Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vicesecretario de Organización del PP aún debe declarar como imputado

Martínez Maíllo está citado por una juez de León que investiga un fraude en Caja España cuando este era consejero

Martínez Maillo durante una rueda de prensa en Zamora.
Martínez Maillo durante una rueda de prensa en Zamora.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha designado este jueves como vicesecretarío de organización al hombre fuerte del PP en Zamora, Fernando Martínez Maíllo, presidente provincial y de la Diputación y recién elegido alcalde de Casaseca de las Chanas. Maíllo está siendo investigado por su implicación en un caso de administración desleal cuando formaba parte del Consejo de Administración de Caja España, por la renovación de créditos que esta entidad concedió en 2009 a las sociedades de quien entonces era su presidente, Santos Llamas, y que ocasionaron pérdidas millonarias a la caja.

La titular juzgado de Instrucción Número 5 de León, Rocío González Boñar, que instruye el caso a raíz de denuncia de la Federación de Ecologistas en Acción en Castilla y León e Izquierda Unida dictó un auto el pasado 6 de abril en el que llamaba a declarar en calidad de imputado a Maíllo junto a los catorce consejeros que participaron en una reunión del máximo órgano de Caja España el 8 de enero de 2009 cuando se abordó la renovación de los créditos a las empresas inmobiliarias de quien era el primer directivo de la entidad.

Maíllo debía haber declarado el pasado 29 de mayo a las 10:30 horas pero su testimonio se pospuso por un defecto de forma en la personación de uno de los abogados y también por los fallos de sonido en la grabación de las comparecencias como testigos de varios peritos del Banco de España. Su citación está suspendida sin fecha, pero su condición de imputado no ha cambiado, tal y como señala en su última providencia la juez del caso, el pasado 2 de junio, en la que daba un plazo de cinco días a las partes personadas para proponer la práctica de pruebas "con carácter previo a la fijación de un nuevo señalamiento para las declaraciones de los imputados".

La implicación judicial del topoderoso dirigente del PP en Zamora -compatibiliza el cargo de presidente del partido, de la Diputación (aunque esta tarde en una rueda de prensa anunció su deseo de no repetir en esta institución), de alcalde en la pequeña localidad de Casaseca de las Chanas y de vicepresidente de la Federación Española de Municipios y Provincias- motivó las protestas de la oposición. El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, pidió en la precampaña a Maíllo que tomase ejemplo de su partido y se apartase de la carrera electoral.

Esta tarde, poco después de conocer su designación como vicesecretario de Organización, Maíllo ha agradecido el nombramiento a Rajoy durante una rueda de prensa celebrada en Zamora y ha defendido que no está imputado judicialmente porque, según su interpretación, el proceso está en suspenso, algo que han negado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León la tarde del jueves a Europa Press.

En las elecciones del pasado 24 de mayo, Maíllo, fue uno de los barones más castigados por las urnas. En su territorio, el El PP no solo perdió la mayoría absoluta en la capital, donde gobernaba ininterrumpidamente desde 1995 y ahora manda el candidato de Izquierda Unida, Francisco Guarido, sino también los otros dos municipios más importantes de la provincia, Benavente y Toro, que ahora tienen gobiernos de izquierdas.