Ciudadanos, a la expectativa en Andalucía

Tras las detenciones, y antes de volver a negociar la investidura de Susana Díaz, la dirección del partido espera gestos concretos del PSOE andaluz

La tercera fase de la Operación Edu, con decenas de cargos detenidos en Andalucía, marca al rojo vivo la reunión que este martes deben mantener Juan Marín, el representante autonómico de Ciudadanos, y Susana Díaz, la aspirante socialista a presidir la Comunidad. A la espera de conocer los nombres de los detenidos, en la formación emergente aguardan gestos concretos y miran con lupa la reacción del PSOE. Díaz, que convocará elecciones si no es presidenta esta semana, todavía no ha firmado el pacto anticorrupción que propone Albert Rivera, el primer paso para abrir negociaciones.

Más información
Tercera fase de la Operación Edu
La UDEF insiste en la "absoluta falta de control" de los cursos de formación
El fraude de los cursos de formación empuja a un cambio radical del sistema

La dirección nacional del partido ha advertido de que será "intransigente" frente a la corrupción. Es imposible separar los gestos que se esperan de Díaz de los que se han venido produciendo en Madrid y Murcia en los últimos días. La semana pasada, tres consejeros del PP dimitieron en esas dos comunidades tras ser imputados en la Operación Púnica y con la meta de facilitar las investiduras de sus respectivos candidatos con el apoyo de Ciudadanos. En el partido de Rivera se observaron esas salidas, forzadas por la dirección nacional popular, como un triunfo.

Precisamente, hasta ahora el gran escollo para el acuerdo PSOE-Ciudadanos ha sido la imputación de Manuel Chaves y Antonio Griñán, expresidentes socialistas de la Junta. Marín pide que dejen sus escaños como diputado y senador, respectivamente. Este lunes, en una entrevista en Canal Sur, Díaz ha dado un paso en esa dirección. Si en política los matices son importantes, la aspirante ha protagonizado un gesto de calado.

"En las próximas semanas, parece que se va a producir un pronunciamiento del Tribunal Supremo, si alguna persona que en estos momentos forme parte del Senado o del Congreso, continúa en la fase de imputación, evidentemente va a tener que dejar su escaño",  ha dicho Díaz sin nombrar a Chaves y Griñán. Eso endurece su discurso previo, resumido en una declaración de abril: "Si al final el Supremo imputa un delito a alguien o a algunos de los que hoy están prestando declaración saben perfectamente que les pediré el escaño y eso no tiene más discusión".

Entre aquel "pedir" de abril y el "dejar" de mayo puede estar el punto intermedio en el que se encuentren Díaz y Marín para negociar la investidura de la socialista, complicada ahora de nuevo por la Operación Edu.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el presidente del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha afirmado este lunes que el rechazo de la presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, a respetar a la lista más votada en los ayuntamientos "aparta al Partido Popular de un posible acuerdo o entendimiento". En consecuencia, la segunda fuerza más votada optará por el 'no' en la investidura.

Sobre la firma

J. J. M.

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS