Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.600 conductores drogados o bebidos detectados en una semana

La DGT intensifica la estrategia para detectar el consumo de estupefacientes

Una tercera parte de las pruebas de drogas a automovilistas dan positivo

Un atasco en la A-3 dirección Valencia, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Un atasco en la A-3 dirección Valencia, en una imagen de archivo.

La DGT, que ha detectado en apenas una semana más de 2.600 automovilistas que conducían bebidos o drogados, se ha marcado un nuevo objetivo para 2015: intensificar el control del consumo de estupefacientes y alcohol. Para ello, Tráfico ya puso en marcha el pasado año los primeros controles preventivos y masivos de drogas. Pero ahora, según recalca la institución, esta práctica se ha incorporado como una clave de su estrategia; que ha puesto en práctica entre el 1 y el 7 de junio, cuando ha coordinado un nuevo despliegue de los agentes de la Guardia Civil para realizar más de 208.000 pruebas en las carreteras españolas.

Esta iniciativa se ha traducido en 2.600 positivos: 622 por consumo de estupefacientes y 1.978 por alcohol. "El objetivo es poner a todos estos conductores fuera de la red viaria", insisten desde Tráfico, que remacha cómo el 32% de los automovilistas sometidos al test de drogas habían tomado este tipo de sustancias. Los efectivos del Instituto Armado detectaron 449 casos de consumo de cannabis; 198 de cocaína; y 72 de anfetaminas. Además, 200 personas habían ingerido varios tipos de drogas. "La cocaína y el cannabis se ha convertido en un combinado espectacularmente notorio, novedoso y preocupante", alertó el pasado mes la directora de la DGT, María Seguí.

"Nosotros seguiremos realizando este tipo de campañas porque hemos constatado que el aumento de los controles preventivos favorece un cambio de comportamientos de los ciudadanos al respecto del consumo de estas sustancias", insiste Tráfico, que subraya que el porcentaje de positivos por alcoholemia en este tipo de controles ha caído del 5% de 2001 hasta el 1,7% de 2013. Un descenso que, según las pretensiones de Tráfico, debe continuar en el presente lustro. De hecho, en su Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 se ha fijado que se sitúe al final de la década por debajo del 1%.

La DGT quiere "erradicar" de la carretera a los conductores que han tomado "sustancias psicoactivas"

Además, para apoyar esta declaración de intenciones, la DGT echa mano del último informe del Instituto Nacional de Toxicología, que reveló que más de una tercera parte de los conductores fallecidos en un accidente de tráfico en 2014 habían bebido o tomado algún tipo de estupefacientes. Ese “alto” nivel, por tanto, preocupa mucho a Tráfico; que considera, paralelamente, que este tipo de controles ha influido en que ese porcentaje haya caído en los últimos años y se sitúe actualmente en su nivel más bajo de los últimos ejercicios —en 2012, el 47,32% de los muertos había tomado alcohol o estupefacientes—.

La apuesta de la DGT, repiten desde la institución, es "erradicar" a los conductores que se ponen al volante tras ingerir algún tipo de "sustancia psicoactiva". De ahí que la institución haya incluido estos controles preventivos y masivos de drogas como una de las claves de su estrategia de vigilancia de las carreteras. "El pasado año se hicieron por primera vez en nuestra historia", recalcan fuentes de la institución, que remarcan el carácter prioritario que ha adquirido este tipo de iniciativas. Sobre todo, después de que en 2014 la Guardia Civil efectuara más de 30.000 pruebas a conductores y el 35% diera positivo por haber consumido drogas ilegales. "Para este 2015 duplicaremos el número de tests", remachan desde Tráfico.

Más información