Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chimpancés a la fuga en el zoo de Mallorca

De los dos simios que escaparon, uno fue abatido y el otro sigue oculto en una zona silvestre y habitada

Un chimpancé en el centro de recuperación de Riudellots, Selva.
Un chimpancé en el centro de recuperación de Riudellots, Selva.

Dos chimpancés se dieron a la fuga el pasado lunes en el Safari Zoo de sa Coma, en el municipio de Sant Llorenç, en el este de Mallorca y cerca de la zona turística de cala Millor. Dos días después, uno de ellos sigue en paradero desconocido. El otro animal, una hembra, fue abatido. La pareja huyó de su encierro de exhibición y del recinto en circunstancias que aún no han sido concretadas. Se llamaban Adán y Eva.

Los dos chimpancés, veteranos en su estancia forzada de más de una década, rompieron los barrotes de la jaula y los cristales que les separaban de los visitantes. Nerviosos y airados, comparecieron en el bar del zoológico para espanto de los presentes. No fueron eficaces las acciones de los cuidadores y de los guías. El operativo de búsqueda no ha cuajado en 48 horas. La autoridad advierte de que nadie intente acercarse al animal que continúa vivo, pues está considerado como peligroso.

La pareja se enzarzó en juegos y pugnas con otros ejemplares en exhibición en las zonas abiertas y en apariencia de semilibertad. Adán y Eva llegaron hasta los límites de la zona acotada del zoo, que comprende unas 30 hectáreas y cuenta con 600 animales. Los chimpancés evitaron las vallas eléctricas, un cerramiento que no resultó efectivo.

Adán sigue en su huida, escondido en una zona silvestre salpicada de fincas rústicas y viviendas residenciales. Para evitar que se adentre en la cercana franja de hoteles y playas se ha cortado una carretera. En el rastreo participan guardias civiles, policías locales, agentes de medioambiente, voluntarios, el 112 y trabajadores del zoo Natura Park que se nutre en parte de la recogida y cura concertada de animales.

A Eva le dispararon "para evitar males mayores" y "por razones de seguridad ciudadana", según la Guardia Civil. Estaba al lado de una carretera. El chimpancé macho, de 80 kilogramos de peso y considerado "agresivo y peligroso" por Protección Civil y los veterinarios que lo cuidaban, es el objetivo de la insólita operación de las fuerzas de seguridad. Ni con la ayuda del helicóptero, en vuelos bajos, ayer se halló su refugio. Lleva más de 48 horas sin ser alimentado por los humanos, como lo fue a lo largo de casi toda su existencia. El rastreo se realiza a ciegas, sin antecedentes.

La autoridad advierte de que nadie intente acercarse al animal que continúa vivo, pues está considerado como peligroso

Las protestas de los ecologistas, proteccionistas y animalistas han surgido de inmediato. Reclaman el cierre del zoo, protestan por las condiciones en las que se exhibe a las distintas especies. Los grupos ambientalistas Anima Animalis y Proyecto Simio denunciaron que se haya dado muerte a la hembra y reclaman la sedación del macho.

Adán primero estuvo en un zoo particular del extravagante empresario Hasso Schutzendorf, creador de una firma de coches de alquiler, con residencia fiscal en Andorra. Hasso falleció en 2003 y sus felinos, rumiantes gigantes y sus primates eran un legado muy complejo para sus herederos, en disputa testamentaria.

Adán y Eva eran una de las atracciones del Safari Zoo de sa Coma. La "situación es rara y extraña, el animal no ha aparecido cerca de zoo, para comer, como pensaba", dijo esta mañana el alcalde del municipio, Mateu Puigrós, en la radio Ib3. Puigrós supone que Adán se adentró en la finca Ses Andreves, de monte bajo con mucha maleza forestal.

Se ha pedido a los residentes de los chalés vecinos más cercanos al zoo que mantengan las puertas y ventanas cerradas. Y que avisen de cualquier indicio al 112. Adán y Eva no estaban en el paraíso.