el final de eta

Absueltos los organizadores del homenaje al jefe etarra Thierry

Los acusados, de la organización juvenil Ernai, y sus familiares serán investigados por montar un altercado durante el juicio

La Audiencia Nacional ha absuelto a ocho jóvenes vascos y navarros de un delito de enaltecimiento del terrorismo por los diferentes actos de homenaje al jefe de ETA Javier López Peña, Thierry, tras su fallecimiento el 30 de marzo de 2013 cuando cumplía una pena de prisión en Francia. La Sección Cuarta de lo Penal considera que jurisprudencia del Tribunal Supremo impide su condena pese a que en los actos se mostraron pancartas con el anagrama de la banda, fotos del terrorista fallecido y se profirieron gritos de apoyo a la organización, aunque no ha quedado probado que fuera por parte de los acusados, pertenecientes en su mayoría a la organización juvenil abertzale Ernai.

Más información
Thierry, el jefe de ETA que dinamitó la tregua de 2006, muere en París
La familia de Thierry considera su muerte como “un asesinato político”
Calparsoro ve enaltecimiento en los vítores al féretro de Thierry

La absolución no ha cerrado, sin embargo, los problemas de los acusados con la justicia. La vista oral, que arrancó el 28 de mayo pasado, tuvo que ser suspendida porque los ocho jóvenes y algunos de los familiares y amigos que los acompañaban interrumpieron la sesión dando gritos y mostrando camisetas con la imagen de miembros de siete miembros de Segi condenados recientemente por la Audiencia Nacional. El juicio se reanudó el 11 de junio y terminó al día siguiente. El mismo tribunal que los ha exculpado del delito de enaltecimiento del terrorismo ha puesto estos hechos en manos del juzgado de guardia de Torrejón de Ardoz, donde se encuentra la sala de enjuiciamientos de la Audiencia Nacional, por si el altercado constituye un delito de desórdenes públicos.

Los homenajes a Thierry tras su fallecimiento se celebraron en Orduña (Bizkaia) y en el aeropuerto de Loiu –a cuya terminal de carga llegó el cadáver del terrorista-. El primer acto se celebró el mismo día del óbito, el 30 de marzo de 2013, a las siete de la tarde. En esa manifestación, junto a la foto de López Peña y una ikurriña con crespón negro, se colocaron dos pancartas con el anagrama de ETA –el hacha y la serpiente enroscada-. Una de ellas llevaba el lema en euskera “ETA, tu fuego ha iluminado el camino” y la otra la expresión “Beitan jarrai” (continuad en las dos [en referencia a la lucha armada y la lucha política]).

El tribunal considera que los tres procesados que participaron en este acto de Orduña –uno de los cuales llevaba la foto de Thierry y otro la ikurriña con crespón- profirieran gritos a favor de ETA o colocaran las pancartas con los lemas y los símbolos de la banda terrorista.

El segundo acto de homenaje, el principal, se celebró tras la manifestación bajo una carpa. Allí, una de las procesadas, Irati Sienra Zengotitabengoa, pronunció un discurso en memoria de Thierry. Su alocución terminó con la frase, habitual en los actos de apoyo a ETA, de “El pueblo no perdonará”. Después de que un joven bailara un aurresku ante la fotografía del terrorista, Irati Sienra volvió a tomar la palabra y gritó, en euskera, “el fuego que vosotros habéis encendido iluminará nuestro camino”. Otro acusado, Gotzon Elizburu, tras referirse a Thierry como “preso político” terminó su alocución gritando la expresión “jo ta ke” (dadle duro), también frecuente en las comunicaciones etarras. El orador tuvo que interrumpir su discurso ante los gritos del público de “Gora ETA militarra”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El 31 de marzo hubo otro acto en Orduña en el que 40 personas bailaron un aurresku y depositaron claveles ante la foto de López Peña. Allí también se profirieron gritos de apoyo a ETA que interrumpieron a la oradora de aquel homenaje, Maialen Etxeberria. El tribunal sentencia que no hay pruebas de que ella coreara los gritos o confeccionara las pancartas con imágenes de encapuchados con fusiles que presidían el acto.

El 12 de abril de 2013 se recibió el cadáver de Thierry en la terminal de carga del aeropuerto vizcaíno de Loiu. En ese acto también se bailó un aurresku y se gritaron proclamas a favor de ETA.

El tribunal absuelve a los acusados bien porque no ha quedado probada su presencia y su participación en los actos de homenaje bien porque “sus conductas no encajan con la doctrina jurisprudencial” sobre el enaltecimiento del terrorismo. Según la Audiencia Nacional, que recoge la jurisprudencia del Tribunal Supremo, gritos como “Thierry, soldado, el pueblo está contigo” o “el pueblo no perdonará”, además de no ser coreados por los acusados, “son expresivos de ideales políticos perfectamente defendibles”. También considera la sala que desplegar una ikurriña con un crespón negro y tildar al terrorista de gudari (soldado) no implica de “manera inequívoca” el ensalzamiento del terrorismo practicado por López Peña.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS