Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria

El 80% apoya que se prohíba fumar en un coche cuando viajen menores

Una encuesta a 5.556 ciudadanos que acuden a ambulatorios arroja un apoyo mayoritario a que las cajetillas de tabaco sean iguales para todas las marcas

Modelo de cajetilla sin marca que se implantó en Australia en 2012.
Modelo de cajetilla sin marca que se implantó en Australia en 2012. efe

La encuesta de este año de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria con motivo de la XVI Semana sin Humo arroja que el 80% de los encuestados es partidario de regular —entiéndase prohibir— el consumo de tabaco en los coches particulares si hay menores dentro. Los datos, que ha presentado esta mañana la médico Ana Furió reflejan "un avance muy importante" en la idea de que hay que proteger a los niños del humo ajeno, ha dicho. Otras cifras van en la misma dirección: aunque el 45% de los fumadores dice que lo hace en el coche, el 90% afirma que no fuma si hay niños. El País Vasco ya debatió esta idea en 2010.

Los estudios de la Semfyc son un poco peculiares. Se realizan entre las personas que van a consulta, y el entrevistador es personal sanitario, lo que implica ciertos sesgos. Tiene a su favor el elevado número de entrevistados (5.556), pero con algunas peculiaridades. Por ejemplo, el 60% son mujeres, mientras en la población mayor de edad su porcentaje, según el Instituto Nacional de Estadística es del 51,3%. Su edad media es de 48 años (48,8 la española según el INE). Y, lo que es muy importante en este trabajo, el 27,6% son fumadores (la última encuesta nacional daba un porcentaje del 24%). Por eso más que la cifra en sí, lo que importa es la tendencia que marca.

Otro resultado es que el 60% de los encuestados es partidario de los paquetes de tabaco genéricos, que son aquellos en los que desaparecen los logotipos y colores de las marcas para adoptar un mismo tono con predominancia de los mensajes y fotografías y el nombre del fabricante pequeño y sin su tipología particular. Para los médicos, este tipo de encase neutro es importante porque en Australia, donde llevan dos años en vigor, se ha reducido un 15% el acceso de los jóvenes al tabaco. Además, aunque un 68,8% de los fumadores afirma que estas cajetillas no les influirían, Furió destacó que el 25,7% afirma que le haría fumar menos y un 3,5% que les llevaría a intentar dejar de fumar. En Europa, Irlanda, Reino Unido y Francia ya han aprobado el uso de estas cajetillas, dijo Furió, aunque aún no están en vigor. Noruega y Finlandia estudian su implantación, "y ojalá lo haga España", añadió la médica. 

La Mesa del Tabaco, que agrupa a agricultores, tabacaleras y expendedores, niega estos datos. "El envasado genérico es una medida ineficaz que distorsiona el mercado, ya que no ha conseguido los objetivos sanitarios perseguidos y por el contrario ha provocado un incremento del contrabando del 26%, al pasar del 11,5% en 2012 al 14,5%" en Australia, indica en una nota. Y se muestra en contra de las cajetillas genéricas porque con ellas se "expropia de la marca, un derecho básico de las empresas reconocido internacionalmente".

La encuesta también se interesa por el papel de los sanitarios como facilitadores o ayudantes de las personas que deben dejar de fumar. Entre las iniciativas para esta semana está repartir entre el personal de los centros de salud 200.000 chapas que dicen "Yo puedo ayudarte a dejar de fumar". En este campo queda mucho por hacer. Furió indicó que se calcula que el 70% de los fumadores pasan a lo largo de un año por una consulta de atención primaria, y que, de ellos, uno de cada tres dice que quiere dejar de fumar. "Pero lo consigue entre el 12% y el 15%", medido como se mantiene abstinente al año. "Es muy fácil dejar de fumar, pero no lo es no recaer", ha señalado el presidente de Semfyc, Josep Basora.

En este terreno, el 78,7% afirmó que había dejado de fumar "solo, sin ayuda", y que un 81% afirmó que lo hizo sin auxiliarse con ningún tratamiento. Eso deja un amplio de actuación a los sanitarios. "Podemos dar consejos, incentivar, tenemos tratamientos efectivos", dijo Furió.

Entre las opciones para ayudar a dejar de fumar, Semfyc no incluye los cigarrillos electrónicos. Esta sociedad médica es partidaria de que se consideren un producto del tabaco y se trate "en fiscalidad, uso en lugares públicos, menores y publicidad" como los pitillos, ha dicho Basora. Ello incluiría los productos sin nicotina, si es verdad que tienen esa composición. "Tendría que ver que los que dicen que no llevan nicotina no la tienen", ha manifestado Furió. Los médicos piden para todos una regulación más restrictiva, al menos hasta saber de verdad sus efectos y composición. Además, aparte de que no está demostrado que sirvan para dejar de fumar, "algunos los usan como inicio" del hábito tabáquico, ha rematado Furió.

A pocos metros del lugar de la rueda de prensa, en el centro de Madrid, una tienda de cigarrillos electrónicos contrataca: "Muertes por fumar: 600.000; por vapear: cero. Que no te engañen", reza su publicidad.