumentaría a 16 al sumarse los dos ya expulsados en Vilamarxant (Valencia). Ningún otro partido ha revocado la afiliación de tantos concejales desde las elecciones municipales del 24-M. El PSOE todavía está tramitando el único expediente abierto (el alcalde gallego de Becerreá, por permitir que la presidenta de la Diputación sea del PP). Podemos reconoce dificultades para distinguir sobre qué representantes tiene autoridad en las mareas ciudadanas; y UPyD tiene varios casos en tramitación. El PP recibió una solicitud de información de este diario, pero no proporcionó los datos.

“Nos hemos tomado en serio nuestro sistema centralizado de pactos”, explicó José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de gabinete de Albert Rivera. “No asumir sus decisiones ha tenido consecuencias”, continuó. “Para un partido nuevo como Ciudadanos, con un crecimiento rápido, era necesario mantener esa coherencia”.

Las expulsiones culminan el proceso de expansión de Ciudadanos, que en seis meses ha pasado de ser una formación estrictamente catalana a estar implantado en toda España. Los números reflejan un vertiginoso proceso de crecimiento: desde diciembre de 2014, el partido ha pasado de 11 concejales a más de 1.500; de estar en un Parlamento autonómico (el catalán) a tener representación en doce; y de apenas tener peso municipal a presumir de 760 grupos.