Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal vence sin mayoría absoluta tras la irrupción de Ciudadanos

El PP necesita al partido de Albert Rivera para gobernar

Casi tres décadas de absoluto bipartidismo, formado por el PP y el PSOE como opciones alternativas de gobierno en Castilla-La Mancha, tienen los días contados. El próximo 24 de mayo, los ciudadanos de esa región cambiarán el mapa político cimentado sobre la mayoría parlamentaria del PSOE durante 23 años y del PP en la actual legislatura. Ninguna otra fuerza política consiguió jamás abrirse un hueco en el entramado institucional como bien lo puede atestiguar Izquierda Unida y UPyD que, según el termómetro electoral realizado en la región, volverán a quedarse fuera. Sí lo consiguen Ciudadanos y Podemos. El primero con mucha fuerza, hasta el punto de condicionar absolutamente la formación de gobierno. Y con una representación de cinco escaños que le hará ser objeto de deseo de las formaciones mayoritarias.

El PP puede proclamar que es el ganador, según la encuesta de Metroscopia, con 14 escaños de los 33 en juego; seguido del PSOE, que obtendría 10 actas. Ambos dejarían en el camino un fuerte caudal de votos y escaños. No habrá otra opción que el diálogo y los pactos, para sumar a una de las dos anteriores los 5 escaños de Ciudadanos y los 4 de Podemos. El orden de posibilidades natural, bloque de izquierda y de derecha, no puede darse por seguro en Castilla-La Mancha, según fuentes de los dos partidos mayoritarios. Esto es, no solo la candidata del PP, María Dolores de Cospedal, podrá requerir el apoyo de Ciudadanos, sino que también lo hará, llegado el caso, el candidato socialista, Emiliano García-Page, en aras de formar una mayoría alternativa al PP. La otra opción que suma una mayoría puede formarse entre PSOE y Podemos, este último representado por José García Molina. No es esta la combinación que más agrada a los votantes socialistas, apuntada por el 51% de los consultados, mientras que un 58% se decanta por un gobierno presidido por Emiliano García-Page con Ciudadanos, que lleva como cabeza de lista a Ángel Ligero López. A diferencia de otros lugares de España, los votantes del partido de Albert Rivera son favorables a la combinación que les vincula al PP, según lo indica el 65% de los consultados y baja al 52% entre quienes prefieren a los socialistas.

Por encima de estas opciones sobresale, con un 76%, quienes están a favor de gobiernos en solitario con apoyos concretos para cada medida. En esta tesis están los dos partidos mayoritarios, esperanzados en que las cosas les vayan mejor que lo que indican las encuestas, dado que casi un 34% de los consultados aún no ha decidido su voto.

Más información