_
_
_
_

Pablo Iglesias apela al voto de “los socialistas de corazón” el 24-M

El líder de Podemos eleva el tono contra el PP y afirma: "La democracia no la trajeron los pijos"

Francesco Manetto

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Pablo Iglesias ha apelado este sábado en Alicante, en el mitin central de la campaña autonómica, al voto de los “socialistas de corazón”. El secretario general de Podemos ha pedido abiertamente el apoyo de los votantes socialdemócratas desencantados en uno de los actos más impetuosos de la carrera electoral. Ante miles de personas reunidas en el Centro de Tecnificación de la ciudad, Iglesias ha demostrado que su formación se mueve en un terreno de contienda múltiple. Es decir, debe mantenerse enérgica y beligerante frente al PP, tratar de convencer de que Ciudadanos ofrece un cambio “disfrazado” y marcar distancias del PSOE para seducir a sus bases.

El líder de Podemos ha vuelto a cargar contra el jefe del Ejecutivo, a quien ha calificado de una “maldita avestruz": “Quiero debatir con Rajoy en un plató de televisión, en una tertulia, donde sea. Estoy esperándote, Mariano. […] Nosotros venimos del pueblo y somos del pueblo. Ustedes, señor Rajoy, son mayordomos de los ricos”. Pero ha ido más allá en su ataque a los modelos asentados en las autonomías en las que gobierna el PP, como la Comunidad Valenciana: “Que no vuelvan los zombis como [Sonia] Castedo”, exalcaldesa de Alicante, imputada por corrupción urbanística. “Que no vuelvan nunca más, y que no vuelvan disfrazados de naranja”, ha agregado en referencia al partido de Albert Rivera. “El cambio es de color morado: que nadie se confunda”, ha sentenciado.

Iglesias ha arremetido contra el PP y el PSOE, a los que ha calificado de “gatos azules y rojos”, ha entonado la Marcha Imperial de la Guerra de las Galaxias para añadir dramatismo a la pugna electoral, y ha introducido en la campaña una nueva categoría social: los “pijos”. “No nos gustan los pijos. Mentirosos, hipócritas, miserables… La democracia no la trajeron los pijos”, ha enfatizado.

En las antípodas de esa categoría, según se desprende del relato de Iglesias, están esos “socialistas de corazón” que Podemos pretende movilizar antes del 24-M en un contexto de probable elevada fragmentación del mapa y con un alto porcentaje de indecisos. “Los socialistas de corazón saben que el día 24 tienen que votar morado”, ha proclamado. “Vengo de una familia socialista”, ha proseguido el líder de la formación para rememorar la “ilusión” de su abuelo, que en 1982 votó a Felipe González, y que vivió una decepción apenas cuatro años después.

Iglesias ha acusado a Pedro Sánchez, a quien ha llamado “Peter Sánchez”, de cambiar de discurso y de no tener las “agallas necesarias” para hacer oposición al PP. El líder de Podemos ha arropado al candidato de Podemos a la Presidencia de la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, que tras las elecciones se verá abocado a dialogar con otras fuerzas de izquierda y con el propio Ximo Puig, líder de los socialistas valencianos. En el mitin, en el que han participado Rafael Mayoral, Irene Montero y Àngela Ballester, han faltado las voces tanto del número dos de Podemos, Íñigo Errejón, y de Carolina Bescansa. El secretario de Política se ha excusado por un problema de afonía. ”Recupérate, Íñigo. No podemos prescindir de ti”, ha manifestado Iglesias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Francesco Manetto
Es editor de EL PAÍS América. Empezó a trabajar en EL PAÍS en 2006 tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_