La marea de Lugo fuerza la dimisión de un histórico alcalde del PSOE

Orozco, imputado en la Pokémon por cohecho, deja la corporación para que Lugonovo apoye la investidura de la número dos socialista

El alcalde en funciones de Lugo, Xosé López Orozco, en el salón de plenos el pasado 1 de junio.
El alcalde en funciones de Lugo, Xosé López Orozco, en el salón de plenos el pasado 1 de junio.OSCAR CORRAL

Con 16 años en la alcaldía de Lugo a sus espaldas y tras repetir el pasado 24 de mayo como candidato del PSOE, Xosé López Orozco ha anunciado este jueves que abandona el Ayuntamiento. Lo hace después de rechazar repetidamente durante más de dos semanas, tanto él como el secretario general de los socialistas gallegos, la exigencia de su marcha que blandía la marea de Lugo, denominada Lugonovo, para dar vía libre a un posible gobierno tripartito que frene la llegada a la alcaldía del PP, fuerza más votada en las elecciones. Sobre Orozco pesa una imputación judicial por cohecho en la Operación Pokémon que le amargó la pasada legislatura y que finalmente ha acabado con su carrera municipal. “Dejo esta institución preocupado por el clima generado por algunos en este país y en esta ciudad, que sacrifican derechos fundamentales como es la presunción de inocencia, reconocida en los artículos 24 de la Constitución Española y en el artículo 11 de la Declaración de Derechos Humanos”, ha afirmado el socialista.

Entre sollozos y aplausos de ocho de los 11 concejales del PSOE que la acompañaron, el alcalde en funciones de Lugo ha anunciado su renuncia al acta de concejal. Ha insistido que su dimisión, que llega solo 48 horas antes de la constitución de la nueva corporación municipal, es “una decisión estrictamente personal”, “difícil pero muy meditada”, que tomó en la tarde noche de ayer, solo unas horas después de haber declarado públicamente que seguía siendo el candidato a la alcaldía por el PSOE “a pesar de algunos”. Todo apunta a que el sábado será investida alcaldesa la número dos en la lista socialista, Lara Méndez, vicepresidenta en funciones de la Diputación de Lugo, con el apoyo de Lugonovo (una confluencia de asociaciones y partidos como el nacionalista Anova, Podemos y Espazo Ecosocialista) y el BNG.

El candidato de Lugonovo, Santiago Fernández Rocha, ha dado por hecho que los tres concejales de su formación apoyarán a Méndez, aunque ha dejado en manos de una futura negociación y de la votación de la asamblea de su partido la posibilidad de entrar en el gobierno local. “Nuestro compromiso con el electorado fue en todo momento apoyar un candidato de izquierdas siempre que no fuese Orozco y por lo tanto yo creo que en coherencia esa debería de ser nuestra postura”, ha puntualizado, tras calificar la dimisión del socialista como “un paso responsable” y “positivo para los lucenses” y para el PSOE.

La dimisión del histórico regidor socialista ha sido recibida por el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, con ironía. “Todos sabíamos lo que iba a ocurrir, ninguna novedad. Cada vez que el responsable del PSOE [por José Ramón Gómez Besteiro] dice que no va a hacer una cosa, tenemos indicios racionales de que la hará. Se acaba de constatar”. Feijóo sostiene que “para el PSOE lo importante no son los principios ni la palabra dada, sino el carguito”.

Orozco, imputado por supuestamente recibir sobornos de una contrata municipal, ha advertido que seguirá “luchando” por “la urgente reforma del poder judicial” para impedir las dilaciones en la instrucción de los sumarios: “No hay derecho a que un inocente como yo permanezca en esta situación tras cuatro años de instrucción”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS