El PSOE cree que gobernará en media docena de autonomías

Las encuestas prevén que el PP será la lista más votada en ocho, pero lejos de la mayoría

Pedro Sánchez juega baloncesto con miembros del Centro Estela, este lunes en Burgos.
Pedro Sánchez juega baloncesto con miembros del Centro Estela, este lunes en Burgos.Santi Otero (EFE)

Todas las encuestas prevén que el PP será la lista más votada en ocho comunidades autónomas el 24 de mayo, lo que no equivale a que pueda gobernar en todas ellas, al quedar lejos de la mayoría absoluta. El PSOE se ve con capacidad política para hacerse con los Ejecutivos de, al menos, seis regiones. Su optimismo no es tal con respecto a los Ayuntamientos de las principales capitales, donde no ve posible hacerse con el poder ante la proliferación de candidaturas.

Aún no se ha cerrado la primera semana de campaña electoral, pero los estudios demoscópicos ayudan a los partidos a perfilar cada vez con mayor nitidez lo que puede ocurrir tras las elecciones del 24 de mayo. Las encuestas reflejan una realidad que no se traducirá en opciones reales de Gobierno, según resaltan los partidos políticos en liza. El PSOE no ha caído en depresión después de constatar que el PP será probablemente la primera fuerza política en ocho comunidades autónomas y que tendrá mayoría absoluta en Castilla y León y Ceuta. En estas dos no tiene nada que hacer, pero no tira la toalla respecto a todas las demás.

Más información
Rivera: "Es posible pactar con el PP y con el PSOE, incluso con Podemos"
PP y PSOE aspiran a reeditar sus empates clásicos en municipales
El bloqueo en Andalucía vaticina la dificultad de la política de pactos
González vaticina la ‘italianización’ de la política española
PSOE y PP se disputan la primacía, y Podemos y Ciudadanos el cambio
Sánchez pide a los emergentes que permitan la investidura de Díaz

La dirección socialista tiene la expectativa de gobernar en Asturias porque será la primera fuerza política, y, por tanto, que el presidente socialista Javier Fernández vuelva a serlo. También ve muy posible que Guillermo Fernández Vara sea el nuevo presidente de Extremadura; Emiliano García-Page sea el nuevo de Castilla-La Mancha, y Javier Lambán lo sea en Aragón.

Estas situaciones de mayorías de gobierno pueden producirse también en las dos joyas entre las autonomías de España: Madrid y Valencia. “¿Qué partido progresista va a rechazar a Ángel Gabilondo?”, se preguntan los socialistas respecto a su candidato madrileño. La complejidad en la Comunidad Valenciana es mayor aún que en Madrid pero no quieren descartar que, al final, el socialista Ximo Puig logre ponerse al frente de una mayoría parlamentaria. Los análisis internos del PSOE apuntan a tan ambiciosos resultados con las encuestas en la mano y con buenas dosis de interpretación política, ateniéndose a la dificultad de los demás de formar mayorías.

Antes de que llegue ese momento, a partir del lunes 25 de mayo, el objetivo del PSOE es obtener el mejor resultado posible. Según las fuentes consultadas, su baza fundamental es “el voto útil”. Y lo explican: “El voto que se perderá si va a Ciudadanos o a Podemos porque no conseguirá vencer al PP; solo el PSOE puede hacer realidad el cambio en toda España”. Esta frase no es un eslogan de campaña, sino que se basa en la intensa “pulsión de cambio” que existe en la sociedad española, según señalan fuentes socialistas. No menos del 75% de los ciudadanos consultados en las encuestas se pronuncian a favor del cambio por lo que la obsesión del PSOE es despegarse del PP y que deje de aparecer el concepto “bipartidismo” que los une y los ata.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PP aspira a mantener su poder

El Partido Popular (PP) aspira a mantener su poder en las grandes capitales, pero mantiene serias dudas sobre cuáles serán sus resultados en las ciudades medianas, especialmente las que tienen en torno a 50.000 habitantes y menos. Los populares confían en que serán los ganadores de las elecciones municipales en número absoluto de votos y concejales y en ser la lista mas votada en Madrid, la joya de la corona, así como en las ocho capitales andaluzas y las principales ciudades de Castilla y León y de la Comunidad Valenciana, entre otras regiones. Las dudas, sin embargo, son enormes en las llamadas ciudades intermedias. Esta incertidumbre se basa en los datos de las últimas elecciones europeas, en las que el PSOE no solo superó al PP en esas localidades, sino que le sacó una diferencia media de 18 puntos porcentuales.

Los socialistas expresan su convencimiento de que la opinión pública empieza a reconocer los cambios internos en el partido, tanto de personas como de medidas drásticas contra la corrupción. Sí es una preocupación la sombra permanente del escándalo de los ERE, reavivado en Andalucía en la negociación de la investidura de Susana Díaz, y que puede tener alguna traducción judicial en las próximas semanas sobre los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Esa espada caerá en algún momento, pero entre tanto, el PSOE ha decidido no dejarse “atenazar”, como ha impuesto el líder socialista Pedro Sánchez al decidir atacar al PP por el caso Bárcenas, aún a riesgo de que le respondan con los ERE.

El asunto de los ERE, que agitan Podemos y Ciudadanos, no impide el crecimiento de los socialistas, aunque no será suficiente para aproximarse al sueño de recuperar las alcaldías de las principales ciudades de España que perdió hace más de 20 años.

Si todo es posible en las autonomías, el PSOE no tiene nada que hacer en las ciudades de Madrid, Valencia, Sevilla y Barcelona. La expectativa de liderar una mayoría socialista no se da en absoluto en estas grandes ciudades, donde las candidaturas socialistas pueden quedar en cuarta posición en la capital valenciana; quinta en Barcelona, segunda en Sevilla y entre segunda y tercera en Madrid. En números absolutos, sin embargo, el partido de Sánchez no quedará muy lejos del PP en las ciudades medianas.

El mensaje de que “solo el PSOE garantiza el cambio” se dirige a un amplio espectro social pero se intensificará hacia los posibles votantes de Podemos. En las últimas encuestas se detecta un ligero goteo de electores que, de manifestar una intención de voto a la fuerza de Pablo de Iglesias, se pasan al PSOE. No se engaña el PSOE respecto a que Ciudadanos sigue al alza, aunque apunta a que lo hace a costa del PP, una vez que se consolida un giro a la izquierda del electorado.

Esta tendencia se aprecia en el discurso de Sánchez —con dos y tres actos al día— en el que habla de su partido como “la única fuerza de izquierda que puede gobernar”. Su opción es representar ese giro a la izquierda “moderado”, además de por sus propias convicciones, por la evidencia de que Podemos va perdiendo crédito, al ser percibido por muchos como excesivamente radical.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS