Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no renuncia a su apuesta por Gabilondo en la Comunidad de Madrid

Los socialistas instan a Ciudadanos a que contribuyan a la regeneración democrática y que no apoyen al PP en la comunidad madrileña

Uno de los principales ejes del cambio que se ha producido en las elecciones del pasado domingo ha sido “el afán de decencia en las instituciones”. Esta es la reflexión que el PSOE quiere trasladar tanto a Podemos como a Ciudadanos. En relación a Madrid, sin embargo, los socialistas, a través del secretario de organización, César Luena, se dirige especialmente al partido de Albert Rivera. “No se conseguirá la decencia democrática que quiere la sociedad si en la Comunidad de Madrid sigue gobernando el PP”. No sólo es una declaración sino que el PSOE “no tira la toalla” en su apuesta porque Ángel Gabilondo, independiente, sin afiliación al PSOE, pueda presidir la Comunidad de Madrid, con el apoyo de Podemos y Ciudadanos. Esta posibilidad la acaricia el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que en su próxima conversación con Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, tratará de convencerle de que su partido apoye la candidatura del catedrático Ángel Gabilondo.

Parecía que todo estaba claro en Madrid y que los socialistas renunciaban a la Comunidad en tanto que apoyarían la candidatura de Manuela Carmena, de Ahora Madrid, para la alcaldía. En las últimas horas desde Pedro Sánchez hasta el presidente de la comisión gestora de Madrid, Rafael Simancas, manifiestan su intención de no darse por vencidos. “Nosotros pensamos que se abre en Madrid una oportunidad de regeneración democrática por lo que invitamos a Podemos y a Ciudadanos para participar en el esfuerzo para el cambio al que han contribuido el 70% de los madrileños con su voto”. En las elecciones del 24 de mayo el PP, encabezado en la candidatura a la Comunidad de Madrid por Cristina Cifuentes, obtuvo 48 actas de diputados. El PSOE se hizo con 37 escaños, Podemos con 27 y Ciudadanos con 17. La cuenta que enseguida se formuló fue sumar los 48 del PP con los 17 de Ciudadanos y, por tanto, parecía claro que todas las papeletas para la presidencia se las llevaba Cifuentes. A mitad de semana la cuenta no fue tan redonda por cuanto que Ciudadanos exigía a la candidata popular como una condición inexcusable que formulara una iniciativa dentro del PP para que los candidatos fueran elegidos por primarias. Casi de inmediato el PSOE recordó que ese no es problema para su partido que las tiene incorporadas a todas sus reglas pero, además, reactivaron el discurso de la corrupción que ha afectado de lleno al PP de Madrid, aunque nada tenga que ver con ello la candidata Cristina Cifuentes. Los socialistas hacen abstracción de la figura de esta candidata y se centran “en el PP de Esperanza Aguirre”, según apunta Simancas. “El PP de Madrid es el del monocultivo de la especulación inmobiliaria, de la corrupción, de las púnicas, Gürtel, Granados y tantos otros”. En sus declaraciones a EL PAÍS, Simancas señala que “hay una oportunidad para las políticas limpias y vienen de la mano de Ángel Gabilondo que, además, supera a los partidos y abre la mano a organizaciones sociales, a asociaciones y a la Universidad”.

El tono del dirigente madrileño se endurece, en la misma línea de César Luena, para avisar al partido de Albert Rivera de las consecuencias de sus pactos. “Si Ciudadanos decide apostar con sus votos por la continuidad del PP en Madrid, perderá toda credibilidad para hablar de regeneración democrática en Madrid y en toda España”. La opción que va a defender el PSOE en Madrid es la suma de 37 (socialistas), 27 (Podemos) y 17 (Ciudadanos). “Ochenta y un diputados por la regeneración democrática en Madrid”, sentencia el número dos del PSOE, César Luena.