Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parálisis en la asamblea de Melilla

Dos recursos judiciales retrasan la formación del órgano autonómico hasta el 3 de julio

Equo pide que se repitan las elecciones y Coalición por Melilla impugna parte de los votos

Juan José Imbroda, presidente en funciones de Melilla. Ampliar foto
Juan José Imbroda, presidente en funciones de Melilla.

La política de Melilla está en stand by. Dos recursos judiciales contra los resultados de las elecciones del 24 de mayo, presentados por Equo y Coalición por Melilla (CpM), han suspendido la constitución de la asamblea de la ciudad autónoma, prevista para el pasado 13 de junio, fecha elegida inicialmente en coincidencia con la de los Ayuntamientos de todo el país. Los diputados electos tendrán que esperar ahora hasta el 3 de julio, plazo máximo para la formación del órgano, para sentarse en sus asientos y desvelar las incógnitas sobre el nuevo Gobierno, donde el PP aspira a mantener el poder.

Porque, aunque los populares han perdido la mayoría absoluta que tenían hasta ahora, la fuerte fragmentación del hemiciclo —con cinco fuerzas distintas dificulta un pacto frente a Juan José Imbroda, líder del PP. Pese a ello, la oposición ha mantenido ya varios encuentros donde se ha abierto la puerta a presentar un candidato alternativo a la Presidencia. Unas conversaciones que continuarán en los próximos días, a la espera de que se constituya la asamblea el 3 de julio o de que, en este tiempo, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) resuelva los dos escritos de impugnación presentados tras el 24-M.

En su recurso, Equo solicita la "anulación de las elecciones" al considerar que existen "indicios suficientes" sobre una supuesta trama de compra de votos por correo. Manuel Soria, coportavoz del partido ecologista en el municipio, explica que el porcentaje de voto por correo asciende en Melilla al 6,94%; frente al 2,53% registrado en Ceuta —"una localidad de características similares"— y al 2,1% de media nacional. "En 22 de las 78 mesas de la ciudad ese dato supera el 8%. Hay una que llega al 23%", apostilla el representante de Equo. 

Mayoría absoluta de la oposición

Imbroda, que ha ganado tres elecciones por mayoría absoluta, lleva 15 años al frente del Gobierno autonómico. El pasado 24-M perdió la hegemonía en el hemiciclo y se abrió la posibilidad de que la oposición presentase una alternativa. El PP logró 12 diputados; frente a los 13 que suman CpM (7), PSOE (3), Ciudadanos (2) y Partido Populares en Libertad (1). Estos diputados todavía no han podido constituir la asamblea, debido al retraso derivado de los recursos presentados ante el TSJA. Una situación que ya se produjo en 2007 y 2011, después de que CpM impugnase también —sin éxito— los resultados.

El voto por correo ya fue, durante la campaña electoral, motivo de enfrentamiento de los grupos políticos. En plena carrera hacia las urnas, la Fiscalía solicitó la imposición de 231 años de prisión y 272 de inhabilitación para 30 miembros del PSOE y de Coalición por Melilla por un supuesto caso de "compra de voto por correo" en las elecciones de 2008. Días después, la policía detuvo a una persona por un enfrentamiento entre simpatizantes del PP y CpM en una oficina de Correos, donde afiliados del partido de Imbroda estaban presentando varios votos por correo para enviarlos. Además, el número seis de la candidatura de Imbroda, Bilal Burrahay, dimitió tras difundirse una grabación en la que insinuaba al padre de un alumno de un centro escolar que, para asegurar la continuidad de la academia, debían votar al PP.

El actual presidente en funciones de Melilla ha afirmado que el recurso de Equo "terminará en la palera" del TSJA. Al igual, ha añadido, que el de CpM, que ha pedido que se anulen 1.500 papeletas que se depositaron en las urnas "dentro de unos sobres aportados por el PP, con una tonalidad distinta a la oficial". "Una diferencia que permitía controlar quién votaba a los populares", destaca Hassan Mohatar, portavoz de CpM, que denuncia también compra de votos de los populares. Una solicitud que ya ha rechazado la junta electoral de zona y la central.