Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿En quien confía ahora Rajoy? Suben Jorge Moragas y Pablo Casado

El presidente hace cambios mínimos en el partido y releva a los actuales vicesecretarios por dirigentes más jóvenes y televisivos

Jorge Moragas, a su llegada al Comité Nacional del PP.

Mariano Rajoy quiere dar la señal de que vuelve a tomar las riendas del PP para el momento clave de la legislatura. Tres años después de haber delegado la gestión del día a día del PP en la secretaria general, Dolores de Cospedal, Rajoy ejecutó este jueves finalmente una remodelación en la dirección del partido que se limita a sustituir los nombres de los vicesecretarios actuales por otros dirigentes más jóvenes. Rajoy deja a Cospedal formalmente como secretaria general, pero en un partido que entra ya en campaña pone al frente a un nuevo jefe para organizarla y diseñarla: Jorge Moragas, su director de Gabinete en La Moncloa.

Tras casi media hora de discurso para justificarse, para formular alguna autocrítica sobre la escasa repercusión de la recuperación económica y los costes de la lentitud y mala gestión de la corrupción interna, y para atacar al PSOE y a su líder, Pedro Sánchez, Rajoy entró a dibujar la reestructuración “de calado” que se anunció “para activar al PP y ponerlo en campaña para ganar las próximas elecciones generales”. No hubo revolución alguna. Tampoco ningún cambio relevante en la estructura o el organigrama. El modelo es el mismo que el actual pero con caras nuevas, más jóvenes y más televisivas.

El gran ajuste interno es que Rajoy toma el mando del PP tras tres años en los que apenas ha aparecido por la sede central, en los que no ha querido asistir a los comités de dirección que se programan todos los lunes por su labor en la presidencia del Gobierno. En ellos ha confiado esa tarea, sobre todo, a dos personas de su máxima confianza que ahora quedan apartadas. La marginación más evidente es la del actual número tres del PP, Carlos Floriano, vicesecretario de Organización hasta ahora, que será destinado para algún puesto en el comité de dirección del Grupo Parlamentario en el Congreso, bajo las órdenes de Rafael Hernando y es señalado como el responsable de los últimos fracasos electorales. La sustitución más fina, delicada y a las maneras de Rajoy es la de Dolores de Cospedal. En diferido.

Secretaria general formal

Rajoy ni mencionó a Cospedal en su discurso ni comentó nada sobre sus nuevas funciones. Se sobreentendió, por tanto, que sigue siendo secretaria general formalmente. En las comparecencias posteriores a la intervención de Rajoy de diversos dirigentes se confirmó ese dato y también que en el partido no saben qué hará a partir de ahora, si comparecerá en alguna rueda de prensa ni tampoco quién comandará los semanales comités de dirección. “Rajoy volverá a ser el líder del PP, se recuperarán los maitines que él suprimió al principio de la legislatura entre el Gobierno y el partido, porque había muchas filtraciones, y será también él quien se hará más presente para contar nuestro relato de la recuperación económica y de la crisis”, enumeró la nueva estrategia uno de los nuevos responsables de la dirección del PP.

Un imputado, en Organización

Fernando Martínez Maíllo, que asume la Vicesecretaría de Organización, está imputado por una juez de León que investiga su implicación en un supuesto caso de administración desleal cuando era miembro del consejo de administración de Caja España, por renovar créditos que la entidad concedió en 2009 a sociedades de quien entonces era su presidente, Santos Llamas, y que le ocasionaron pérdidas millonarias.

La juez le citó a declarar el 29 de mayo, pero aplazó su interrogatorio por defectos de forma. En una providencia del 2 de junio, mantiene la imputación a Maíllo, quien defendió anoche que no lo está "porque el proceso se encuentra suspendido".

El primer gesto de la sustitución real de Dolores de Cospedal por Jorge Moragas se produjo minutos después de terminada la cita del comité ejecutivo del PP. Mientras los barones territoriales abandonaban la sede, tras resumir sus intervenciones sobre la necesidad de ponerse las pilas para intentar ganar las elecciones generales, se anunció la aparición en la sala de prensa del partido de los tres dirigentes que se disponen a protagonizar en distintos ámbitos la nueva etapa del partido. No bajó Dolores de Cospedal, claro. La primera figura que sobresalió, habló, insinuó y dibujó la futura estrategia fue la de Jorge Moragas, que ya fue coordinador de la campaña electoral de Rajoy en 2011, entonces bajo la dirección de Ana Mato.

Moragas no quiso anticipar muchas ideas. Solo admitió que había tenido numerosas conversaciones a solas con Rajoy, que este le había escuchado mucho y que se había enterado de su nombramiento en la propia ejecutiva. También resumió el discurso del líder en dos ideas: unidad y ganas de ganar. Y anunció su estilo de trabajo: “Las estrategias no se explican, se realizan”. Moragas será desde ahora el director del gabinete de Rajoy en la presidencia del Gobierno en La Moncloa y el jefe de campaña en el partido. El propio afectado apostó porque también estará en los comités de dirección semanales, en los maitines y en el origen del pistoletazo de salida del PP de esa determinante campaña electoral.

Rajoy encargó así en esta reunión de la cúpula del partido la programación de una Convención Nacional los días 11 y 12 de julio para abordar algunos asuntos ideológicos, algunas propuestas de reformas para disputar el terreno electoral al PSOE (como la ley electoral) y las bases del futuro programa. En el calendario, además, se fijó dos retos: elaborar los presupuestos generales del Estado y presentarlos antes del 30 de septiembre y plantarle cara “con toda la firmeza de la ley” a las elecciones catalanas y la deriva independentista de Artur Mas.

Cinco vicesecretarios

El presidente Rajoy acometió, además, algunos ajustes en el PP para el funcionamiento diario “y la puesta a punto de su estructura”. Por debajo de Cospedal, habrá ahora cinco vicesecretarios generales con distintos nombres para muy parecidas labores. El nuevo encargado de Organización y número tres in pectore será Fernando Martínez Maíllo, presidente de la Diputación de Zamora, de 46 años; y el nuevo encargado de Sectorial será Javier Maroto, exalcalde de Vitoria, de 43 y una de las figuras en alza para el futuro. El PP, además, está obsesionado por su imagen pública, por la antipatía que provoca y por los ataques que recibe en las tertulias políticas de las televisiones privadas.

Rajoy nombró así a un nuevo vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, de 33 años, habitual ya en muchos de esos programas, que multiplicará aún más su presencia en todo tipo de platós. Para reforzar ese trabajo, el PP ha fichado de su organización catalana a una vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, de 31 años, que aparece también frecuentemente en las televisiones de proyección catalana y con una imagen más liberal y moderna. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ofreció su nombre el lunes a Cospedal en una reunión en Madrid.

El único referente entre los vicesecretarios generales del futuro PP que no es diferente es Javier Arenas, de 57 años, que seguirá al frente de Administraciones y Ayuntamientos y que es el dirigente histórico que conoce todos los rincones de la organización y es amigo personal del presidente.

José Ignacio Wert, a la espera de ser relevado en breve

A Mariano Rajoy le queda la segunda parte: los cambios en el Gobierno. Hace meses, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, pidió al presidente ser relevado por motivos personales. Rajoy le dijo que esperara a que pasaran las elecciones del 24 de mayo. Ahora, todo parece indicar que Wert será relevado de su cargo en los próximos días. Este jueves, la nueva consejera andaluza de Educación, Adelaida de la Calle, aseguró que el ministro abandonará su cargo esta semana, por lo que no celebrarán la reunión de cortesía que suele tener el ministro con un nuevo consejero de la cartera.

De la Calle reconoció a los periodistas que Wert le había llamado para felicitarla, pero que no podrán reunirse "porque está esperando a irse esta semana". Una vez comprobado que Rajoy limita los cambios en el PP lo máximo posible, la impresión es que hará lo mismo en el Ejecutivo. Si fuera así, el presidente mantendrá su trayectoria de evitar variaciones bruscas en sus equipos. De hecho, solo ha cambiado a tres por ministros causas de fuerza mayor.

Sobre los posibles sustitutos de Wert, la coherencia con esa limitación apunta que podría ser el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, quien se haga cargo del ministerio. Otro nombre que se ha manejado estas semanas para sustituir al titular de Educación y Cultura ha sido el de la propia Dolores de Cospedal.

Más información