Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU y Podemos irán juntos el 24-M en cinco capitales de provincia

Los partidos concurren en coalición en Barcelona, Bilbao, Zaragoza, A Coruña y Pontevedra

Ada Colau posa frente al logo de la coalición que lidera, Barcelona en Comú.
Ada Colau posa frente al logo de la coalición que lidera, Barcelona en Comú. REUTERS

El proceso de confluencia buscado por Izquierda Unida con otras fuerzas de izquierda, entre ellas Podemos, ha terminado de forma discreta en lo que respecta a la unión con la formación de Pablo Iglesias. IU y Podemos (que se presenta con su marca en las autonómicas y con partidos instrumentales en "candidaturas de unidad popular" para las municipales) no concurrirán juntos en ninguna autonomía en las elecciones del 24 de mayo, y lo harán solo en cinco capitales de provincia: Barcelona, Bilbao, Zaragoza, A Coruña y Pontevedra.

Pese a que Podemos mostrara desde el principio del proceso cierta frialdad ante la convergencia con el partido de Cayo Lara y Alberto Garzón, la federación de izquierdas dedicó el último año buena parte de sus fuerzas a ese cometido. En él se han implicado sus principales dirigentes, encabezados por el diputado malagueño y candidato a la Presidencia del Gobierno, y la estrategia de la dirección nacional ha chocado con el criterio de algunos sectores. Las resistencias de la federación de Madrid, donde IU se rompió y sufrió bajas que van de Tania Sánchez a Mauricio Valiente, han contribuido al fracaso más sonado del proceso de confluencia. Finalmente, por tanto, ese acuerdo preelectoral con Podemos solo se dará en cinco capitales, como ha adelantado EP. 

En Barcelona, IU y Podemos se han integrado en la candidatura de Barcelona en Comú, que lidera la activista antidesahucios Ada Colau. En Bilbao, lo han hecho en UdalBerri- Bilbao. La marca zaragozana es Zaragoza en común, y en A Coruña y Pontevedra se llaman Marea Atlántica y Marea Pontevedra, respectivamente.

La coalición de izquierdas asegura estar “satisfecha” con el proceso de confluencia, una de las prioridades de Garzón, quien dirige la secretaría ejecutiva del Proceso Constituyente y Convergencia del partido. “La calle no entendería que IU y Podemos no se unieran”, decía Garzón en este diario en noviembre del año pasado, aunque ha terminado por endurecer su discurso hasta pasar al ataque contra la formación de Pablo Iglesias. "IU no va a terminar fagocitada por Podemos", dijo el candidato a la presidencia del Gobierno en La Sexta el mes pasado. Cayo Lara ha llegado a hablar de “OPA hostil" de Podemos a IU. “Quieren los votos del PSOE y los cuadros de IU. No es ético”, ha dicho recientemente.

Podemos asegura en público que nunca ha cerrado la puerta a nadie, pero desde que se afianzó en las encuestas, ya antes de su asamblea constituyente, se desmarcó de la estrategia de IU. Los fundadores, además, siempre han reprochado a IU que no fuera más allá de la ambición de ser "un partido bisagra". Lo dijo con claridad el propio Pablo Iglesias: “Se vive muy cómodo en el 12% siendo un partido bisagra del PSOE, siendo fiel a tus principios sabiendo que vas a ser minoritario. Nosotros queremos ganar porque solo se echa a los déspotas ganando". A esa filosofía se debe, principalmente, la postura de Podemos. 

En las comunidades de Castilla- La Mancha, Extremadura y Baleares, IU concurrirá con Ganemos, y en otros lugares con Los Verdes y Equo, entre otros. En esas autonomías la papeleta de Podemos lleva el nombre de Podemos o Podem, en el caso balear.

La formación de Cayo Lara presenta sola o en coalición 1.943 listas al 24-M, 29 más que en los comicios de 2011, que cubren el 80% de la población. IU ha presentado este miércoles el calendario de su caravana electoral, con dos fechas en blanco: los días 11 y 19 de mayo, donde están previstos los actos en Madrid. La dirección federal de IU aún no ha decidido si los dos máximos dirigentes de la formación, Cayo Lara y Alberto Garzón, participarán en los mítines de campaña en Madrid, debido al conflicto que mantiene con la candidatura al Ayuntamiento de la capital, que no reconoce.

Más información