Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP protege a Trillo y veta iniciativas de limpieza política en el Congreso

Los populares frenan que se impida indultar a cargos públicos, que se repruebe a Rus, el cese a Trillo y establecer la dedicación exclusiva de parlamentarios

El Congreso, en el pasado debate del estado de la nación.
El Congreso, en el pasado debate del estado de la nación.

El PP ha rechazado en solitario en una tarde en el Congreso todas las iniciativas presentadas por el PSOE referidas a la corrupción. Los populares han rechazado una proposición de ley para que se impida indultar a cargos públicos y una moción para establecer la dedicación exclusiva de parlamentarios, para reprobar la actuación del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, y para pedir al Gobierno el cese del embajador de España en Londres, Federico Trillo.

La proposición de los socialistas sobre indulto asegura que "no procederá la concesión de indulto, total o parcial, cuando se trate de delitos cometidos por una autoridad en el ejercicio de su función o cargo público, o prevaliéndose del mismo, con la finalidad de obtener un beneficio económico para sí o para un tercero". Según el diputado del PSOE Gabriel Echávarri, se trata de "modificar la ley para que no sea indultado ningún corrupto".

Todos los grupos apoyaron la iniciativa, salvo el PP porque, según su diputado Arturo García-Tizón, no es posible establecer límites al derecho de gracia establecido en la Constitución de 1978 y, además, es "populista y oportunista". Su mayoría absoluta es suficiente para frenar en seco la tramitación.

La otra moción de los socialistas sobre corrupción fue rechazada también en solitario por el PP, con la única abstención de CiU. Los populares y los nacionalistas catalanes están a favor de mantener el actual sistema que permite que los diputados y senadores simultaneen su labor en las Cámaras con su actividad privada, previa autorización no verificada por las Cortes. Por el contrario, el PSOE, con apoyo del resto de partidos, entiende que debe establecerse un sistema de incompatibilidad absoluta. La base de la iniciativa es la información publicada en el EL PAÍS de que los diputados Federico Trillo y Vicente Martínez Pujalte cobraron durante años de una constructora que contrata con la administración.

La moción proponía, en todo caso, un sistema de control de veracidad de las declaraciones de los parlamentarios que el PP tampoco considera necesarias. Y proponía pedir al Gobierno la destitución de Trillo de su cargo actual de embajador en el Reino Unido por haber cobrado de la constructora. El PP también rechaza esta petición.

El PSOE incluyó como autoenmienda una reprobación de Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia y candidato del PP al ayuntamiento de Xátiva, tras conocerse la grabación en la que se le escuchaba contar dinero. El PSOE proponía que el Congreso declarara "inaceptable" que Rus "pueda permanecer en dicho cargo o aspirar a otros cargos públicos" y, por tanto, plantea que la Cámara inste al Gobierno "a adoptar todas las medidas necesarias para evitar que esta situación continúe". El PP también se opuso a este punto de la moción.

El debate se convirtió en una sucesión de reproches al PP desde el resto de grupos por la forma en la que ha reaccionado ante los casos de corrupción. El diputado del PP Rafael Merino ha defendido a sus compañeros, especialmente a Trillo, y ha sugerido que su oponente, la socialista Soraya Rodríguez, dio subvenciones irregulares siendo secretaria de Estado de Cooperación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Merino se negó a concretar sus insinuaciones.