El PSOE recusará a dos magistrados que juzgarán el ‘caso Gürtel’

Los socialistas piden que López y Espejel se inhiban por su vinculación al PP

María Dolores de  Cospedal entrega la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort a Concepción Espejel
María Dolores de Cospedal entrega la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort a Concepción EspejelEFE

El PSOE anunció este martes que recusará a los magistrados Concepción Espejel y Enrique López, designados respectivamente como presidenta del tribunal y ponente de la sentencia del caso Gürtel, la gran trama de corrupción en el PP, por su afinidad y vínculos con la formación conservadora. Ambos magistrados de la Audiencia Nacional rechazaron pronunciarse sobre su posible inhibición.

Más información
Ruz acredita 18 años de caja b del PP
El ‘caso Bárcenas’, paso a paso: las pruebas del delito
Ruz prepara el examen final al PP en el caso Bárcenas de financiación ilegal
Las cuentas sumergidas del PP

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, anunció que su partido promoverá la recusación de Enrique López y Concepción Espejel si no se abstienen de formar parte del tribunal que enjuiciará la primera parte del caso Gürtel de corrupción, en el que el PP se sentará en el banquillo como partícipe a título lucrativo. El PSOE hará este movimiento en su condición de acusación popular en la trama de corrupción, que ejerce por partida doble, a través de sus federaciones madrileña y valenciana.

Según Hernando, la afinidad de Espejel y, especialmente, de López con el PP daña la “apariencia de imparcialidad” del tribunal, que se completa con el magistrado Julio de Diego, considerado también de talante conservador. La designación de los tres miembros del tribunal se produce a través de un procedimiento aleatorio dentro de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, a la que también ha recaído la causa por sorteo.

Guevara se aparta del caso de las 'black'

El magistrado de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara decidió este martes abstenerse de formar parte del tribunal que resuelve los recursos de las partes en el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid.

El juez se aparta de esta causa por su "relación de amistad" con dos de los imputados: el empresario Arturo Fernández y el expresidente de Renfe Miguel Corsini.

Guevara, presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, encargada de decidir sobre los recursos de los miembros de los antiguos miembros del consejo de administración y de la Comisión del Control de Caja Madrid, presentó una exposición razonada sobre su abstención. Los otros cinco magistrados que forman la Sección Tercera la estimaron justificada en un auto dictado este martes.

La Ley Orgánica del Poder Judicial da a las partes un plazo de diez días para presentar la recusación a partir de que les sea notificada la composición del tribunal. Este mismo texto legal recoge 16 causas tasadas de apartamiento de un magistrado, entre las que figuran “tener amistad íntima o enemistad manifiesta” con cualquiera de las partes o “tener interés directo o indirecto en el pleito o causa”.

Las causas de recusación las estudia el pleno de la Sala de lo Penal, formado por 19 magistrados —incluyendo a López y Espejel—. Esta sala está presidida por Fernando Grande-Marlaska, que también ocupa un cargo de vocal del Poder Judicial a propuesta del PP. En caso de que los recusados fueran todos los miembros del tribunal, se debería formar la llamada Sala del artículo 69 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, compuesta por el presidente de la Audiencia Nacional, los presidentes de sus tres salas (penal, social y contencioso) y los magistrados más antiguos y más recientes de cada una de estas tres salas.

Éxito improbable

Es sumamente infrecuente que las recusaciones de magistrados promovidas por las partes prosperen. En mayo de 2013, la Sala de lo Penal de la Audiencia ya rechazó la recusación de Enrique López solicitada por IU en el caso de los papeles de Bárcenas, sobre la contabilidad secreta del PP. López, entonces en la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, estuvo en el tribunal que decidió que fuera el juez Pablo Ruz y no Javier Gómez Bermúdez el que investigara la caja b del PP, causa derivada del caso Gürtel. Poco después, en junio de 2013, el Gobierno del PP situó a Enrique López como magistrado del Tribunal Constitucional, cargo del que dimitió un año más tarde tras ser cazado ebrio y sin casco a los mandos de su motocicleta. Tras aceptar una condena leve, López regresó a la Audiencia.

También se han dado casos de jueces vinculados a partidos políticos que han presentado su inhibición y les ha sido rechazada. El pasado el magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid Ignacio Sánchez Yllera, antiguo alto cargo con diferentes gobiernos del PSOE, presentó un escrito en el que se abstenía de participar en el tribunal que deberá decidir si sigue adelante la causa por la destrucción de los ordenadores del extesorero del PP Luis Bárcenas. Tras analizar la causa, la Audiencia de Madrid rechazó apartarle al apreciar que su imparcialidad en esta causa no está comprometida.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS