El PSOE logra su objetivo de acercarse en votos a su rival

Los socialistas tienen expectativas de gobernar en otras comunidades tras el 24M

Pedro Sánchez, comparece para comentar los resultados electorales.
Pedro Sánchez, comparece para comentar los resultados electorales.JuanJo Martin (EFE)

Qué es perder y qué es ganar. Esta es la pregunta que ha perseguido al PSOE durante la precampaña y la campaña para estas elecciones, sin que la respuesta fuera lineal, según fueran dirigentes territoriales los consultados o de la dirección federal. Su mayor satisfacción es la aproximación en votos al PP, según el porcentaje obtenido en las elecciones municipales y único dato general posible en estos comicios. En las elecciones del mismo nivel de hace cuatro años el PP sacó a los socialistas una ventaja de más de 10 puntos. Ahí empezó la debacle del PSOE que se sustanciaría sin ambages seis meses después en las elecciones generales.

Más información
El PP gana en la Comunidad de Madrid con 48 diputados con el 99% escrutado
Aguirre gana a Carmena en Madrid pero pierde la mayoría absoluta
El desplome del PP cede el poder territorial a la izquierda

En segundo lugar, el PSOE se propuso en estas elecciones ser la primera fuerza política de la izquierda. Y lo ha conseguido en todas las comunidades autónomas.

Pasada la medianoche, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, compareció en la sede de su partido en Madrid para proclamar el segundo objetivo: “Nos proponíamos ser la primera fuerza política de la izquierda y lo hemos conseguido”, proclamó, en un tono discreto, sin demasiada alharaca y rodeado del núcleo central de su ejecutiva, encabezada por el secretario de Organización, César Luena. Con este resultado global, unas décimas más del 25%, el PSOE se lanza a preparar las elecciones generales en la creencia de que ha empezado su recuperación.

Anoche la alegría era ostensible por el triunfo de su partido en Asturias y en Extremadura y ante la certeza de que, con distintos acuerdos, gobernarán Javier Fernández y Guillermo Fernández Vara, respectivamente. Muy pendiente estuvo Pedro Sánchez de la situación de Castilla-La Mancha, donde el socialista Emiliano García-Page, se veía en condiciones de aspirar a la presidencia si se confirmaba la pérdida de la mayoría absoluta de Dolores de Cospedal, actual presidenta de la región.

El símbolo eran Madrid y Valencia. Satisfacción por el resultado de Ángel Gabilondo en la Comunidad y pesar por el bajo apoyo al aspirante al Ayuntamiento, Antonio Miguel Carmona, y preocupación en ambos sitios porque la posibilidad de gobernar de Gabilondo tendrá que basarse en pactos, en tanto que en el Ayuntamiento solo les cabe prestar su apoyo a la figura estelar de estas elecciones: Manuela Carmena, de Ahora Madrid. El voto de la izquierda se ha ido a la candidatura de Carmena sin que el PSOE haya podido atraerlo hacia sí.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El voto de la izquierda se ha ido a la candidatura de Carmena

No se pierde la esperanza de que el PSOE puede estar en un Gobierno de izquierdas en la Comunidad Valenciana. El PSOE era muy consciente de que compartía caladeros con Podemos, IU y Ciudadanos y que tanta competencia le hacía mucho daño.

El debate de los resultados va a convivir en intensidad con el diálogo sobre los pactos que pueden acordarse para que gobierne un socialista. Sin duda se colará la búsqueda de culpables por no haber obtenido mejores resultados. En breve se sabrá si hay base para que se reproche a Pedro Sánchez, con nueve meses de liderazgo, no haber obtenido mejores resultados.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS